Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

WEF: cumbre en la montaña Reina la inercia entre la élite que acudirá a Davos

(AFP)

Este miércoles inicia el Foro Económico Mundial (WEF) en la estación alpina suiza. Tras un año de estancamiento económico y político, los líderes más influyentes del mundo se enfrentan a la misma agenda inconclusa de 2012.

Aunque muchos lo critican por ser solo un elegante cóctel en el que una selecta élite comparte una retórica vacía, el WEF congregará en su 43ª edición a todos los pesos pesados de las más diversas disciplinas. Hombres y mujeres dispuestos a debatir temas de sobra conocidos, como la crisis de la deuda, el alarmante crecimiento del desempleo, las bombas de relojería que aquejan al medioambiente y el manejo irresponsable de las finanzas públicas.

Pero la falta de progresos en 2012 pone nervioso incluso a Klaus Schwab, fundador del WEF, quien lamenta amargamente la tendencia de muchos países a cuidar exclusivamente de sus intereses en detrimento de la consecución de soluciones globales. “Es un hecho que estamos en un camino bloqueado y sin progresos concretos”, expresó hace unos días.

Sobre la edición 2013 de la cita en Davos, el ex catedrático agregó: “Mi esperanza es que podamos acercarnos a los asuntos globales con mayor optimismo. Me gustaría que los participantes se vayan a casa… experimentando una mayor responsabilidad sobre el compromiso que tienen con la sociedad como conjunto”.

La visión de algunas organizaciones es menos optimista. De hecho, organizaciones como Greenpeace Suiza consideran inapropiado el tema eje de este año: Dinamismo resistente. Esta asociación otorga anualmente, en el marco de los efervescentes trabajos de Davos, un antipremio, el llamado Ojo Público, cuya misión es denunciar públicamente a  la “peor compañía del año”.

Foro de Davos 2013 Iberoamérica tendrá poca presencia en Davos

Solo tres países de la región -Costa Rica, Guatemala y Panamá- estarán representados por sus mandatarios este año en el Foro Económico Mundial.

Problemas persistentes

“Justamente, los gobiernos y el mundo corporativo han mostrado resistencia, pero hacia el cambio”, dice a swissinfo.ch Michael Baumgartner,  jefe de Responsabilidad Corporativa de Greenpeace Suiza.

“Si los corporativos simplemente dejaran de generar algunos de los problemas sociales y ecológicos más importantes, el resto de nosotros no tendríamos que estar intentando resolverlos. Las soluciones reales solo pueden llegar cuando se tiene un enfoque que se dirige de abajo hacia arriba, uno donde la voz de la gente sea escuchada”, añade.

Por su parte, en lo económico y lo político, el mundo parece haberse estancando en 2012. Si bien la primavera árabe acaparó las conferencias de Davos hace dos años y llenó de expectativas el mundo, en la actualidad persisten serios problemas en Libia, Egipto y, particularmente, en Siria.

En tanto, la economía global crece con una gran lentitud, un 2,3% menos en 2012, según el Banco Mundial, y el dinamismo de los principales líderes de la expansión, como China, también se ha ralentizado.  La Unión Europea sigue atrapada en su crisis de endeudamiento y los problemas que tiene para tomar decisiones. Y en Estados Unidos, los políticos siguen riñendo, mientras el país se dirige hacia la insolvencia.

En el sector financiero, los escándalos siguen proliferando entre los grandes bancos, lo mismo en Suiza que en otras partes del mundo.

De acuerdo con el Informe de Riesgos Globales, que presentó el WEF el pasado 8 de enero, el mundo enfrenta, además, un creciente riesgo de catástrofes naturales, debido a que algunas naciones han dado la espalda al cumplimiento de sus compromisos ecológicos para privilegiar la reactivación de la economía.

Thomas Hirschhorn Davos bajo asedio

Thomas Hirschhorn, ‘enfant terrible’ de la escena artística europea, dedica una de sus obras a la estación alpina que se transforma en una ...

¿Modelo global?

Suiza, como país anfitrión de la cumbre de Davos, es considerada por muchos como un ejemplo de cómo deben resistirse los choques externos, ya que se ha mantenido como isla de la estabilidad en medio de las severas turbulencias que ha vivido su entorno.

Ha enfrentado la crisis financiera  y la recesión con mucha más fortaleza que muchas economías avanzadas. El pronóstico de crecimiento para Suiza es del 1,3% para este año, frente a la ligera contracción que se espera para la zona euro. Por su parte, se prevé que la tasa de paro se mantenga significativamente por debajo de la que registran otras naciones vecinas.

Suiza ha sido considerada como el lugar más estable del mundo por el gurú económico Nassim Nicholas Taleb en su más reciente libro Antifrágil.

 

Esto no significa que Suiza esté exenta de problemas. Su agenda de pendientes también ha sido bien identificada por el Informe de Riesgos Globales del WEF.

Más audacia y colaboración

En Suiza, la creciente disparidad en los ingresos ha dado lugar a una iniciativa destinada a frenar los salarios desorbitados, un tema que la población votará en marzo próximo. Y el Barómetro Anual de las Preocupaciones, que publicó Credit Suisse a finales de 2012, revela que el mayor temor de los suizos es perder su empleo.

Los escándalos continuos del UBS, los conflictos por concepto de evasión fiscal que aún están pendientes, despiertan el temor de los observadores sobre la verdadera resistencia que tendrá el sector financiero. Mientras, la propia industria financiera se inquieta por las consecuencias que tendrá la aplicación de regulaciones, nacionales e internacionales, cada vez más rigurosas.

“Para enfrentar y resolver riesgos, hay que asumir otros. Los líderes necesitan ser más innovadores y también más audaces”, declaró a la prensa Lee Howell, director ejecutivo del WEF, durante un encuentro en la sede central del Foro en Cologny (cantón de Ginebra).

El mensaje que cuela entre líneas era claro: el mundo político y los líderes empresariales deben trabajar juntos en la resolución de problemas, en vez de seguir actuando individualmente y atender solo sus propios intereses.

Foro de Davos

El Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) fue fundado en 1971 por Klaus Schwab, inicialmente bajo el nombre de Simposio Europeo de Gestión.


Originalmente fue diseñado como una cita en Davos que permitiría a líderes empresariales europeos y estadounidenses contactar y buscar caminos comunes para la resolución de problemas.

Este organismo no lucrativo tiene sus oficinas centrales en Ginebra y se financia con aportaciones de sus miembros.

El Foro tomó su nombre actual en 1987, cuando la expansión de sus horizontes lo había convertido en una plataforma de debates a escala mundial. El WEF sostiene haber influido positivamente en la resolución de disputas entre Turquía y Grecia, Corea del Norte y del Sur, la Alemania Oriental y Occidental, y también en Sudáfrica durante el apartheid.

El WEF publica detallados informes, con alcance global y por países, y otras investigaciones que constituyen herramientas para la toma de decisiones de sus miembros.

A lo largo del año, el WEF es anfitrión de diversos encuentros regionales. Su cita más emblemática y relevante sigue siendo el foro internacional que tiene lugar en Davos, en el cantón de los Grisones.

En 2002, esta reunión fue desplazada –de forma excepcional- a Nueva York, como una señal de apoyo a esta ciudad que aún tenía frescos en la memoria los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.
 
Davos ha llevado a su cumbre a las más renombradas figuras del mundo de los negocios, la universidad, la política y el espectáculo, entre ellas: Nelson Mandela, Bill Clinton, Tony Blair, Bono, Angela Merkel, Bill Gates o Sharon Stone.
 
Conforme el foro creció en talla y reputación, a partir de los años 90 comenzó a atraer crecientes críticas de grupos antiglobalización que le reprochan el elitismo y el interés egoísta de sus asistentes.

Este año, unos 50 jefes de Estado asistirán a la reunión de Davos. Entre ellos, el primer ministro británico, David Cameron; el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev; la canciller alemana, Angela Merkel; y el primer ministro italiano, Mario Monti.

Fin del recuadro

Informe: riesgos globales 2013

Los cinco riesgos más importantes que enfrenta el mundo, según un panel de expertos consultados por el WEF son:

Disparidad del ingreso

Desequilibrios fiscales crónicos

Crecientes emisiones de los gases de efecto invernadero

El futuro abastecimiento de agua

La deficiente gestión del problema del envejecimiento de la población mundial

Fin del recuadro


(Traducción: Andrea Ornelas), swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes