Día Internacional de la Mujer La larga lucha de las suizas por el derecho al sufragio




Dos afiches contra el sufragio femenino que data de 1946 (izquierda) y 1959 (derecha).

Dos afiches contra el sufragio femenino que data de 1946 (izquierda) y 1959 (derecha).

(zvg)

En Suiza, las mujeres pueden votar solamente desde 1971 a escala nacional. No es algo grotesco. ¿O tal vez sí? Este 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, se estrena en las salas suizas la comedia ‘El orden divino’. La cinta premiada en el Festival de Solothurn narra la lucha de las suizas por el sufragio femenino.

‘El orden divino’: La comedia narra la historia de una madre y ama de casa que lucha por conseguir el derecho de voto para las mujeres en Suiza. La directora y guionista de la cinta es Petra Volpe.

En enero, el largometraje se convirtió en la primera cinta de ficción distinguida con el Premio de Solothurn durante el Festival homónimo. Es también una de las películas favoritas para el Premio del Cine SuizoEnlace externo que se dará a conocer el 24 de marzo en Ginebra. 

“En 1971, el mundo estaba en pleno movimiento”, narra la voz en off de la protagonista mientras se proyectan imágenes de manifestaciones, a las que siguen escenas de un idílico pueblo suizo: “Pero aquí teníamos la impresión de que el mundo se había detenido”.

Las mujeres no podían trabajar sin la autorización de su esposo. Las jóvenes terminaban en la cárcel por un escarceo amoroso y el hombre podía derrochar el dinero a su antojo porque para eso era cabeza de familia: La Suiza retratada en ‘El orden divinoEnlace externo’ no es precisamente un lugar paradisíaco.

La película narra la historia de una madre y ama de casa que milita a favor del sufragio femenino en su pueblo. Nos adentra en la Suiza patriarcal de aquellos años, cuyas víctimas no eran solo las mujeres, sino también los hombres y los niños.

Die göttliche Ordnung Trailer

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

“Las mujeres en política, contra el orden divido”

Cuesta creerlo, pero muchas cosas en la película ocurrieron realmente. La detención de jóvenes por su “conducta inmoral” o “vagancia laboral” hasta los años 1980 pertenecen a los capítulos más oscuros en la historia de Suiza.

La cineasta Petra Volpe realizó múltiples investigaciones antes de escribir el guion: además de acudir al Archivo de MujeresEnlace externo y entrevistarse con las principales protagonistas de la lucha por el sufragio femenino, leyó una tesis doctoral sobre las mujeres que se oponían al voto femenino, que en Suiza no eran precisamente pocas. Y antes de rodar, Volpe pidió a una historiadora que leyera el guion y verificara los hechos. “Quería asegurarme de que el ambiente que se respira en la película era correcto”.

Petra Volpe nació en 1970 en Suiza. Estudió en la Academia de Cine y Televisión Konrad Wolf en Potsdam. Desde 2001 es guionista y directora.

(Nadja Klier)

Un ambiente que Petra Volpe define como “conservador” y con roles de género rígidos. “Las mujeres que se inmiscuyen en la política atentan contra el orden divido”, sentencia en el filme una detractora del sufragio femenino. Esta afirmación que da título a la película es, de hecho, una cita original de la época.

Appenzell, obligado por el Tribunal Federal

Que el estreno de la cinta coincida con el Día Internacional de la Mujer constituye un símbolo importante para Volpe. El 8 de marzo se celebra la lucha por la igualdad de género. Y la mayor conquista desde que se estableció esta fecha hace más de cien años es sin duda la introducción del sufragio femenino en prácticamente todas las democracias del mundo.

La mayoría de los países occidentales lo introdujeron en la primera mitad del siglo XX. En Suiza, en cambio, las mujeres tuvieron que esperar hasta 1971 para poder votar a escala nacional y elegir a sus representantes. Y Appenzell Rodas Interiores concedió ese derecho a sus ciudadanas en 1991, obligado por una sentencia del Tribunal Federal, la más alta instancia judicial del país.

¿Cómo es posible que la conquista del voto femenino tarda tanto en Suiza? Volpe lo explica así: “Suiza es un país muy conservador. Hay mucha resistencia al cambio”.

Los argumentos de que los hombres se oponían y de que el gobierno suizo podía decretar el sufragio femenino, como ocurrió en otros países, son exclusas inaceptables para la cineasta. “Mientras los países vecinos habían introducido el sufragio femenino desde hacía mucho tiempo, en Suiza los políticos seguían sin tomar en serio a las mujeres. Las peticiones y mociones desaparecían sencillamente en los cajones de los ministros”. Volpe está convencida de que Suiza habría podido conceder mucho antes el derecho de voto a las mujeres, si el Gobierno hubiera emitido señales en este sentido. “Suiza es un país muy reacio a los cambios. Hasta hoy. Lo percibimos cuando los ciudadanos acuden a las urnas”.

Un tema muy candente

La película no se dirige únicamente a un público suizo. La cineasta –que vive entre Berlín y Estados Unidos y tiene las nacionalidades italiana y suiza– puso empeño en ello. “Quería contar una temática típicamente suiza de una manera que fuera interesante para todo el mundo”, dice.

Y todo parece indicar que lo ha conseguido. Una distribuidora danesa vio la cinta y consideró que se podía comercializar en el mundo entero. De hecho, ya se ha vendido en Alemania, Austria y China. “Si ‘El orden divino’ despierta interés en el extranjero es también porque no se concentra exclusivamente en el sufragio femenino”, sostiene Petra Volpe. “La película habla del valor cívico, de la democracia, la igualdad y la lucha por la igualdad – que son temas de absoluta actualidad desde las elecciones en Estados Unidos”.

¿Y en Suiza? Volpe responde sin titubeos: “Queda mucho por hacer. En Suiza, las mujeres siguen ganando menos que los hombres. Pero esto no es todo. Porque el problema incluso mayor es que toda la sociedad hemos interiorizado un profundo sexismo”.

Tres preguntas a Petra Volpe

¿Cómo se le ocurrió la idea de rodar una película sobre el sufragio femenino?  

Petra Volpe: ¿Por qué optó por una comedia y no por un documental o un largometraje dramático, como la película británica ‘Suffragette’ (Sufragistas)?

P.V.: La mujeres suizas consiguieron el derecho de voto solamente en 1971. Es tan absurdo que solo podía rodar una comedia. Una mujer necesita una buena dosis de humos negro en la vida.

swissinfo.ch: Muchos aspectos en la película pueden parecer demasiado estereotipados o exagerados.

P.V.: Es lo que se suele decir cuando se tratan temáticas de mujeres: “Es una exageración, está más visto que el tebeo. Pero muchas de las cosas que dicen los personajes en la película son citas textuales de la época.

El largo camino hacia el sufragio femenino

  • 1868: un grupo de mujeres en Zúrich reivindica el derecho de voto con motivo de una revisión de la Constitución cantonal. Durante la primera mitad del siglo XX se lanzan iniciativas en ese sentido en otros cantones. Sin éxito.
  • 1957: El Gobierno quiere extender a las mujeres el servicio obligatorio de protección civil. La propuesta desata la ira de las asociaciones de mujeres que se niegan a asumir nuevas obligaciones mientras no se les reconozcan sus derechos políticos. Para salvar el proyecto, el gobierno presenta un anteproyecto para una votación sobre el sufragio femenino. Ese mismo año, por primera vez en la historia de Suiza, un grupo de mujeres acuden a las urnas en Unterbäch, cantón del Valais, en contra de la voluntad del cantón.
  • 1959: El sufragio femenino fracasa en votación popular con un 66,9% de votos en contra y una participación del 66,7%. Solo lo aprueban los cantones de Vaud, Ginebra y Neuchâtel.
  • 1963: Suiza ingresa en el Consejo de Europa. Pero no ratifica el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanosy de las Libertades Fundamentales (CEDH), porque no ha reconocido aún el derecho de voto a las mujeres. En 1969, tras las protestas del Movimiento de Liberación de la Mujer, el Gobierno se ve obligado a presentar una nueva propuesta.
  • 1971: Con el 65,7% de votos a favor, los hombres aprueban conceder el derecho de voto a las mujeres a escala nacional, 53 años más tarde que Austria y Alemania, 27 después de Francia y 26 después de Italia.
  • 1990: Appenzell Rodas Interiores es el último cantón que introduce el sufragio femenino, tras una sentencia del Tribunal Federal.

(Fuente: Diccionario Histórico de Suiza)

¿Por qué cree que Suiza tardó tanto en introducir el sufragio femenino? Su opinión nos interesa.

Contacte a la autora @SibillaBondolfi FacebookEnlace externo o TwitterEnlace externo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo



Traducción del alemán: Belén Couceiro

×