Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"China posee la clave del secreto bancario"

Para Thierry Afschrift, Suiza estará obligada a hacer concesiones en el futuro.

(swissinfo.ch)

El acuerdo entre el UBS y las autoridades estadounidenses afecta ciertamente la credibilidad de la banca y de la "caja fuerte" suizas. Empero, mientras Pekín proteja a Hong Kong, el centro financiero suizo podrá estar a salvo, considera un especialista del derecho fiscal europeo.

Integrante de los Colegios de Abogados de Bruselas, Luxemburgo, Madrid y Ginebra, el profesor de la Universidad Libre de Bruselas, Thierry Afschrift es un gran especialista en derecho fiscal europeo.

Es también un ardiente partidario del ahora tan atacado secreto bancario. El especialista expone su opinión a swissinfo.

swissinfo: ¿Qué le inspira el asunto UBS?

Thierry Afschrift: Es sobre todo un problema de respeto del derecho estadounidense. Si se violan las leyes en Estados Unidos, se deben afrontar las consecuencias. Si los clientes estadounidenses del UBS hubieran realizado sus actos en Suiza, la situación habría sido mejor, aun cuando se sabe que en el marco del sistema de Intermediario Calificado (acuerdo por el que se impone la exacción de un impuesto a la fuente sobre los fondos estadounidenses, ndlr), los banqueros suizos asumieron compromisos más amplios frente al fisco estadounidense que frente a otros países.

swissinfo: ¿La credibilidad del UBS no quedó reducida a nada?

T.A.: Enfrenta un doble problema. Por una parte, un banco que está convencido de haber violado leyes no da nunca una buena imagen de sí mismo. Por otra, el UBS dio los nombres de sus clientes, lo que afecta su credibilidad y la de la "caja fuerte" suiza. Dicho esto, estoy convencido de que cualquier banco habría hecho como el UBS. El fisco estadounidense es tan poderoso...

swissinfo: El secreto bancario es de nuevo el blanco de todos los ataques - no sólo de Estados Unidos, sino también del G7, el G20, la UE, de la OCDE. ¿Qué piensa usted?

T.A.: Todo depende de lo que pase a escala mundial. Los únicos ataques que deben temerse son los que podrían venir de la OCDE y el G7, 8 o 20. En este contexto, es, paradójicamente, un Estado comunista, China, el que posee la clave del secreto bancario.

En efecto, Hong Kong es el mejor protegido - Pekín lo requiere. Mientras Hong Kong aguante, el secreto bancario sobrevivirá por todas partes bajo una forma u otra. Ahora bien, hasta ahora Hong Kong ha permanecido sordo a las llamadas de la Unión Europea y Singapur se cobija detrás de él.

swissinfo: Y Suiza detrás de esos dos centros financieros, y Luxemburgo detrás de Suiza, etc....

T.A.: Luxemburgo tiene una posición constante: hará como Suiza, ni más ni menos. Suiza, por su parte, parece estar en condiciones de decir a los europeos: no sirve de nada intentar imponernos obligaciones que podrían causar una fuga de capitales hacia Hong Kong o Singapur, que son centros financieros importantes y creíbles.

Es incluso antidemocrático: si el secreto bancario salta en Suiza, solamente los pequeños defraudadores sufrirán. Las grandes fortunas podrán permitirse ir a Asia, no los pequeños pensionistas.

swissinfo: ¡Lo que no impide a Suiza dar señales de nerviosismo!

T.A.: No sólo está bajo presión, sino que también debe hacer un arbitraje entre los intereses de los bancos y los de los otros sectores de su economía, para los cuales es vital el mantenimiento de buenas relaciones con la Unión Europea.

Es difícil seguir siendo un islote en la era de la mundialización. Temo, pues, que Suiza esté obligada a hacer concesiones y acepte instaurar un sistema de intercambio de información sobre demanda, que representaría un compromiso entre el 'statu quo' y la comunicación espontánea de informaciones.

swissinfo: ¿Francia ya ganó, no?

T.A.: Sí. Suiza y Francia recientemente firmaron una cláusula adicional a su convenio que prevenía la doble imposición. Establece que Suiza proporcione información bancaria en casos de fraude, en el sentido francés del término, que es amplio, cada vez que Francia lo reclame, sobre la base de la existencia de sospechas. Lo que obtuvo Francia, los otros países de la UE podrán obtenerlo también.

swissinfo: ¿Sería problemático?

T.A.: Una vez más, los pequeños contribuyentes, incapaces de fundar una sociedad en Panamá o de colocar sus capitales en Asia, serían las primeras víctimas de ese compromiso. Es un poco cínico, pero es a menudo de esa manera cómo se solucionan los problemas.

swissinfo: ¿Suiza y Luxemburgo no podrían realmente vivir sin el secreto bancario? Ambos aseguran que su éxito obedece sobre todo a su experiencia?

T.A.: En mi opinión, no. Con mucha más imaginación que los suizos, los luxemburgueses han creado numerosos instrumentos financieros, como los fondos de inversión especializados, pero se basan en la existencia del secreto bancario. En cuanto a los suizos, tienen excelentes banqueros, pero éstos también pueden encontrarse en otras partes.

Si el secreto bancario desapareciera, lo que haría la diferencia sería la productividad. Ahora bien, que yo sepa, los bancos suizos no han demostrado ofrecer un mejor rendimiento a la cartera media del inversor que sus competidores británicos, estadounidenses o chinos. Ya todos tienen oficinas - no simples buzones- en Nassau o en Singapur. El problema es que hasta ahí también puede ir el Bank of America.

swissinfo, Tanguy Verhoosel, Bruselas
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Contexto

Los sinsabores estadounidenses del UBS hacen vacilar a toda la plaza financiera suiza.

Hecho público el miércoles por la noche, el acuerdo entre el primer banco suizo y el Departamento estadounidense de Justicia y la autoridad estadounidense de vigilancia de los mercados (SEC) abre en efecto una brecha de talla en el secreto bancario suizo.

Este acuerdo prevé que el UBS pague 780 millones de dólares (916 millones de francos) a la justicia estadounidense con el fin de diferir durante 18 meses al menos toda diligencia penal en su contra. El banco deberá también indicar la identidad de los clientes que ayudó a evadir el fisco estadounidense.

Se trata de cerca de 300 casos identificados como fraudes fiscales, de un total de 19.000 mencionados en los medios de comunicación.

Este jueves, el Gobierno suizo apoyó este acuerdo, haciendo hincapié en el mantenimiento del secreto bancario.

Los ataques comienzan sin embargo a multiplicarse. La Comisión Europea reclamó un tratamiento equivalente para los Estados miembros de la Unión Europea.

En Suiza, los partidos de derecha juzgan escandalosa la presión ejercida por Estados Unidos.

La izquierda, en cambio, se muestra crítica sobre la actitud del centro financiero y las autoridades suizas.

Fin del recuadro

Thierry Afschrift

Thierry Afschrift obtuvo su licencia en derecho de la Universidad Libre de Bruselas en 1976.

Se especializó en derecho económico y en ciencia fiscal.

Está en la lista de abogados extranjeros del Colegio de Abogados de Ginebra, así como en los Colegios de Abogados de Bruselas, Luxemburgo y Madrid.

Sus publicaciones se refieren principalmente al derecho fiscal, el derecho penal financiero y el secreto profesional de los abogados.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes