Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Cuál es el antídoto contra los locos al volante?

En 2007, se registraron en las carreteras suizas un total de 384 víctimas mortales.

(Keystone)

Los accidentes mortales que se registran regularmente en las carreteras suizas suscitan fuertes reacciones. Según la asociación RoadCross, se necesitan leyes más estrictas.

El que conduce de modo irresponsable y causa un accidente debe ser castigado severamente, sostiene la asociación de víctimas de accidentes de tráfico. Pero esta posición no es unánime.

RoadCross propone una serie de correctivas en una iniciativa que lanzará en la primavera de 2009. En el origen de la movilización está el enésimo drama de carretera:

A principios de noviembre, una carrera automovilística ilegal en Schönenwerd, en el cantón de Solothurn, costó la vida a una muchacha de 21 años, pasajera en un vehículo que no participó en la carrera. Dos otras personas que viajaban con ella resultaron heridas.

Potenciar los instrumentos

"Teóricamente, las disposiciones en vigor consentirían ya una acción incisiva. Sin embargo, faltan los recursos económicos y humanos para aumentar el número de controles y acelerar los procesos judiciales", señala a swissinfo Michael Cordier, de RoadCross.

"Por consiguiente", prosigue, "dada la imposibilidad de potenciar los controles, la única solución es introducir disposiciones más duras respecto a los locos de la carretera".

Entre las medidas que la iniciativa pretende introducir, figura la demanda de penas privativas más severas para los locos del volante. La asociación auspicia la introducción de sanciones mínimas: dos años de prisión incondicional en caso de homicidio, un año incondicional en caso de lesiones corporales graves.

RoadCross también apoya una serie de disposiciones preventivas. Cordier indica que entre éstas últimas se encuentran la instalación de cajas negras en los vehículos de conductores que han cometido una infracción grave, la limitación del acceso a los coches más potentes y la imposición del cero por mil a los conductores jóvenes. Sin embargo, no se contempla el carnet por puntos.

¿Una agravación inútil?

Según el presidente de la Unión Suiza de los Psicólogos del Tráfico, Andreas Widmer, aumentar las penas a los conductores que provocan accidentes de manera desconsiderada, no sirve de mucho.

Inmediatamente después de la agravación de las penas, explica el experto en entrevista, el número de delitos baja, pero pocos años más tarde vuelve a crecer y alcanza niveles incluso superiores a los iniciales. Este fenómeno se ha observado en muchos países tras la introducción de una normativa más severa.

Widmer añade que una legislación más dura no tendría un efecto disuasivo, ya que los infractores no se dan cuenta de su conducta peligrosa y no piensan en una eventual sanción. Según él, sería mejor invertir en la prevención y sensibilización.

Es una opinión compartida por Stefan Sigrist, subdirector de la Oficina de la Prevención de Accidentes: "El que quiere combatir eficazmente los delitos relacionados al tráfico, debe apoyar el programa 'Via Sicura' y no concentrarse sólo en las medidas penales cuyos efectos preventivos son escasos".

Via Sicura

El objetivo de la iniciativa de RoadCross, explica Michael Cordier, también es dar una señal fuerte para "abrir la carretera" al paquete de disposiciones de 'Via Sicura', que hace poco se consultó en el Gobierno.

'Via Sicura' contiene unas sesenta propuestas para mejorar la seguridad vial y disminuir la cifra de accidentes; la mitad de las medidas —algunas coinciden con las que reivindica RoadCross— implicarían modificaciones legislativas.

A título de ejemplo, 'Via Sicura' propone la organización de cursos de perfeccionamiento periódicos a todos los poseedores del carnet de conducir, la intensificación de los controles en las carreteras y durante las horas punta, la demolición de los coches de los infractores, la mejora de las estadísticas sobre la delincuencia del tráfico vial y la colaboración transfronteriza en casos de procesos penales.

Certeza de la pena

"Las penas que pueden ser infligidas por las infracciones de tráfico ya son severas", señala a swissinfo el abogado Michele Isolini, de la Oficina de Circulación del cantón Tesino.

"Además, en 2005 entró en vigor una modificación legislativa que se dirige especialmente contra los reincidentes —por ejemplo con la introducción de una licencia a prueba— que empieza a dar sus primeros frutos: no se puede, por lo tanto, afirmar que los instrumentos jurídicos sean insuficientes. Si se castigan más severamente ciertas infracciones sobre la base de las leyes existentes, la jurisprudencia puede contribuir mucho, sin tener que recurrir a nuevas disposiciones", añade.

"Aunque es un hecho ciertamente importante, no es sólo la agravación de las sanciones la que puede mejorar la situación: otro aspecto fundamental es la certeza de la pena. El conductor debe ser consciente de que su comportamiento al volante es controlado con regularidad y, en caso necesario, sancionado."

"En esta óptica", concluye Isolini, "también los controvertidos controles radar tienen una función preventiva fundamental, la de indicar al automovilista el peligro de ciertos comportamientos en la conducción".

swissinfo, Andrea Clementi
(Traducción del italiano: Antonio Suárez Varela)

APOYO DE LEUENBERGER

También el ministro suizo de Transportes, Moritz Leuenberger, quiere penas más severas para los locos del volante: en su opinión, se debería aplicar el criterio del dolo eventual a los conductores que corren a 100 km/h por los lugares poblados.

"Estas personas aceptan deliberadamente la posibilidad de matar a alguien", afirmó Leuenberger en una entrevista publicada en el dominical SonntagsZeitung. La justicia tiene demasiados escrúpulos a la hora de aplicar la mano de hierro contra esos locos de la carretera, opina. Espera que en el futuro los jueces tengan el coraje de infligir penas más duras.

El ministro socialista sostuvo, además, que apoya la iniciativa popular lanzada por RoadCross: "La severidad de las condenas es un indicador para la gravedad que la sociedad adjudica a tales comportamientos antisociales."

Fin del recuadro

Datos clave

En 1971, se registraron en Suiza 1.773 muertes por accidentes de tráfico; en 2007, con un volumen de tráfico cinco veces mayor, las víctimas mortales se elevaron a 384 y los heridos graves a 5.235.

Desde 1993, ha bajado el número de muertes en Suiza. En 2007, se registró, sin embargo, un nuevo aumento con respecto al año precedente (+4%).

El 32% del total de muertes y heridos graves registrados en 2007 recae sobre los automovilistas, el 30% sobre los conductores de ciclomotores, el 15% sobre ciclistas y un 15% sobre los peatones.

En Suiza, los costos sociales causados por los accidentes de tráfico se elevan a 13.000 millones de francos por año, una cifra que incluye una estimación prudente de los daños inmateriales sufridos por las víctimas.

Más de la mitad de los accidentes con heridos graves o muertes se registraron en lugares poblados, el 40% en carreteras no urbanas y menos del 10% en las autopistas.

Niños y ancianos son las víctimas que prevalecen en los accidentes peatonales, mientras los demás grupos de edad se ven más afectados por los accidentes con vehículos motorizados.

Fuente: Informe del programa 'Via Sicura'

Fin del recuadro

CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

Conforme a las estadísticas de la policía, las causas más frecuentes en Suiza de los accidentes de tráfico son: la desatención, el exceso de velocidad y la falta de respeto de las precedencias.

En cuarto lugar se sitúa el alcohol, que —unido al exceso de velocidad— provoca consecuencias muy serias con el doble nivel de incidencia con respecto a las demás causas.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×