"Promover un sólido movimiento político-social"

Marta Maffei y Urs Zekinger, durante una reunión en Zúrich. swissinfo.ch

Así lo reivindica la dirigente sindical argentina, Marta Maffei, quien visitó Suiza invitada por la fundación SOLIFONDS.

Este contenido fue publicado el 06 mayo 2003 - 13:54

A dos semanas de la segunda vuelta electoral, pocos creen en Argentina que el 18 de mayo aportará cambios de fondo al país.

Para la secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), Marta Maffei, quien se desempeña también como secretaria suplente de la combativa Central de Trabajadores de Argentina (CTA), se trata de unas elecciones condicionadas.

"Fueron una exigencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) quien, para continuar en el futuro su política de privatización y ajuste, quiere negociar con un gobierno con cierta representatividad", explica en entrevista con swissinfo.

Para los próximos meses las instituciones financieras internacionales exigen a Argentina "una mayor recaudación fiscal para el pago de la deuda; la paulatina privatización del Banco Central y de la banca nacional y la derogación de leyes que hoy amparan a miles de pequeños y medianos propietarios agrarios dueños de 12 millones de hectáreas...¡Vienen por la tierra!", denuncia Maffei.

Ante esa nueva ofensiva del FMI y de las grandes multinacionales como Repsol y Telefónica, entre otras, "que exigen reajustar sus tarifas al nivel dólar a partir de junio", el nuevo presidente "será un cautivo. Por eso digo que es una elección condicionada. Con posibilidades restringidas para los nuevos gobernantes", puntualiza la dirigente sindicalista.

Fundar un nuevo movimiento

Gane quien gane en la segunda vuelta, opina la dirigente sindical argentina, nadie garantiza que las reivindicaciones más sensibles sean realmente consideradas por el nuevo gobierno.

De ahí el desafío estratégico "de promover un sólido movimiento político, social y cultural" que tendrá a la CTA como uno de sus principales pilares y que convocará "a centenares de organizaciones sociales que hoy existen y que no se sienten representadas políticamente, a nivel nacional", afirma.

La decisión está tomada. La voluntad existe. Los plazos son cercanos, explica Maffei, una de las ideólogas y promotoras de este proyecto.

"En diciembre pasado 9 mil delegados, reunidos durante dos días, aprobaron ya la constitución de ese movimiento. Lo concebimos como una especie de cemento, que articule y consolide los movimientos políticos, culturales y sociales que ya existen".

Suiza solidaria

De esa propuesta a Suiza hay un solo paso. El organismo SOLIFONDS (ver Más sobre el tema) respalda la iniciativa. "Me sorprende la solidaridad de los amigos suizos. No es simple para una población que vive en la abundancia estar receptiva, a la escucha, abierta a la información de lo que pasa en el Sur", señala Maffei.

"Constato, además, la seriedad del manejo de los fondos solidarios y la generosidad. En una de las actividades de la semana pasada en Basilea se hizo una colecta para un proyecto en Argentina y se recaudaron
1.600 francos. ¡Es fantástico!".

¿Una reflexión final? "Mi íntimo y profundo voto para que una sociedad abundante como la helvética siga siendo solidaria, abierta a los que necesitan y no se vuelva conservadora como sucede con algunas comunidades europeas. Es mi deseo y mi gran esperanza", concluye Maffei.

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

El 18 de mayo tendrá lugar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Argentina.

Las imposiciones de las instituciones financieras internacionales pondrían en riesgo 12 millones de hectáreas: Maffei.

Unos 9 mil delegados apoyan la creación de un nuevo movimiento social.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo