Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Suiza del lado de los refugiados"

Refugiados africanos cerca del enclave español de Melilla (Marruecos).

(Keystone)

En la Jornada Anual de la Ayuda Humanitaria, llamado a la solidaridad con aquellos que debieron abandonar sus hogares.

La ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, lamenta que Suiza carezca de una "verdadera ley sobre la migración".

"Debemos hacer todo lo que está en nuestro poder para atenuar las dificultades y el desamparo de las personas en fuga, ofrecerles una protección, velar por su supervivencia, darles nuevamente una esperanza y ayudarles a reencontrar la voluntad de tomar su destino entre sus manos", enfatizó Micheline Calmy-Rey.

La responsable de la cartera helvética de Exteriores ratificó el compromiso de Suiza en favor de los refugiados y lamentó que el país carezca de una instancia estatal consagrada a los diferentes aspectos de la migración. "Nos falta una verdadera ley sobre la migración", subrayó.

La ministra se refirió asimismo a las "muy restrictivas" leyes adoptadas por el parlamento suizo en materia de asilo y extranjería. Se preguntó si algunas de sus disposiciones "no contravienen el principio de igualdad ante la ley, de la dignidad humana y de la libertad personal", lo que, advirtió, "sería inaceptable tanto en el plan ético como en el jurídico".

Exhorto a respetar los derechos humanos

Los diversos oradores que participaron este viernes, en Bienne, en la conferencia anual de la Ayuda Humanitaria y del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA), de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), abordaron las penurias que afrontan las personas que se ven obligadas a dejar sus países.

"Los hombres y las mujeres 'en fuga' no eligieron abandonar su hogar", destacó el director de COSUDE, Walter Fust. "Es nuestro deber dar voz a esos hombres y a esas mujeres y exhortar a los Estados y a los actores no estatales a respetar los derechos humanos", clamó.

"Ser refugiado es un destino muy, muy difícil", acotó por su parte el titular del CSA, Tony Frisch, quien recordó que la ayuda humanitaria es un aspecto muy importante de la política exterior helvética. "Suiza, dijo, quiere expresar de manera concreta un enfoque solidario hacia el mundo".

2005, un año difícil

Y, en ese tenor, recordó que el 2005 fue un año de grandes desafíos para la cooperación con las tareas de reconstrucción que había impuesto el tsunami que azotó el sudeste asiático en diciembre del 2004, y el terremoto que golpeó a Pakistán en octubre pasado.

Indicó que 50% de las actividades del CSA en el 2005 fueron consagradas a la reconstrucción de casas y 33% a la ayuda de emergencia y que, en ese lapso, se destinaron 280 millones de francos para los programas de la ayuda humanitaria.

El titular del CSA ratificó que este 2006 concluyen las acciones suizas relacionadas con el Tsunami en Tailandia pero se mantendrán aquellas que se llevan a cabo en Sri Lanka donde, en sociedad con organismos de las Naciones Unidas, Suiza participará en la construcción de 18 mil viviendas.

Pero no sólo la Naturaleza...

Amén de las pruebas a las que la Naturaleza sometió a diversos países del planeta, los ponentes de la Jornada del CSA se refirieron a los flagelos que sufren diversas poblaciones del mundo por razones sociales, políticas, económicas... y que se traducen en una diáspora de 175 millones de personas.

En diversos documentales, los más de 800 asistentes al encuentro de COSUDE observaron escenas del cotidiano de los niños ugandeses que deben abandonar sus hogares antes de que caiga la noche para evitar ser raptados y enrolados por los rebeldes; la manera en que los refugiados de Bosnia Herzegovina buscan reintegrase a la sociedad; las difíciles condiciones de los refugiados de Myanmar en Tailandia; las condiciones de hacinamiento de las familias palestinas...

"Las migraciones son un fenómeno global (...) Cada vez más, los Estados reconocen que las medidas adoptadas a nivel nacional no pueden responder al verdadero desafío que representan las migraciones", destacó Micheline Calmy-Rey.

Recordó que en el debate internacional sobre el tema, Suiza aparece como pionera merced a su apoyo a la Comisión Mundial sobre las Migraciones Internacionales y a la Iniciativa de Berna. Advirtió, empero, que el migratorio es un fenómeno complejo que debe abordarse desde una perspectiva global.

Una mirada diferente

En coincidencia con Walter Fust, la titular de la diplomacia suiza hizo hincapié en la necesidad de resaltar y aprovechar los aspectos positivos de la migración y de limitar sus efectos negativos.

"Hacia esos objetivos contempla y debe contemplar la política de extranjería. No olvidemos que nuestro país debe también su prosperidad y su diversidad cultural a los extranjeros y extranjeras establecidos hoy aquí, y entre los que figuran antiguos refugiados y sus descendientes", enfatizó la ministra.

Finalmente, al igual que los titulares del CSA y de COSUDE, Micheline Calmy-Rey manifestó su reconocimiento y gratitud al personal helvético que labora en la cooperación y la ayuda humanitaria.

"Ustedes concretizan los esfuerzos de Suiza (...) ustedes preservan la tradición humanitaria de Suiza y contribuyen activamente a atenuar el desamparo de las personas en fuga, a asegurar su protección y a iniciar la reconstrucción para ofrecerles un futuro mejor..."

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

En Suiza hay más de 1.5 millones de extranjeros (as).
Representan alrededor de la quinta parte de la población.
Sin embargo, tres cuartas partes de entre ellos nacieron en Suiza y residen en ella desde hace más de ocho años.
Entonces, con respecto a la población, los inmigrantes son poco numerosos.
Su número no excedió de 95.000 el año pasado.
Los refugiados sumaban 25.000 en el 2003.
Los solicitantes de asilo, 24.000 y su número decrece.

Fin del recuadro

Contexto

La cooperación suiza instrumenta estrategias:

De ayuda para el retorno de las personas que se vieron obligadas a dejar sus países, así como para la reconstrucción de sus hogares.

Tendientes a poner coto al contrabando de seres humanos.

Para la contribución de los emigrantes a la paz en sus países y de establecimiento de sinergias entre las transferencias de los ingresos de los emigrantes y los proyectos de desarrollo de sus países.

De apoyo al diálogo interestatal para el mejor control de las migraciones y de apoyo a la iniciativas internacionales del rubro.

De prevención de conflictos y de aplicación del enfoque psico-social esencialmente.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×