Navigation

“Suiza está entre la espada y la pared en la lucha antiblanqueo”

La revisión de la Ley de Blanqueo de Capitales no debería ser una mayor preocupación para los delincuentes, según la experta Katia Villard. © Keystone / Christian Beutler

El Parlamento ha decidido no reforzar la responsabilidad de los abogados en materia de delitos financieros. La revisión de la ley antiblanqueo ha quedado así despojada de su esencia, sostiene la experta en derecho bancario y financiero Katia Villard.

Este contenido fue publicado el 06 abril 2021 - 09:24

La revisión de la Ley sobre el Blanqueo de Capitales tenía como objetivo satisfacer los estándares internacionales. Sin embargo, la legislación que aprobó el pasado 10 de febrero el Parlamento, tras un largo debate, no cumple estos requisitos.

Katia Villard es doctora en derecho. Actualmente ayudante de cátedra en el Centro de Derecho Bancario y Financiero de la Universidad de Ginebra. Jorg Brockmann

Ya en 2005Enlace externo, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) recomendó a Suiza que sometiera a los abogados y asesores financieros a la legislación. Dieciséis años después y en contra de los que proponía el Gobierno, los parlamentarios siguen negándose a incluir esta medida.

Aun así, la revisión de la ley prevé algunas mejoras. Los intermediarios financieros tendrán que verificar la identidad del cliente, documentar el servicio y aclarar los antecedentes y finalidad. Esta información deberá comprobarse periódicamente. Sin embargo, el Parlamento se ha limitado a refrendar la práctica existente, lamenta Katia VillardEnlace externo, ayudante de cátedra y encargada de enseñanza en el Centro de Derecho Bancario y Financiero de la Universidad de Ginebra.

swissinfo.ch: ¿El hecho de que los abogados y otros asesores fiscales no sean sometidos a la ley antiblanqueo reduce la eficacia de la legislación?

Katia Villard: Efectivamente, se trata de una laguna jurídica, pero que se ha cerrado hace mucho tiempo a nivel internacional. Las actividades que el proyecto de revisión del Consejo Federal [Gobierno suizo] pretendía someter a las disposiciones antiblanqueo, que tenían que ver con la constitución y la gestión de sociedades domiciliarias, han sido identificadas como un riesgo en materia de blanqueo de capitales. No hay razón para que no estén sujetas a la legislación.

“Esta revisión de la ley es como un parto de los montes”.

Katia Villard, encargada de enseñanza en el Centro de Derecho Bancario y Financiero de la Universidad de Ginebra

End of insertion

¿La revisión aprobada por el Parlamento presenta otras lagunas?

Los parlamentarios también se han negado a endurecer las condiciones para los comerciantes de metales preciosos. El Gobierno proponía rebajar a 15 000 francos el monto máximo por el que los comerciantes pueden aceptar pagos en efectivo sin estar sujetos a la ley antiblanqueo, lo que corresponde aproximadamente al límite vigente en la Unión Europea.

Los legisladores han preferido mantener el umbral en 100 000 francos. Sin embargo, me parece que hoy en día nadie lleva esas cantidades en el bolsillo para comprar un lingote de oro. Y en este caso también resulta difícil entender las razones que llevaron a los representantes elegidos a mantenerse firmes en sus posiciones.

La ley se ha diluido bastante durante el debate parlamentario. ¿La lucha antiblanqueo en Suiza sale de todos modos reforzada?

En realidad no, esta revisión de la legislación es como un parto de los montes. Las modificaciones aceptadas permiten simplemente inscribir en la ley las prácticas que ya existen. Yo diría que la única mejora de fondo atañe a las asociaciones que recolectan o distribuyen fondos en el extranjero, con fines caritativos, religiosos, culturales o sociales. Se les exigirá más transparencia. Sin embargo, es un detalle menor.

¿Los actores internacionales, en especial el GAFI, que emitió recomendaciones, reiterarán sus demandas?

Sí, la comunidad internacional seguirá exigiendo que se incluyan en la ley las actividades ligadas a la constitución y gestión de sociedades domiciliarias. En mi opinión, los parlamentarios han cometido un error de cálculo, ya que la medida acabará siendo aprobada en un momento en que Suiza puede tener incluso menos margen de negociación. La ley que se apruebe entonces podría ser más dura que la versión presentada por el Gobierno. De hecho, no sería la primera vez que Suiza rechaza una medida para luchar contra el blanqueo de capitales y tiene que aprobarla a regañadientes al cabo de un tiempo.

¿Teme usted que salgan a la luz nuevos escándalos de blanqueo en los que aparezca implicada la plaza financiera suiza?

Desafortunadamente, siempre habrá escándalos y no solo en Suiza. Todos los grandes centros financieros están expuestos. Cada vez que estalle un escándalo, nos preguntaremos cómo ha podido ocurrir. El problema es, ante todo, el mensaje que enviamos al extranjero: Suiza está entre la espada y la pared en la lucha contra el blanqueo de capitales, se niega rotundamente a reforzar la ley por razones que no se sostienen. Esto es hacer política a corto plazo, porque el tema volverá a plantearse dentro de un tiempo.

¿De qué país debería Suiza tomar ejemplo para mejorar su legislación antiblanqueo?

Las directivas de la Unión Europea son muy minuciosas, pero considero que el proyecto del Consejo Federal era bastante proporcionado. Sin embargo, el problema no es únicamente la ley, sino también su aplicación. En el caso del escándalo Petrobras, por ejemplo, los instrumentos legales estaban ahí, pero no se aplicaron correctamente. No se le prestó suficiente atención. Quizás se hizo la vista gorda.

Traducción del francés: Belén Couceiro

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.