Navigation

1° de agosto, vuelven los valores tradicionales

Fuegos artificales para conmemorar la Fiesta Nacional en el lago de Biel. swissinfo.ch

Entre discursos, fuegos artificiales, desayunos en las granjas, manifestaciones de extrema derecha o antifascistas: los suizos celebraron, cada uno a su manera, la Fiesta Nacional.

Este contenido fue publicado el 01 agosto 2004 - 19:06

El Gobierno hizo un llamamiento a la cohesión nacional y a la confianza en sí mismo.

El presidente de la Confederación Helvética, Joseph Deiss, pronunció un discurso en el Monte Vully (cantón Friburgo), situado en el corazón de la Región de los Tres Lagos, que fue escenario de la Exposición Nacional 2002 (Expo.02).

Su discurso, retransmitido por las cadenas nacionales de radio y televisión, giró en torno a una preocupación: la cohesión del país.

Suiza perdería su alma sin la pluralidad que la caracteriza, pero “esas diferencias podrían separarnos en lugar de unirnos”, recalcó Joseph Deiss.

De ahí que el presidente helvético hiciera un llamamiento a la responsabilidad de cada uno para que la comunidad nacional siga viva.

“A veces tengo la sensación de que en nuestro país los celos y las querellas se ensalzan como si fueran virtudes, en detrimento de la solidaridad y el consenso”, deploró Deiss.

En Internet y en la prensa

Otros miembros del Gobierno también aprovecharon la Fiesta Nacional para exponer su percepción del país.

En un discurso publicado en la página web del Ministerio suizo de Finanzas, Hans-Rudolf Merz señala que Suiza debe reafirmar las calidades de su cultura política y reforzar su sistema federalista, lo cual tiene su precio.

Micheline Calmy-Rey, jefa de la diplomacia helvética, optó por dirigirse a Guillermo Tell en una carta publicada en el dominical ‘SonntagsBlick’.

Los principios de libertad y de neutralidad que defendió el gran héroe nacional siguen siendo actuales, opina la titular de Exteriores. Pero Guillermo Tell también nos enseñó a no permanecer indiferentes cuando están amenazados los derechos y la libertad.

Esta tarde, sus colegas Christoph Blocher y Samuel Schmid, pronunciarán discursos, el primero, en Herrliberg – su comuna de residencia – y el segundo en la embajada de Suiza en Berlín.

Manifestaciones

Cerca de 400 militantes de grupos de extrema derecha se congregaron, como de costumbre, en la mítica pradera del Grütli, pero no se registraron incidentes.

Algunos asistieron luego a la representación de ‘Tell’, la obra de Friedrich Schiller.

Una manifestación no autorizada de antifascistas reunió a unas 500 personas en Lucerna. Eran en su mayoría jóvenes llegados de los cuatro rincones del país. Los manifestantes criticaron la sociedad burguesa y las estructuras estáticas, pero la congregación se desarrolló de forma pacífica.

La inauguración oficial de la nueva Plaza Federal en Berna, frente a la sede del Parlamento y Gobierno helvéticos, atrajo este domingo a miles de personas, de las cuales 600 invitados.

Más de 20.000 berneses (60.000 sumados sábado y domingo) participaron anoche en la fiesta popular que culminó con una serie de conciertos al aire libre que ofrecieron gratuitamente varios de los grupos de rock más célebres de la capital suiza.

Desayuno en el campo

En todo el país, los agricultores tuvieron mucho éxito con los productos típicos de sus regiones, el denominado desayuno en la granja, tradición que se celebra cada primero de agosto desde 1993.

Al igual que el año pasado, más de 200.000 convidados (entre ellos Hans-Rudolf Merz en Herisau) celebraron la Fiesta Nacional en compañía de los campesinos. Unas 450 granjas abrieron este año las puertas a los visitantes.

Y, finalmente, también se registró algún acto aislado de violencia. Tres jóvenes atacaron en Basilea a diversas personas sin motivo aparente, tras lo cual fueron detenidos.

swissinfo y agencias

Datos clave

El juramento del Grütli entre los cantones de Uri, Schwyz y Unterwalden en 1291 está considerado como la fecha de nacimiento de Suiza.

La Fiesta Nacional se celebra desde 1891.

El 1° de agosto es día festivo en Suiza desde 1994.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.