Navigation

Skiplink navigation

Advertencias sobre cambio climático gana eco en Suiza

Se calcula que en los próximos 50 años aumentará la temperatura global promedio en tres grados Celsius. Keystone

Defensores del medioambiente y climatólogos suizos esperan que un informe sumamente crítico sobre la amenaza mundial del cambio climático conduzca a acciones más intensas contra el calentamiento global.

Este contenido fue publicado el 01 noviembre 2006 - 16:32

El informe del ex jefe de Economía del Banco Mundial, Nicholas Stern, publicado el lunes, advierte que la inactividad de la economía mundial frente a este problema podría costar 15 billones de francos.

Stern observa en su informe que si hasta el año 2050 los gobiernos no consagran por lo menos 1% de sus ingresos para reducir las emisiones con efecto invernadero, la economía del planeta podría perder entre 5 y 20% de su PIB.

Diversos círculos señalaron que el informe es un 'punto crucial' en el debate mundial sobre el cambio climático.

Martin Beniston, jefe del Instituto de Climatología de la Universidad de Ginebra, explicó a swissinfo que el Informe Stern es el primer análisis significativo del cambio climático.

"El informe va más allá de repetir una y otra vez que no se puede seguir causando grandes daños al medioambiente. El mensaje se dirige esta vez tanto a la comunidad científica como a los círculos económicos", sostiene el investigador.

Beniston destaca el hecho de que el precio récord del petróleo crudo en los últimos meses ya ha hecho que en algunas empresas se registre un cambio en sus esquemas de consumo de energía, independientemente de su conciencia por el cambio climático y otros problemas medioambientales.

"Posiblemente tendrá una influencia positiva y señalará la dirección correcta a las empresas que aún dudan entre actuar o dejar las cosas como están", enfatiza Beniston.

Revisión precisa

Markus Nauser, el consejero más importante de la Sección Clima de la Oficina Federal para el Medioambiente (BAFU, por sus siglas en alemán) explicó que el informe es importante y que fue revisado al detalle por el Gobierno Suizo (Consejo federal).

"Pienso que es una contribución muy importante a la discusión porque presenta cifras que hasta ahora no teníamos, y ratifica nuestros propios análisis".

Nauser espera que el informe influya en la forma en que las empresas ven el cambio climático y que reaccionen con tecnologías y fuentes de energía alternativas.

"Una parte de las empresas ya es consciente de los riesgos del cambio climático", señala. "Por ejemplo, las sociedades reaseguradoras han estado muy activas desde hace mucho tiempo. Les han seguido muchas otras que ven posibilidades de ganancia en el desarrollo de nuevas tecnologías".

Según Nauser, la BAFU está elaborando un estudio sobre las repercusiones económicas del cambio climático en Suiza. Este podría dar idea al Gobierno suizo sobre los costos de la inactividad y ayudaría a desarrollar "el equilibrio correcto entre las medidas de reducción de gases y las de adaptación".

Reducir las emisiones

Igualmente Urs Näf, responsable para Asuntos de Energía y Medioambiente en economiesuisse, la federación central de la empresa suiza, está de acuerdo con el 'diagnóstico' del Informe Stern.

A su juicio, el desafío en qué medida se debe encarar los problemas y asegurarse de que todos los países reduzcan sus emisiones.

Un procedimiento unilateral contra el cambio climático significaría que las empresas en algunos países sean perjudicadas a causa de las normas, cosa que no fuera el caso en otros. Esto podría conducir a una 'distorsión del mercado'.

"Nadie quiere obligaciones unilaterales que dificulten sólo el crecimiento y economía propios", explicó. "Necesitamos un proceder a nivel mundial que debe ser firmado por cada país".

A propósito, Näf citó a la Fundación Céntimo climático como ejemplo de que la comunidad económica suiza ya ha tomado voluntariamente algunas medidas.

La fundación, creada en octubre del año pasado, invierte los ingresos anuales -alrededor de 100 millones de francos– en proyectos que promueven la reducción de gases de invernadero en Suiza y en el extranjero. El dinero procede de un aumento del precio de 1,5 céntimos por cada litro de gasolina y diésel importado.

swissinfo, Adam Beaumont
(Traducido del alemán por Rosa Amelia Fierro)

Datos clave

Suiza se ha comprometido a reducir en un 10% sus emisiones de CO2 hasta el año 2010.
La Ley suiza sobre el CO2 está en vigor desde el año 2000 y contempla medidas adicionales en caso de que este objetivo no se alcance con prescripciones voluntarias.
En octubre pasado las autoridades aprobaron la introducción, con caracter de prueba, el céntimo climático sobre el precio de la gasolina y el diésel, después de que hubo resistencia contra un impuesto adicional por el CO2.

End of insertion

El Informe Stern

La ausencia de medidas contra el cambio climático podría elevar la temperatura mundial hasta en 5 grados Celsius en los próximos 100 años. Esto provocaría inundaciones masivas y períodos de sequía y obligaría a huir a 200 millones de personas.

El informe calcula que una estabilización de la expulsión de gases de invernadero hasta el año 2050 costaría alrededor del 1% de la producción mundial. Por el contrario, si no se toman medidas, podría bajar el consumo por persona, a nivel mundial, entre 5 y 20%.

Stern concluye que el mundo debe encontrar una economía mundial basada en el bajo empleo de carbono y que los gobiernos deben probar la expulsión de carbono con impuestos y regulaciones. Igualmente es fundamental el desarrollo de tecnologías eficientes y que produzcan poca o ninguna emisión de CO2.

Para combatir el cambio climático Stern reclama un esfuerzo coordinado de países pobres y ricos.

El 6 de novembre, en Nairobi, empiezan las conversaciones de las Naciones Unidas (ONU) sobre medidas de protección del clima. Allí se tratarán las soluciones de adhesión al Protocolo de Kioto que dejará de estar vigente el año 2012.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo