Navigation

Skiplink navigation

Mujer al timón: para poder pilotar creó su aerolínea

Su pasión por el pilotaje de aviones la llevó a convertirse en empresaria: Helene Niedhart, en la cabina de una nave de su compañia. Helene Niedhart

En los años 80 ocupó los titulares de la prensa. Helene Niedhart era una de las pocas mujeres en Suiza con licencia de piloto profesional y quería pilotar un avión. Como ninguna línea aérea la contrataba, decidió crear su propia empresa.

Este contenido fue publicado el 11 abril 2018 - 08:00

“Nada es imposible” enfatiza Helene Niedhart son una gran sonrisa. Observa viejos aviones y helicópteros que cuelgan en la sala del Museo del Transporte de Lucerna, el cual ofrece a los visitantes una nueva exposición, “¡Suiza está en el aire!”.

Para Helen Niedhart volar con el timón entre las manos era una idea fija. Recuerda que su pasión crecía día con día y que como las aerolíneas se negaban a aceptar a las mujeres en las cabinas, se compró un Cessna C421 y se convirtió en piloto de su propia empresa.

Tres años más tarde, tuvo su primer jet, seis años después, su primer avión de mediano alcance. Hoy emplea a unas 70 personas, opera siete aviones comerciales y genera 55 millones de francos al año en ventas.

15 años sin paga

Con Cat Aviation, fundada en 1987, Helene Niedhart es la primera y única mujer en Suiza que posee una aerolínea. Es la directora, la presidenta y principal accionista de la compañía, con sede en Zúrich y especializada en vuelos chárter de alta gama.

Sin quererlo, la piloto se hizo empresaria. Sin embargo, como lo subraya, “sabía contar”, ya que tenía una formación bancaria. Antes de fundar su compañía, trabajó arduamente en su plan de negocios, “pero no funcionaba”. Tuvo que retocarlo y trabajarlo más duro, para hacerlo operacional.

Durante 15 años, nunca se atribuyó un salario. Todas las labores de la empresa las efectuaba ella misma “excepto el mantenimiento de los aviones”.

Desde hace 30 años, opera en el fuertemente competitivo mercado de la aviación comercial, cuyo potencial, explica Helen Niedhart, aún es subestimado pese a que genera 15 mil millones de francos anuales en Suiza y 34 000 puestos de trabajo.  

También es vicepresidenta de la Asociación de Aviación Empresarial de Suiza (SBAA), integra el directorio del Consejo de la Asociación Europea del ramo (EBAA) y efectúa labores de cabildeo en Bruselas a favor de los intereses helvéticos.

Un mundo de hombres

Helene Niedhart cuenta con más de 11 000 horas de vuelo. Sin embargo, ha escuchado más de una vez la misma pregunta “¿dónde está el piloto?”, en todos los idiomas posibles. La aviación sigue siendo un mundo de hombres y el trabajo del piloto es un bastión masculino, comenta. Cuando era niña, conoció el aeropuerto de Zúrich gracias a sus hermanos, con quienes tenía que ir.

Y fue su hermano menor quien la motivó a formarse como piloto tras descubrir su amor por los vuelos en el Gran Cañón. Décadas más tarde, su entusiasmo creativo la impulsó a volar una y otra vez.

Museo del Transporte de Lucerna

El Museo suizo del transporte dedica 2018 y 2019 a la aviación y los viajes espaciales.

La nueva exposición ‘¡Suiza en el aire!” explora la fascinación de surcar los cielos en el 'Aviation Hall'. Abarca todos los aspectos del vuelo, incluidas las actividades de transporte aéreo de pasajeros y carga y de la aviación ligera, los deportes aéreos, servicios de rescate aéreo y las oportunidades vocacionales relacionadas a la aeronáutica y la aviación.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo