Coronavirus: Ayuda suiza contra las noticias falsas

​​​​​​​

La doctora Edilicia habla de forma directa sobre asuntos de salud. Solidar Suisse

Los rumores y la desinformación se propagan más rápidamente en África y América Latina que el coronavirus. Para proteger a la población y combatir la difusión del virus, dos organizaciones suizas se centran en proyectos a través de los medios de comunicación.

Christina Stucky

Algunas de las desinformaciones escuchadas:

  • "El virus no puede sobrevivir en África".
  • "Un predicador dijo que podría curar de COVID-19."
  • "El virus solo ataca a los débiles".
  • "El virus es un invento occidental".

El coronavirus ha llegado al Sur y con él una gran cantidad de "noticias falsas" y rumores. Casi todos los países de África y América Latina informan de casos de infección. Varios países ya han impuesto medidas para evitar un tsunami infeccioso que podría dejar los sistemas de salud fuera de combate. Especialmente durante la imposición de toques de queda en ciertos lugares, los nuevos y viejos medios de prensa son la única fuente de información fiable.

Las organizaciones suizas de desarrollo Solidar Suisse and Fondation Hirondelle, luchan contra la desinformación. Se basan en décadas de experiencia. 

Por ejemplo, la organización humanitaria y de desarrollo Solidar Suisse. Con el paso de los años, se ha dado a conocer mejor con información sobre temas como los derechos democráticos o la violencia contra la mujer y "ahora goza de un nivel de credibilidad muy alto", dice Klaus Thieme, Jefe de Cooperación para el Desarrollo de Solidar Suisse. "Esto es esencial en la situación actual".

Solidar Suisse está intensificando las campañas de higiene que ya estaban en marcha antes de que el virus se extendiera. En Bolivia, la organización también está usando una figurita dibujada creada hace 16 años. La "Doctora Edilicia" difunde mensajes e información vitales durante la pandemia.

La tarea de la doctora Edilicia

En muchos países, la información engañosa sobre la causa y el tratamiento de COVID-19 se difunde por varias fuentes, indica Thieme. "A veces desde el lado del gobierno, a veces de los charlatanes y fanáticos religiosos, pero también a través de la distribución descuidada de los rumores por la población."

La doctora Edilicia contrarresta esta desinformación en Facebook, en anuncios de radio y en los periódicos. Cuenta con el apoyo de otro proyecto de Solidar-Suisse: "Bolivia Verifica" comprueba que las noticias sean verdaderas y difunde información basada en hechos a través de la Doctora Edilicia.

En Facebook, le explica a un adolescente que el virus no solo afecta a los "débiles" y le indica en un anuncio de radio a una mujer por qué las medidas de higiene son importantes. Su mensaje, "No creo que quieras ser un aliado de este virus" se propaga con el hashtag #DeVosDependemos

Lucha contra la violencia doméstica

La Doctora también señala lo que significa el toque de queda para muchas mujeres en Bolivia: ahora están encerradas todo el día con los perpetradores de la violencia doméstica. Llama a la gente para que se ponga en contacto con las mujeres de su entorno y da números de contacto y lugares donde las mujeres pueden obtener ayuda. "Pídele que busque ayuda y ayúdala para que no se sienta sola en estos días."

Larga lista de información falsa

Incluso en los países socios de la Fundación Hirondelle, la lista de desinformación es "desgraciadamente muy larga", dice Caroline Vuillemin, directora de la fundación, que tiene su sede en Lausana. La organización lleva 25 años trabajando, principalmente en los países francófonos de África, donde actualmente circulan diversos rumores:

  • que el virus es un invento occidental para la vacunación masiva.
  • o de su propio gobierno, para que puedan recaudar fondos de la ONU
  • o para que te afeites la barba
  • o que se deben consumir bebidas calientes todos los días para protegerse del Covid-19.

Las estaciones de radio y los estudios de producción que Hirondelle ha construido a lo largo de los años se utilizan ahora para transmitir noticias e información sobre el virus. La fundación trabaja en países frágiles y afectados por conflictos, donde las noticias fiables suelen ser escasas.

"Ya hemos llevado a cabo campañas internacionales anteriormente, pero esta es la primera vez que nos enfrentamos a una crisis mundial de este tipo que afecta a todos nuestros países asociados al mismo tiempo", comenta Vuillemin, "Esta campaña es una de las más grandes que hemos llevado a cabo desde nuestra fundación".

Desde Burkina Faso hasta la República Centroafricana, desde el Níger hasta Madagascar, los estudios y las emisoras de radio de Hirondelle producen y difunden boletines varias veces por semana con información sobre códigos de conducta y medidas de higiene, e invitan a los oyentes de los programas de entrevistas radiofónicas a llamar con sus preguntas.

El estudio de la RDC de Hirondelle, en la República Democrática del Congo, también utiliza los canales de los medios de comunicación social para llegar a la población con sus mensajes. "El virus es real. Mata. No es racista. Golpea a blancos y negros. Pobres y ricos. Políticos y celebridades", dice el joven reportero en un clip deYouTube. "Sé responsable. Si todos se protegen, todos nos protegemos".

Una periodista del estudio Hirondelle, en República Democrática del Congo (RDC,) entrevista a un estudiante en Kinshasa en marzo, cuando el temor por el coronavirus iniciaba. © Gwenn Dubourthoumieu / Fondation Hirondelle

Las normas periodísticas básicas y la comprobación de los hechos son fundamentales para la labor de los reporteros en todos los programas, dice Vuillemin: "Nuestro objetivo es llegar a las personas menos instruidas con una campaña de información y sensibilización oportuna y exhaustiva, por lo que producimos contenidos no solo en francés sino también en los idiomas locales".

Esto es particularmente importante en los países africanos que ya están debilitados por otras crisis y conflictos, dice. En estos países, la pandemia y la "epidemia de desinformación" asociada a ella podrían alimentar los conflictos o hacer que estos estallaran de nuevo. "Las emisiones están destinadas a acompañar a las personas incluso en este período de aislamiento y a promover la solidaridad entre la población", añade Vuillemin.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo