Navigation

Carlsberg compra las bebidas Feldschlösschen

Feldschlöschen, otra firma tradicional suiza que pasa a manos ajenas. Keystone

La tradicional y más importante empresa de bebidas helvética, Feldschlösschen, pasa a manos danesas. El consorcio Carlsberg pagará 870 millones de francos suizos para hacerse cargo del sector cerveza, agua mineral y sodas de Feldschlöschen.

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2000 - 16:03

Feldschlöschen-Hürlimann Holding, abocado a la centralización de sus actividades inmobiliarias, se deshará de su sector bebidas para seguir los lineamientos anunciados a finales de marzo pasado.

Feldschlösschen se dedicó desde entonces a buscar el mejor postor para vender su sector de producción de bebidas, en el que se incluye la reconocida cerveza nacional, Cardinal, fabricada en Friburgo, y la compañía Brasserie Valaisanne, en Sion, una de las principales productoras de bebidas en Suiza, de los 37 centros que posee Feldschlösschen.

Persisten los temores de que desaparezcan puestos de trabajo y nombres de marcas impulsadas por Feldschlösschen en su actividad de más de 120 años de historia, como consecuencia de la reestructuración que dirigirá la nueva dueña danesa de los productos helvéticos, detentores hasta ahora del 53 por ciento del mercado de bebidas en Suiza.

Según la portavoz de Carlsberg, Margrithe Skov, los 2.600 puestos de trabajo de Feldschlösschen serán mantenidos, y su gama de productos continuará con su desarrollo.

Con la operación de compraventa, con carácter retroactivo al primero de julio de 2000, Carlsberg espera aprovechar la red de distribución en Suiza de Feldschlösschen y dar más eficacia a la comercialización de sus marcas de cerveza, Carlsber y Tuborg.

Sin embargo, Margrithe Skov advirtió este viernes que para Carlsberg también será prioritario continuar con la venta de las marcas Feldschlösschen y Cardinal en el mercado helvético, donde la venta de cerveza de primera calidad tiene aún posibilidades de explotación.

El actual personal directivo del sector bebidas de Feldschlösschen seguirá al frente de la empresa, como parte de la política de Carlsberg que prefiere mantener al equipo local en la gerencia y aprovechar sus mejores mejores conocimientos del producto.

Esta transacción aporta un nuevo respiro a las incertidumbres originadas desde hace ya varios años sobre un eventual cierre de la producción cervecera de Feldschlösschen, aunque para los representantes sindicales de los 2.500 trabajadores de la compañía no ha desaparecido su preocupación por el futuro de los empleados.

Tras la operación, el consorcio suizo, con sede en el cantón de Argovia, abandonará su nombre para convertirse en compañía inmobiliaria a tiempo completo bajo las siglas REG, Real Estate Group. Pese a la transformación, continuará cotizando en la bolsa helvética.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo