Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

'Escuchan' a las montañas para prevenir desastres

Uno de los dispositivos que registran los ‘susurros’ de las entrañas de la roca.

Uno de los dispositivos que registran los ‘susurros’ de las entrañas de la roca.

Ahora, durante el invierno, periodo en el que las fisuras en las montañas aumentan su tamaño, científicos suizos e italianos esperan descifrar señales que adviertan sobre el riesgo de desmoronamiento.

Con sensores especiales graban los ruidos que se producen dentro del macizo alpino de San Martino. Una forma de prevenir deslizamientos, avalanchas e inundaciones.







La seguridad en las zonas de riesgo en el arco alpino en Suiza e Italia es tema de investigación de científicos del Politécnico de Milán, de la Universidad de la Suiza Italiana y de la Escuela Profesional Universitaria de la Suiza de habla italiana.

En la primavera y el verano del año pasado, los investigadores instalaron en el monte San Martino, en Lecco, al norte de Italia, los dispositivos que graban los ‘murmullos’ de las entrañas rocosas, los ‘micro ruidos repentinos’ de la estructura interna de las rocas.

El resultado del trabajo es el monitoreo en tiempo real y la creación de una escala de riesgos que acompaña, minuto a minuto, la aparición de fisuras, la variación del tamaño de las grietas ya existentes y la evaluación de la resistencia a la fuerza de gravedad en este sector de la montaña.

“Suiza es un país de alta montaña, con pendientes pronunciadas en las que encontramos masas rocosas cortadas por varios sistemas de grietas que las dividen en bloques grandes, medianos y pequeños”, explica a swissinfo.ch el profesor Silvio Seno, de la Escuela Profesional Universitaria Suiza Italiana (Supsi, en italiano).

A causa de la lluvia, la nieve y los ciclos de congelamiento y deshielo, las grietas se abren cada vez más y los bloques de piedra se vuelven inestables, se desprenden de la pared rocosa y caen, agrega el investigador.

Como una orquesta que va tocar...

Los equipos se instalaron en dos puntos del Monte San Martino por montañistas profesionales, los Ragni di Lecco. Tras varios días  de escalar alcanzaron la cima cargando a cuetas esta tecnología de punta. En las grietas y hendiduras del monte colocaron equipos que captan ruidos que llegan a la superficie. Estos sonidos son enviados a través de un cable a un sistema autónomo colocado en la parte superior de la montaña. De allí, las señales se transmiten al laboratorio del Politécnico de Lecco, ciudad a orillas del lago de Como.

El profesor Antonio Marullo, integrante del equipo, explica a swissinfo.ch: "Es como si escuchásemos a una orquesta poco antes de tocar, cuando sus integrantes prueban relajadamente sus instrumentos mientras el público habla. Es un barullo de fondo que no distinguimos muy bien. Conseguimos grabar cuando un músico, por ejemplo, comienza a probar seriamente, más alto, gracias a sensores altamente avanzados".

Puntos vulnerables bajo la lupa

En Suiza, las áreas expuestas a riesgos de caída de rocas son conocidas porque las leyes obligan a hacer un registro de todos los puntos vulnerables y los bancos de datos se actualizan constantemente. "Pero se trata de un seguimiento más específico para controlar el movimiento de grandes masas rocosas que no están aisladas de los bloques de piedra", dice el profesor Silvio Seno, de la Supsi.

El nuevo sistema recaba información sobre la ‘fractura expuesta’ de la montaña de forma automática. "Nuestro modelo trata de comprender si la roca se está resquebrando. Son microseísmos que envían señales de ondas acústicas que podemos medir. Estas señales se capturan, se almacenan y se transfieren a través de una señal inalámbrica para su análisis final, explica Cesare Alippi, coordinador de la investigación en la Escuela Politécnica de Milán.

Sensores llegan a las entrañas rocosas

“En las paredes rocosas tenemos un sistema que recaba, de manera tradicional, las informaciones sobre la extensión de una fractura de la roca o de la inclinación del plano, pero con los sensores podemos explorar mejor lo que está ocurriendo dentro de la roca y no sólo constatar las consecuencias externas ", agrega el profesor Alippi.

El monitoreo actual usa instrumentos de control ya bastante avanzados, como la recolección de datos en lugares estratégicos en la tierra y el análisis de imágenes satelitales. El sistema creado por los investigadores italianos y suizos evalúa y detecta la situación en tiempo real.

"Nuestra meta es la integración cada vez más completa de los datos de seguimiento para el desarrollo de instrumentos que sean más económicos y puedan ser distribuidos en todo el territorio a obervar" dice el profesor Silvio Seno.

El proyecto de los investigadores enfrenta varios desafíos. En el campo tecnológico fue necesario crear un sistema de envío de datos capaz de soportar las dos mil informaciones generadas por segundo, y esto, las 24 horas. En el área geológica, las posibilidades para descubrimientos son cada vez mayores.

"No queremos saber tanto si la roca está cayendo o no, o si está comprometida su estabilidad. Queremos ir, literalmente, más al fondo y descubrir el punto exacto de ruptura dentro de la roca. Como se hace para encontrar el epicentro de un terremoto. Para ello necesitamos los datos que están llegando, no solo de la extensión de las grietas, sino de las microrupturas en la estructura cristalina de la roca ", precisa Alippi.

¿Sólido como una roca?

La montaña no es estática como puede parecer a primera vista. Nada es más equivocado que afirmar que algo es sólido como una roca, si está expuesto al tiempo y a la intemperie. La erosión y la gravedad, fenómenos naturales, tienden a transformar, a corroer y a desmenuzar a lo largo de miles de años a los picos más altos.

Los desiertos no son más que restos de montañas. En el siglo pasado, la densidad demográfica al pie de los valles y en las laderas de los picos aumentó, y con ello también el riesgo de una catástrofe.

Suiza se encuentra en el corazón de la cadena de los Alpes. Y esto no ayuda. La exposición a los riesgos derivados de la presencia concentrada de las montañas es muy alta.

“Para el país, esta investigación es importante pues ofrece los medios para la protección más eficiente contra fenómenos naturales como deslizamientos de tierra, avalanchas, inundaciones. Los volúmenes de los daños provocados crecen continuamente”, señala Seno.

Y ello es consecuencia no solamente del incremento de desastres naturales, sino también del mayor proceso de construcciones en el territorio debido a las mayores exigencias de movilidad y comunicación. La infraestructura se vuelve más vulnerable, apunta.

En 2006, deslizamientos de rocas golpearon a la carretera al norte del San Gotardo y ocasionaron una tragedia. Dos personas murieron. Además, la carretera fue cerrada durante varios días provocando la interrupción de una importante vía de comunicación de Suiza y Europa. En este mes de enero, el equipo del profesor italiano Cesare Alippi va a instalar nuevos sistemas de monitoreo que evalúen el riesgo de deslizamientos de pendientes.

El trabajo no se detiene, igual que las montañas que se mueven silenciosamente, sin hacer mucho ruido. Pues cuando resuenan, es demasiado tarde para buscar un refugio.

COOPERACIÓN BINACIONAL

El equipo del Instituto de Ciencia de la Tierra de la Escuela Universitaria Profesional Italiana de la Universidad de la Suiza Italiana define los objetivos de la investigación, desde el punto de vista geológico, en territorio suizo.

También desarrolla modelos matemáticos de previsión del movimiento de la fisura y de su área de extensión utilizando datos enviados por el sistema de monitoreo.

Las instituciones que participan de la investigación son parte del proyecto MIARIA (Monitoreo Hidrológico de Adaptación al Mantenimiento del Plan de Riesgo Integrado Alpino)
 
El proyecto es financiado por el Programa Operacional de Cooperación Transnacional Italia- Suiza (2007-2013).
 
Este prevé la construcción de sistemas y de tecnologías nuevas para recabar datos de campo y para la comunicación entre sí en los salas de operación.
 
Las informaciones servirán de base para la creación de escenarios dinámicos de riesgos integrados en ambientes alpinos.

Fin del recuadro


(Traducción: Rosa Amelia Fierro), swissinfo.ch


Enlaces

×