Navigation

Cifra histórica de quiebras empresariales en Suiza

Más de 5.000 empresas suizas cerraron el año pasado por quiebra. imagepoint

El 2009, la recesión y el deterioro de las exportaciones empujó a muchas empresas –especialmente a las pequeñas y medianas (PYME)– a caer en la insolvencia. El número de bancarrotas es el peor registrado en una década.

Este contenido fue publicado el 02 junio 2010 - 13:55

Zúrich, Vaud y Berna son tres de los cantones más afectados y el sector servicios fue el más vulnerable. Este año, el panorama será mejor, según pronostican los expertos.

En Suiza, 99 de cada 100 empresas son PYME, es decir, estructuras que poseen menos de 250 empleados y que durante la recesión de 2009 fueron el universo productivo más diezmado por la recesión.

De acuerdo con la Oficina Federal de Estadística (OFE), el año pasado se iniciaron un total de 11.600 procesos de quiebra, la cifra más elevada de los últimos 10 años.

Este dato incluye empresas de todas las tallas y también a profesionales independientes como abogados, psicólogos o fotógrafos, entre otras actividades.

Los procedimientos de inicio de quiebra aumentaron un 8% en 2009 con respecto al año previo y las liquidaciones (proceso ya consumado) crecieron un 4% durante ese mismo lapso”, explica a swissinfo.ch Iris Krummenacher.

La responsable de la sección de Estructura Empresarial de la OFE detalla que se registraron 2,5 millones de requerimientos de pago (recibidos por empresas que cayeron en incumplimiento de sus deudas).

Las cifras consignadas por la OFE no incluyen, desafortunadamente, detalles sobre los sectores más tocados por la bancarrota ni sobre el tamaño específico de las empresas, señala la experta.

Pero ofrecen a cambio una brújula sobre el complejo panorama que enfrentó la iniciativa privada durante los meses previos.

Las regiones más castigadas

El informe sí ofrece detalles sobre la afectación geográfica.
Concretamente, las regiones más castigadas por los procesos de quiebra en Suiza fueron el Tesino, con un repunte del 26% en el número de nuevos procesos de quiebra; seguido por Zúrich (+18%) y por la Suiza central -Lucerna, Obwald, Uri o Zug entre otros cantones- (+17%).

El documento ofrece también una aproximación cantonal. En este caso, refiere que son Zúrich (1.713 casos), Vaud (1.500 casos), Berna (1.201 casos) y Ginebra (1.053 casos) los cantones que más empresas vieron cerrar sus puertas el año pasado.

Producto de ello, se registraron pérdidas financieras del orden de los 2.200 millones de francos suizos. Curiosamente, destaca la propia OFE, el dato más bajo de la década.

Esto confirma que se trató de cierres menos ‘costosos’, es decir, vinculados a PYME.

Algo más que una crisis

La OFE no es la única instancia interesada en el tema de las bancarrotas en Suiza. La Unión Suiza de Acreedores (Creditreform), grupo especializado en cobraduría, genera estadística complementaria.

Consultada al respecto, Creditreform confirmó que, según sus registros, el año pasado 5.215 sociedades cerraron sus puertas.

Suiza rebasó por primera vez en su historia la barrera psicológica de las 5.000 quiebras, precisa la compañía, y detalla que fueron un 23,5% más quiebras que en 2008.

La diferencia entre los datos de la OFE y los de Creditreform se explica en que la oficina pública da cuenta de toda declaración o inicio de proceso de quiebra, y la entidad privada se concentra en aquellos procesos que llegaron a término en 2009.

Creditreform asegura que “a primera vista, el número parece dramático y, en gran medida, esto se explica por la crisis económico-financiera que ha vivido el mundo”. Pero hay más razones, aclara.

“Sería simplista inscribir el repunte de 23% en el número de quiebras suizas sólo en los efectos de la crisis. Muchas empresas fueron víctimas de la insolvencia, pero también de reformas legales”.

Concretamente, cita la modificación que experimentó el Artículo 731b del Código de Obligaciones (empresariales), que a partir del 1 de enero de 2008 autorizó a los jueces disolver una sociedad de capital “cuando existan carencias en la organización de la misma”, cita.

Y aclara: este ajuste legal aumenta el índice de posibilidades de incurrir en la bancarrota y posterior liquidación de una empresa porque durante los periodos complejos la estructura interna de las compañías se desajusta.

Donde Creditreform sí coincide plenamente con la OFE es en la percepción de las regiones que fueron más dañadas por el incumplimiento y el cierre de compañías en 2009: Zúrich (+13%), Suiza Central (+27%) y el Tesino (+20%).

Servicios, cuesta arriba

A diferencia de la OFE, Creditreform posee registros sectoriales sobre los procesos de quiebra helvéticos.

Según sus cifras, el sector servicios fue el más impactado el año pasado con 2.310 quiebras, 29% más que en 2008. En segundo lugar sigue el sector comercio con 1.152 quiebras, un 22% más que el año previo.

Creditreform explica que dentro del comercio, actividades como la venta de alimentos y textiles atravesaron una mala racha. Lo mismo que la venta de aparatos electrodomésticos, radios y televisiones.

Un par de sectores más tocados por las quiebras fueron la industria manufacturera con 458 procesos finalizados de bancarrota y liquidación, y un repunte del 20% comparado con las ‘bajas empresariales’ de 2008; y la industria de la construcción fue otro de los sectores afectados 1.171 casos y un incremento del 15% con respecto año previo.

Pero estima que 2010 será un año de equilibrio en el que la mayoría de los sectores recuperarán el impulso, y el número de quiebras tendrá la oportunidad de revertirse.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

DATOS CLAVE

En Suiza, el 99,7% de las empresas son PYME (micro o pequeñas empresas) de menos de 250 empleados.

La economía helvética cuenta pues con 321.250 PYME en la actualidad, frente a los 23 millones que registra la Unión Europea.

Las PME suizas emplean a cerca de 2 millones de personas.

End of insertion

INdemnizaciones MENOS GENEROSAS

El Parlamento suizo acaba de aprobar una reforma que acotará la indemnización que reciben los trabajadores que despedidos de una empresa debido a un proceso de quiebra.

El martes (01.06), la cámara baja respaldó la decisión previamente aprobada por la cámara alta de realizar una reforma legal en este dominio.
Concretamente, ha dado luz verde a que el pago a trabajadores se mantenga como la prioridad número uno –de las liquidaciones- cuando una empresa incurra en bancarrota, pero siempre que el monto a percibir por el salario del trabajador no rebase los 126.000 francos suizos anuales (que es el monto anual de cobertura del seguro obligatorio contra accidentes vigente en Suiza).

Si supera dicho ‘techo’, el desembolso a trabajadores se convertirá en la tercera de las prioridades de liquidación de compromisos financieros.

La reforma busca evitar que los directivos de los bancos y las grandes empresas saquen partido de la eventual quiebra de una gran compañía.

End of insertion

Coyuntura suiza

El UBS presentó en mayo un estudio en el que sondea las perspectivas del sector productivo suizo en 2010.

Tras consultar a 470 PYME y 150 grandes empresas, concluye que este año regresará el equilibrio, especialmente a sectores como la industria, fuertemente dañados por la crisis.

Menos representado en las cifras, debido a que representa menos del 2% del PIB suizo, el sector agrícola es uno de los más dañados en tiempos de ‘vacas flacas’.

Entre 2005 y 2009 han desaparecido alrededor de 3.500 explotaciones agrícolas, 9 de cada 10 de carácter familiar.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.