Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Contratiempos en el caso Montesinos

La fiscal zuriquesa, Cornelia Cova, reconoce que el sistema judicial peruano es muy complicado.

(swissinfo.ch)

Dificultades de orden formal entorpecen la ayuda judicial solicitada por Perú a Suiza para determinar el origen de los haberes congelados.

La fiscal de distrito de Zúrich, Cornelia Cova, está a la espera de mayor claridad en las peticiones de ayuda judicial por parte de Perú, para definir a las personas implicadas en el caso Montesinos y los cargos que se les imputan.

En el marco de la ayuda judicial emprendida entre Suiza y el país andino, permanecen bloqueados en la Confederación 114 millones de dólares, 35 de ellos a nombre de Vladimiro Montesinos y el resto a testaferros, comerciantes de armas y ex políticos reconocidos peruanos.

Cornelia Cova, la juez responsable de las investigaciones en Suiza, quien no desiste en su intento por determinar el origen de los haberes congelados, explica a swissinfo el actual estado del caso:

Pregunta: En agosto del 2001 usted consideraba que las pesquisas no se prolongarían por mucho tiempo. ¿Su opinión al respecto ha cambiado?

Respuesta: En enero recibimos de Lima la documentación correspondiente a la solicitada en el marco de la ayuda judicial. Tardó algo más de un año, ya que nuestra solicitud data de noviembre del 2000. Sobre cuánto durará el proceso, aquí o en Lima, no puedo precisar detalles, pero creo que aún exigirá algo de tiempo.

P: La fiscal del Perú, Nelly Calderón, envió a Zúrich una fotocopia de una carta poder firmada por Montesinos sobre sus fondos en Suiza, con el objeto de que ella pudiera retornarlos al Perú. Nada que ver con las formalidades de un procedimiento judicial. ¿Cuál es su opinión sobre la justicia peruana?

R: Tengo la impresión de que el sistema de justicia peruano es muy, muy complicado. Diversas fiscalías y procuradurías se encargan de los diferentes aspectos de la investigación, y la coordinación entre estas oficinas no marcha muy bien.

P: Usted impuso un plazo a Perú. Algunas cuentas, ahora congeladas, serán desbloqueadas. ¿A cuáles cuentas se refiere?

R: Al respecto no quiero dar detalles. He debido imponer este plazo para el 1 de julio a unas dos cuentas y la razón ha sido que en algunas peticiones de ayuda judicial que recibimos de Lima, además de no reunir los requisitos establecidos, tampoco mencionan a las personas inculpadas. Es decir, aquí realizamos una investigación criminal contra una determinada persona, y de acuerdo a las solicitudes de ayuda judicial procedentes de Perú, allá no se está realizando ninguna pesquisa en contra de esa misma persona. Si realmente es así, entonces debemos partir de la base de que no existe razón de sospecha alguna y entonces no hay tampoco razón para mantener el bloqueo de las cuentas afectadas.

P: ¿Recibió nueva información de Luxemburgo y Estados Unidos para confirmar sus sospechas del comercio de drogas entre Rusia y Perú?

R: Lamentablemente no puedo responder afirmativamente. Pero hemos determinado que el dinero llegado de Luxemburgo a Suiza se encontraba antes en Estados Unidos. La documentación recibida de EE UU debimos devolverla con nuevas preguntas, pues son tantas las cuentas implicadas que el proceso para poder aclarar el origen del dinero es arduo. No obstante, existen indicios que confirman el hecho de que de nuevo podría tratarse de comisiones del comercio de armas, sin embargo, se presume que no tienen que ver con el negocio de armamento entre Rusia y Perú del que hasta ahora se ha hablado, sino de otras ventas de material bélico.

P: ¿Qué hay de la ayuda judicial solicitada a Moscú?

R: Desde noviembre del 2000 presentamos nuestra petición. En diciembre del 2001 recibimos la primera señal de Moscú, indicando que nuestra solicitud había llegado. Después me pidieron comprobar mis facultades en el caso, hecho absolutamente inusual. Envié a Moscú una copia de la orden de enjuiciamiento criminal.

P: Pero en Rusia es usted ya conocida por otros casos.

R: Ciertamente, nuestra división ha tenido siempre que ver con las autoridades judiciales rusas en el marco de la ayuda judicial, por ello saben perfectamente -los colegas de Moscú- qué competencias tiene esta fiscalía. Y es tan sorprendente la pregunta que da pie naturalmente a cuestionarse si, en este caso, tal vez otros motivos se esconden detrás de la larga espera.

P: Ahora parece incierto que el dinero del caso Montesinos regrese al Perú, pese a los esfuerzos helvéticos

R: Yo no diría que es más incierto que antes. Aparecen ciertas dificultades en lo que se refiere a la devolución de este dinero. Se trata de dificultades formales y tengo la impresión de que la justicia peruana desde hace tiempo le otorga mucho peso al retorno de la fortuna, y esto sólo es posible si al mismo tiempo estos delitos son investigados a través de un proceso judicial limpio. Y a ese respecto existen justamente ciertos problemas formales.

Patricia Islas Züttel


Enlaces

×