Keystone / Andreas Eggenberger

El coste de vida en Suiza es uno de los más altos del planeta. Las ciudades de Zúrich y Ginebra son las más caras del mundo.

El 15 de enero de 2015, el Banco Nacional Suizo decidió eliminar el tipo de cambio mínimo del franco respecto al euro, tras lo cual la moneda suiza volvió a apreciarse y los productos y servicios suizos se encarecieron en relación a los países de la eurozona. Y aunque los efectos directos de la eliminación del cambio fijo de la moneda nacional se han suavizado –el franco suizo recuperó el valor simbólico de 1,20€ en abril de 2018- los precios han seguido manteniéndose altos.

Según un estudio del banco UBS publicado en septiembre de 2018, Zúrich y Ginebra encabezan la lista de las ciudades más caras del mundo, por delante de Oslo, Copenhague y Nueva York.

En estas ciudades, el alquiler de un apartamento pequeño de dos dormitorios puede superar fácilmente los 2 000$ al mes, mientras que el seguro obligatorio de salud (al menos 335$ al mes), los gastos de transporte (de media 468$ al mes) y alimentación (por término medio 458$ por persona) recortan rápidamente tu sueldo.

De media, el gasto total del consumo de los hogares en Suiza es alrededor de 60 puntos porcentuales más alto que la media de la Unión Europea, de acuerdo con las cifras facilitadas por Eurostat 2018.

A pesar de esos gastos, al tener unos sueldos entre los más altos del mundo, los habitantes de Zúrich y Ginebra disfrutan de un poder adquisitivo considerable: ocupan el segundo y cuarto lugar a nivel mundial en este indicador, intercaladas entre Los Ángeles y Miami, según el informe del UBS.

A modo de comparación, mientras que un trabajador en El Cairo, Egipto, tendría que trabajar 133 días hábiles para poder comprar el último iPhone, un trabajador en Zúrich necesitaría solo 4,7 días, señala UBS.

‘The Economist’ utiliza un método “fácil y sencillo” para calcular la paridad del poder adquisitivo tomando el precio de un Big Mac. Según el Índice Big Mac (enero 2019), un suizo tiene que pagar 6,45 dólares por la misma hamburguesa que costaría 5,58 dólares en Estados Unidos, lo que significa que el franco se ha revalorizado cerca de un 18,7%.

La Oficina Federal de Estadística ofrece más datos en materia de precios en este enlace.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch