Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El animado Festival de Cine de Locarno.

El animado Festival de Cine de Locarno.

(Keystone)

Una guía de las salas de cine suizas, festivales cinematográficos, directores, actores y películas galardonadas, con famosas escenas cinematográficas que usted jamás hubiera pensado que fueron rodadas en Suiza.

Los cinéfilos no pueden sentirse decepcionados con Suiza. Las 280 salas existentes en el país ofrecen cine para todos los gustos. Como en todas partes, la mayoría de los cines suizos ofrece lo que considera que el público demanda y, en consecuencia, exhiben numerosos éxitos de Hollywood, como puede comprobarse en la lista de las películas más populares en SuizaEnlace externo desde 1995.

No obstante, no escasean tampoco las películas de autor, aunque verlas fuera de las grandes ciudades puede resultar algo más difícil. Las películas suizas alcanzan casi el 5% de la venta de entradas.

Si quiere saber qué ponen, dónde y cuándo, basta con ir a CinemanEnlace externo, la mayor plataforma suiza para el cine. Los diarios también publican, en determinados días de la semana, una cartelera de películas. Para filmes suizos, visite la agencia nacional de promoción del cineEnlace externo.

La mayor parte de los cines suizos son cómodos y están bien equipados técnicamente, aunque pueden resultar caros. En promedio una entrada cuesta 16 francos (15,75 dólares), pero en las grandes ciudades puede llegar a costar 19 francos (las películas 3D cuestan 2 francos más y las gafas 3D otros 3 francos adicionales).

No obstante, existen descuentos para estudiantes, jubilados, familias, etc. Por otra parte, muchos cines ofrecen tarifas más baratas los lunes. Dos de las principales cadenas suizas de cine, QuinnieEnlace externo y KitagEnlace externo, ofrecen abonos con descuento para 10 películas. Se pueden adquirir entradas online para la mayor parte de las salas.

Idiomas

Una particularidad propia de los cines suizos es el tratamiento de las producciones extranjeras. Antiguamente Suiza, a diferencia de los países vecinos,  prefería subtitular las películas foráneas. En 2007 se produjo un cambio de tendencia y se vendieron más entradas para películas dobladas que subtituladas. Desde entonces esa tendencia se ha ido consolidando progresivamente (para los distribuidores suizos es más barato, ya que solo tienen que exhibir las copias ya dobladas en Alemania o Francia).

Sin embargo, al menos en las grandes ciudades, se puede todavía acceder a versiones subtituladas de películas convencionales (¡uno llega incluso a acostumbrarse a ver subtítulos en dos idiomas al pie de la pantalla!), mientras que las películas de autor se pasan casi siempre con subtítulos.

Otra diferencia cultural sorprendente, y a veces algo molesta, es hacer un descanso de diez minutos a mitad de la cinta, justo en medio de una secuencia de acción o una escena sentimental…

Hay también limitaciones de edad. Hasta 2013 existió una situación bastante confusa ya que la clasificación de los filmes se dejaba en manos de los 26 cantones.  Para poner un ejemplo, un niño de siete años podía ver ‘El discurso del rey’ (2010) en Ginebra, pero en Basilea tenía que tener 9, en Berna 10 –en ambos casos 12 si no era acompañado por un adulto-  y en Zúrich no se permitía la entrada a nadie con menos de 12 años.

Ahora se han armonizado las clasificaciones, con alguna excepción. Todo film tiene dos edades: una legal y una recomendada. Por ejemplo, ‘Race’ (‘El héroe de Berlín’, 2016), la historia del atleta Jessie Owens, ha sido clasificada (8/12). Esto significa que se permite la entrada a los mayores de 8 años, pero que probablemente el tema no interesará a los menores de 12.

Festivales de cine

En Suiza tiene lugar durante todo el año un amplio repertorio de festivales de cineEnlace externo de alta calidad.

Entre ellos destacan el Festival de Cine de LocarnoEnlace externo, un buen lugar para descubrir joyas cinematográficas de todo el mundo (con la pantalla más grande de Europa); el Festival de Cine de ZúrichEnlace externo que cuenta con la presencia de numerosas estrellas del sétimo arte; el Festival de Cine Internacional y Foro de los Derechos HumanosEnlace externo de Ginebra; FantocheEnlace externo, un festival internacional de cintas de animación; el Festival de Cine Internacional de FriburgoEnlace externo; y el Festival Internacional de Cine Fantástico de NeuchâtelEnlace externo, que ofrece “mundos imaginarios” en una amplia gama de géneros. Visions du réelEnlace externo, en Nyon, es un festival de documentales mundialmente famoso.

Los aficionados al cine de gays y lesbianas pueden elegir entre el QueersichtEnlace externo de Berna, el Everybody’s PerfectEnlace externo de Ginebra, el Pink AppleEnlace externo de Zúrich y el Pink PanoramaEnlace externo de Lucerna (página web solo en alemán).

Uno de los festivales suizos más prestigioso es ShnitEnlace externo, un certamen de cortometrajes. Surgió en Berna en 2003 y ahora se ha extendido a todo el mundo.

No hay nada mejor que ver una película bajo las estrellas y en un escenario espectacular. Suiza ofrece muchas posibilidades de cines al aire libreEnlace externo. Pero compruebe el idioma antes de comprar la entrada, pues la mayor parte de estos filmes están doblados, sobre todo si son de animación.

Directores y actores

El único director suizo que la mayoría de la gente no suiza puede probablemente recordar es Jean-Luc Godard (‘À bout de souffle’, 1960, ‘Le mépris’, 1963) y tal vez  también Marc Foster, autor de películas como ‘Descubriendo Nunca Jamás’ (2004) y ‘Quantum of Solace’ (2008).

Pero en Suiza siguen surgiendo directores creativos y de éxito comercial como Samir (‘Iraqi Odyssey’, 2014), Ursula Meier (‘Home’, 2008; Sister, 2012), Michael Steiner (‘Sennentuntschi”’, 2010), y Alain Gsponer  (‘Heidi’, 2015). Puede consultar aquíEnlace externo más retratos de directores de cine.

Suiza es también suelo abonado para los directores de documentales, como Christian Frei (‘The Giant Buddhas’, 2005; ‘Space Tourists’, 2010), Markus Imhoof (‘More Than Honey’, 2013) y Mirjam von Arx (‘Virgin Tales’, 2012).

Si pasamos a los actores, Bruno Ganz es seguramente el más famoso, aunque es probable que Ursula Andress haya tenido mayor impacto en la cultura popular y en la venta de bikinis. También algunas ‘shooting starsEnlace externo’, como Joel Basman, Carla Juri y Kacey Mottet Klein han seguido gozando del éxito de la pantalla.

Cabe también aquí un reconocimiento al inimitable artista y diseñador HR Giger (1940-2014), que obtuvo un Óscar por su trabajo en ‘Alien’ (1979).

Éxito internacional

¿Cuál ha sido la mejor película suiza de la historia? Según la lista publicada en agosto de 2016 Los cien mejores filmes suizosEnlace externo, sería ‘Höhenfeuer’ (1985), un drama familiar que se desarrolla en los Alpes y que no tiene un final feliz.

Sin embargo, la película con más éxito comercial del cine suizo ha sido ‘Die Schweizermacher’ (“Los hacedores de suizos”, 1985), seguida de ‘Achtung, fertig, Charlie!’ (2003), ‘Late Bloomers’ (2006) y ‘Mein Name ist Eugen’ (2005) –las únicas cintas que han superado la cifra de 500.000 entradas en Suiza.

De entre las diez mejores películas suizas de todos los tiempos solo una está rodada en francés (‘Les Petites Fugues’, 1979). Fuera de Suiza, probablemente la película helvética de mayor éxito ha sido ‘Heidi’, una fiel adaptación de la novela homónima de Johanna Spyri (1880).

Dos cintas suizas han ganado el Óscar a la mejor película en lengua extranjera: ‘La diagonal du fou’ (La diagonal del loco, 1984) y ‘Reise der Hoffnung’ (Viaje a la esperanza, 1990). Hasta ahora ningún actor suizo ha obtenido un Óscar, aunque el productor Arthur CohnEnlace externo ha ganado seis. Jean-Luc Goddard fue galardonado con un Óscar honoríficoEnlace externo en 2010 (bastante controvertido), pero el director no lo recogió alegando que no le daba importancia.

En 2013, Markus Gross, un profesor de gráficos informatizados de Zúrich, obtuvo un 'Óscar técnico' por su trabajo, consistente en hacer mucho más realistas en la pantalla los efectos especiales de las explosiones.

Ningún film suizo ha ganado hasta ahora el Oso de Oro del Festival de Berlín, al menos en su formato actual (desde 1956), ni un León de oro en la Muestra de Venecia. La última película que ganó una Palma de Oro en Cannes fue ‘Die letzte Chance’ (La última oportunidad, 1946).

Localizaciones de película

Probablemente Suiza ha estado representada en alguna de sus películas favoritas, sin que usted lo supiese. A los buscadores de localizaciones les encantan los escenarios espectaculares. Las montañas de Grindelwald han servido de telón de fondo del planeta Alderaan en la Guerra de las Galaxias: Episodio III (2005). Una buena parte de ‘Touching the Void’ (Tocando el vacío, 2003), una reconstrucción de un accidente casi mortal en los Andes peruanos –ganó un Óscar-, fue rodada en realidad en el Jungfrau, debido a que los Alpes berneses ofrecen paisajes con mejores posibilidades cinematográficas.

Suiza ha servido también de decorado de algunas de las más famosas escenas de James Bond, como la de George Lazenby empujando a un villano contra una quitanieves en el Schilthorn en ‘007 al servicio secreto de su Majestad’ (1969), o la grabación del salto de puenting en la presa de Verzasca (Tesino) al comienzo de ‘GoldenEye’ (1995).

Y no solo como telón de fondo natural: el lujoso Dolder Grand Hotel de Zúrich aparece en la exitosa producción hollywoodense de ‘Los hombres que no amaban a las mujeres’ (2011), y algunas escenas de ‘Ángeles y demonios’ (2009) fueron filmadas en el CERN de Ginebra.

Además, se han rodado en Suiza más de 200 filmes de Bollywood durante las últimas dos décadas, y mientras los apacibles prados alpinos sigan siendo el lugar favorito para declarar amor eterno a una joven vestida con un sari, no será insólito contemplar, en el centro de una ciudad, ensayos de admirables coreografías de baile, solo interrumpidas para dejar pasar un tranvía.

swissinfo.ch

×