Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Homenaje a su carrera “Godard no trabaja en oposición a los otros, sino a sí mismo”

Divertirse y experimentar es su pan cotidiano. Director cinematográfico, productor, responsable de montaje y técnico de sonido, Fabrice Aragno colabora desde hace más de diez años con Jean-Luc Godard y se ha convertido en su hombre de confianza. A él se debe la sorprendente 3D de ‘Adieu au langage'. swissinfo.ch dialogó con Aragno a pocos días de que se atribuya a Jean-Luc Godard el premio de honor del cine suizo.



Fabrice Aragno y Jean-Luc Godard durante le filmación de 'Adieu au langage'.

Fabrice Aragno y Jean-Luc Godard durante le filmación de 'Adieu au langage'.

(Keystone)

swissinfo.ch: Desde hace más de diez años, usted trabaja con Jean-Luc Godard. ¿Cómo nació esta colaboración? ¿Era un apasionado de las películas de Godard?

Fabrice Aragno: Todo comenzó con un mensaje en mi respondedor telefónico. Ruth Waldburger, la productora de Godard, me había preguntado al terminar un trabajo común, si estaba interesado en trabajar con Jean-Luc. ¡Por supuesto!, respondí. Un día después recibí un mensaje en mi respondedor. Era Jean-Luc que me pedía que le devolviera la llamada.

Fue divertido. Vengo del cine italiano, Fellini, Taviani, Olmi y sobre todo Antonioni. Godard no era mi director preferido. Había visto solo algunos filmes, los más conocidos. Entonces, con cierto pánico por la propuesta, fui a buscar los casetes de sus películas y los devoré en pocos días. Me sentí un tonto. Tenía miedo de que me interrogase y me considerara un ignorante... Dados los comentarios que circulan sobre su carácter difícil.

Luego, un domingo por la mañana, fui a su oficina, un poco atemorizado.  Antes de entrar, sentí el olor del cigarro y percibí que ahí vivía una bestia salvaje. Detrás de la puerta de vidrio percibí una figura a contraluz. Reinaba la calma. De repente todas mis angustias desaparecieron. Era solo un hombre normal que me sonreía y me pedía hacer las inspecciones de los lugares de filmación y buscar los personajes extras.

swissinfo.ch: ¿Cómo describiría vuestra relación?

F.A.: No tenemos una relación particular. Somos como somos, un tanto tímidos. Comunicamos a nuestro modo. En general hablamos poco, en cierta forma porque yo no soy un hombre de muchas palabras.

Godard  considera a la gente por aquello que es y esto es algo que aprecio mucho. Me hace sentir a gusto y me permite expresarme sin temores. Me divierto al jugar con la técnica, me lanzo con todo. El hecho de no contar con una formación técnica sino de cineasta, me da mayor libertad.

Lo mismo vale para los actores. Jean-Luc filma de la misma manera un perro, un árbol o una actriz, porque lo que busca es la esencia de todo, quiere ir al corazón de las cosas. A veces los intérpretes pueden sentirse un poco heridos en su propio ego, pero para mí es un aspecto positivo. Debo decir que esta es mi propia visión de Jean-Luc. Una percepción subjetiva porque no creo que exista la objetividad.

swissinfo.ch: Después del ‘Film Socialisme’, Godard le pidió de trabajar en un proyecto de film en 3D. ¿Cómo se desarrolló esa idea?

F.A.: Jean-Luc me preguntó si tenía ganas de experimentar un poco la técnica de 3D en el tiempo libre. Era su forma de comenzar un nuevo proyecto. Incluso para ‘Film Socialisme’, dos días antes de la primera vez que fuimos a filmar en el barco del crucero, nos dijo que no vendría. “Si estuviera ahí con vosotros, intentaríais complacerme y no saldría nada. Debéis sentiros libres”. Así comenzó la aventura. 

swissinfo.ch: Le deja mucha libertad de acción...

F.A.: En realidad no es que me deje mucha libertad, nunca me quitó ninguna libertad.

swissinfo.ch: En ‘Adieu au langage’, el empleo de la técnica digital 3D es sorprende y al mismo tiempo poético. ¿Cómo se logró ese resultado innovador?

F.A.: Era el tiempo de Avatar y todos hablaban de la 3D. En realidad, sin embargo, el film era lineal y decepcionante, como todo el cine en 3D. La narración no cambia y los efectos son mínimos. Entonces, ¿qué sentido tiene? Nosotros queríamos hacer una película que pudiese existir solo en 3D, aprovechar esta técnica para expresar algo nuevo.

La técnica de la 3D es simplísima, a pesar de lo que trata de hacernos creer la industria cinematográfica. Se trata de una imagen para el ojo derecho y una para el izquierdo. A partir de esto, buscamos reproducir este efecto, construyendo un soporte especial y utilizando diversos materiales: aparatos fotográficos, cámaras de video y teléfonos del tipo smartphone. Me divertí jugando con los granos de la imagen, la sobreimpresión o el efecto ‘flip flop’ que permite ver dos acciones diversas cerrando alternativamente los ojos

Trabajo de forma intuitiva, sin pensar que lo estoy haciendo va a ser integrado en el film, aunque después estoy contento cuando veo que una imagen ha gustado. Sin embargo, francamente, Jean-Luc es el que logra hacer especiales estos efectos. Tiene la capacidad de crear una obra de arte incluso a partir de imágenes banales. 

swissinfo.ch: La sinopsis parece simple a primera vista e inicia así: “Una mujer casada se encuentra con un hombre libre. Se aman, se disputan. Un perro deambula entre la ciudad y el campo...” ¿Cómo toma cuerpo un guión a la Godard?

F.A.: Un film para Jean-Luc es en cierta forma como un bastoncito de caramelo de azúcar. Cristaliza las ideas que tiene en ese momento y les da forma en torno al film. Las citaciones de  ‘Adieu au langage’, por ejemplo, las tenía todas en su cabeza.  El perro Roxy es el suyo. Había nacido dos años antes. Jean-Luc se dio cuenta que cuando salía a pasear con el perro, espontáneamente la gente le dirigía la palabra. Y de aquí la idea de un perro que permite a una pareja a continuar de existir.

swissinfo.ch: Las películas de Godard son muchas veces viajes sensitivos y subliminales, en los cuales mucho es dejado a la interpretación del espectador. ¿Es también una forma de contraponerse a un tipo de cine comercial?

F.A.: No hablaría de interpretación, sino de sensación. ¿Por qué se necesita siempre querer interpretar todo? Junto a cada cuadro, cada pintura, no está explicado lo que significa. Lo mismo vale para los filmes de Jean-Luc: le hablan a cada uno de forma diversa, como una obra de arte.

En el cine contemporáneo se encuentran siempre las mismas historias, contadas con el mismo formato. Es cierto que las películas de Jean-Luc son complejas. Pero se puede hacer un cine más libre, menos banal, incluso en forma diversa. Y es necesario abrirle los ojos al público.

No creo que porque el cine es de esta forma, Jean-Luc eligió hacer lo contrario. No trabaja en oposición a los otros, sino a sí mismo. En todo caso, es triste que nueve de cada diez realizadores no aprovechen esta libertad que se les da. El cine no está muerto, como dicen muchos. Estamos solo en el inicio, hay tantas cosas a explorar. Basta, con creatividad, de dejar de transitar  el camino trazado.


Traducido del italiano por Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×