Optimismo, pese a una igualdad aún lejana

Cuanta más experiencia profesional adquieren, más pesimistas son las mujeres sobre la igualdad, según el informe de Plan Internacional Suiza. © Keystone / Martial Trezzini

Las jóvenes suizas tienen mucha esperanza en materia de igualdad de género. Una esperanza que se desvanece tan pronto como ingresan al mercado laboral. Con ocasión del Día Internacional de los Derechos de la Mujer, la organización Plan Internacional Suiza divulga una investigación sobre el tema.

“¿Está de acuerdo su esposo en que usted haga viajes de negocios?", pregunta un hombre a una candidata que se presenta para un puesto de trabajo. Esta pequeña frase, consignada en la investigación de Plan Internacional Suiza, Suba Umathevan (37), directora de la organización que defiende la causa de las mujeres, la ha escuchado reiteradamente durante su carrera.

“La igualdad comienza con el lenguaje”, afirma Suba Umathevan. De origen esrilanqués, llegó a Suiza como refugiada a los dos años. “Como mujer y migrante, soy doblemente discriminada”, afirma. No es la única que sufre este tipo de comentarios sexistas u otras discriminaciones relacionadas con el género, como lo muestra el informe publicado por Plan Internacional Suiza.

Según la encuesta, casi el 42% de las mujeres de entre 24 y 40 años se sienten discriminadas en el trabajo. Y cuanta más experiencia laboral adquieren, más pesimistas son sobre la igualdad. Mientras que el 36% de las muchachas de 14 a 17 años encuestadas se mostraron optimistas sobre el tema, esa cifra cayó al 23% para el grupo de 18 a 24 años.

Chocan con el techo de cristal

“Los participantes en el estudio evocan principalmente la desigualdad salarial y la falta de oportunidades de promoción”, precisa Suba Umathevan. Sus declaraciones corroboran la realidad del mundo laboral suizo.

Las mujeres continúan ganan aún 14,8% menos que los hombres. Además, si la proporción de mujeres al comienzo de su carrera es equivalente a la de los hombres, su número se reduce cuando se trata de integrar puestos gerenciales. En el nivel de gestión más bajo, el 38% son mujeres, mientras que su proporción cae al 18% en el más alto, según el Advance & HSG Gender Intelligence report 2019.

La explicación no se encuentra en la falta de confianza de las mujeres en sí mismas, lo que las empujaría a temer puestos de responsabilidad: el 70% de las encuestadas dicen que tienen confianza en sus habilidades de dirección, según el informe de Plan Internacional Suiza. Tampoco se puede acusar a los hombres de no querer realizar tareas domésticas, ya que casi seis de cada diez hombres están interesados en realizar esas actividades y en cuidar a los niños.

“Este es un problema institucional causado por las expectativas culturales y sociales”, estima la directora de la organización. Un análisis confirmado por el informe, que muestra que tanto las chicas como los muchachos atribuyen a los estereotipos la responsabilidad de perpetuar las desigualdades de género. Los patrones tradicionales de distribución de roles son tenaces.

Romper el círculo vicioso de la desigualdad

Para cambiar las mentalidades, debe comenzarse por pagar a mujeres y hombres de la misma manera. Independientemente de su edad y sexo, la mayoría de los encuestados cree que la igualdad debe lograrse a través de salarios iguales y oportunidades de empleo idénticas. Eso permitiría romper el círculo vicioso de la desigualdad en el trabajo: los hombres ganan más dinero, por lo que son las mujeres las que trabajan menos cuando llega un niño, mientras que sus colegas masculinos continúan escalando la jerarquía.

"Este es un problema institucional causado por las expectativas culturales y sociales"

Suba Umathevan

End of insertion

En comparación internacional, Suiza todavía tiene un largo camino por recorrer para eliminar las desigualdades. En 2018, The glasse-ceilin index  (índice del techo de cristal) de The Economist ubicó a Suiza en el puesto 26 en términos de igualdad de género en el mercado laboral, detrás de la mayoría de los otros países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Suiza obtuvo malos resultados en casi todos los aspectos de la participación femenina en el mercado laboral.

El Quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas busca lograr la igualdad de género para el 2030. “Una fecha límite poco realista para Suiza”, comenta Suba Umathevan. Para otros Estados también, de acuerdo con el pronóstico del Índice Global de Brecha de Género 2020, tomará casi 100 años alcanzar la paridad de género al ritmo actual de los progresos.

Optimismo a pesar de todo

Pero entonces, ¿por qué tanto optimismo entre las mujeres jóvenes? “Es falta de realismo”, responde la directora de Plan Internacional Suiza. También podemos sacar una conclusión más optimista: las niñas se sienten tratadas de manera igualitaria dentro del sistema educativo suizo, agrega. Sin embargo, según su organización, son los esfuerzos de todos, empleadores, gobierno, autoridades educativas y medios de comunicación, los que deben actuar en común para mejorar la posición de las mujeres en el mercado laboral.

El informe

Para su encuesta, Plan Internacional Suiza entrevistó a 1002 mujeres y 1242 hombres entre 14 y 24 años, así como a 714 mujeres entre 24 y 40 años.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo