De Porto Alegre a la India, pasando por la utopía

El Foro Social Mundial de Porto Alegre clausuró con "no a la guerra". Keystone

Con una marcha multitudinaria por las calles de Porto Alegre - contra la guerra en Irak y no al ALCA- clausuró la tercera edición del Foro Social Mundial.

Este contenido fue publicado el 28 enero 2003 - 15:42

Protestas contra el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas y un llamado por la paz.

La clausura anticipada en esta noche del lunes no dejó de sorprender a los participantes, ya que todo estaba prevista para el martes, con una gran ceremonia oficial.

Pero una gran parte de los asistentes seguirá participando en los trabajos de sus redes, y en particular el Comité de Organización del FSM 2004, que trasladará el próximo evento a la India.

Gran protesta contra el ALCA

El cierre del tercer Foro Social Mundial (FSM) tuvo esta vez el marco de una gran manifestación contra el ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), que Estados Unidos desea implantar en la región.

Una vez más miles de personas participaron en la marcha desde el estadio "Gigantinho", donde se dictó la última conferencia, hasta el Largo de Epatur, en el que los organizadores expusieron el balance final del FSM.

Francisco "Chico" Whitaker, miembro de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Nacional de los Obispos (católicos) de Brasil, fue el encargado de anticipar a la multitud las cifras finales del evento.

Todo resultó gigante en Porto Alegre

Según Whitaker, cerca de 100 mil participantes, provenientes de 156 países llegaron a Porto Alegre. Algo más de 20 mil delegados, representando 5.717 organizaciones y movimientos de 156 naciones. Cubrieron las actividades 4.094 periodistas de 51 países

Del total de la programación prevista inicialmente (se calculaban 1.710 eventos), se realizaron en efecto 1.286 actividades diferentes-talleres, conferencias, paneles y testimonios. Más de 25 mil personas vivieron y animaron encuentros especiales en el Campamento de la Juventud, instalado en el Parque de la Armonía, en los contornos del centro y al lado de la Laguna Guaiba.

Un balance imprescindible

"El elemento más positivo de esta tercera edición es el interés que el FSM ha despertado y la inmensa cantidad de gente que participó" señaló a swissinfo François Houtart, sacerdote e intelectual belga, director del Centro Tricontinental de Lovaina y miembro del Consejo Internacional del FSM.

Participación que desborda todos los cálculos y que indica que esta iniciativa en marcha, a sólo dos años de existencia, ha logrado convertirse en un escenario imprescindible de la visión "altermundialista" (a favor de otra mundialización), enfatiza Francisco Whitaker en diálogo exclusivo con este corresponsal.

"Estamos logrando una dimensión y proyección mundial nunca imaginada hace apenas un año. Constituimos ya una de las grandes conquistas del movimiento contestatario", precisa.

Concepto con el cual coincide Antonio Martins, representante de ATTAC/Brasil en el mismo Comité y director de CIRANDA, la rueda informativa alternativa. "Crecimiento no sólo numérico, sino también social. Cuando uno caminaba por los pasillos y entraba a las salas de conferencias o talleres percibía la gran afluencia de jóvenes y de sectores más populares...Pienso que la lucha contra la globalización neo-liberal está dejando de ser un concepto teórico para convertirse en una práctica cada vez más cotidiana de miles y miles de personas », subraya a swissinfo.

Algunas limitaciones

Valoraciones optimistas que ubican también, coincidentemente, ciertos límites de fondo de esta tercera edición. "Para asegurar la diversidad y la convergencia fue necesario expandirse. Sin embargo, un evento tan grande no puede llegar a síntesis y directivas todo lo concreto que hubiéramos querido", resumió François Houtart.

Si el tercer foro de Porto Alegre fue el de la explosión participativa, A India 2004 le corresponderá encontrar las respuestas metodológicas para que cantidad y calidad no se antepongan.

El FSM deja, no sin cierta melancolía de los brasileros, la ciudad de Porto Alegre que lo vio nacer en 2001. Queda como consuelo la decisión de sus organizadores de volver aquí en el 2005, y de reconocer la estrecha relación entre el Foro y la capital de Río Grande do Sul.

Desde hoy, por decisión de los organizadores, se haga donde se haga, el FSM se llamará por siempre Foro Social Mundial de Porto Alegre.

Sergio Ferrari
Enviado especial a Porto Alegre

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo