Navigation

Declaraciones contradictorias cuentas CDU en Suiza

Helmut Kohl (drcha) y su abogado instantes antes de comparecer ante la comisión parlamentaria el pasado 6 de julio en Berlín. Keystone

La fiscalía de Bonn analiza las declaraciones supuestamente contradictorias del ex canciller germano, Helmut Kohl, y del antiguo apoderado de la CDU, Uwe Lüthje, sobre las cuentas secretas del partido en Suiza y estudia una lista de presuntos donantes.

Este contenido fue publicado el 14 agosto 2000 - 16:39

Helmut Kohl negó ante la comisión parlamentaria que investiga la financiación ilegal de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) tener conocimiento de la existencia de tales cuentas en un banco suizo y declinó reiteradamente dar a conocer los nombres de los benefactores anónimos de su partido.

El canciller de la reunificación germana ha vuelto a acusar a los partidos gubernamentales y a sectores de la opinión pública de llevar adelante una campaña de desprestigio en su contra para desacreditarlo a escala nacional e internacional.

El asunto de las donaciones ilegales a la CDU ha ensombrecido incluso los preparativos para la celebración del décimo aniversario de la unificación alemana. La Unión Social Cristiana (CSU), partido hermano de la CDU en Baviera, reclama que Kohl sea uno de los disertantes en el acto solemne, previsto para el próximo 3 de octubre en Dresde.

El ex apoderado general de la CDU, Uwe Lüthje, testimonió por escrito ante el comité parlamentario que investiga el caso que en 1992 informó al entonces canciller y presidente del partido del cierre de una de las cuentas en Suiza.

Según las declaraciones a la prensa del presidente de la comisión parlamentaria, Volker Neumann, del gobernante partido Socialdemócrata alemán(SPD), el testimonio de Lüthje es "en parte, muy exhaustivo".

La fiscalía de Bonn dio con documentos de la CDU en los que aparecen listas internas confeccionadas por la tesorería del partido sobre probables donantes de dinero provenientes de los sectores económicos alemanes.

Entre ellos figuraría el "zar" alemán de los medios de comunicación privados Leo Kirch, según el semanario alemán "Der Spiegel".

Lüthje declaró que había informado a Kohl y al entonces tesorero del partido, Walter Leisler Kiep, al margen de un congreso partidario celebrado en Düsseldorf en 1992, sobre la disolución de la cuenta de la "Fundación Norfolk", que tenía un saldo de 1,5 millones de francos suizos en su haber.

En esa reunión se decidió que la sucesión de Kiep en la tesorería del partido fuera asumida por Brigitte Baumeister, comprometida en la entrega de una donación del traficante de armas, Karlheinz Schreiber, al entonces jefe de la bancada democristiana en el Parlamento alemán (Bundestag), Wolfgang Schäuble.

La afirmación de Kohl ante el comité de que Lüthje le había informado durante el congreso del partido solamente del cierre de una caja fuerte en Suiza no es correcta.

"Eso, con seguridad, no es cierto", dijo Lüthje al prestar declaración y puntualizando que Kohl le preguntó en ese momento si "todas las labores finales habían sido concluidas correctamente".

Lüthje admitió que no informó a Kohl en detalle sobre la operación, pero que le había comunicado que tanto el asesor fiscal, Horst Weyrauch, como él habían recibido un pago final extraordinario del entonces tesorero Kiep procedente de la cuenta de la "Fundación Norfolk".

La decisión de repartirse el importe restante de la cuenta se adoptó el 30 de marzo de 1992 en la oficina de Kiep en Francfort, según Lüthje. El entonces tesorero de la CDU decidió que la suma de 1,5 millones de francos suizos fuera repartida por partes iguales entre los tres. Kiep negó esto ante la comisión parlamentaria.

La fiscalía de Bonn evalúa ahora la posibilidad de interrogar al ex canciller Kohl y al antiguo apoderado de la CDU Lüthje para aclarar las presuntas contradicciones en sus afirmaciones y estudia las listas de probables donantes de dinero al partido.

Mientras tanto, la fiscalía de la ciudad de Augsburgo ha acusado al ex tesorero de la CDU de blanqueo de dinero. Según el fiscal, Kiep sabía que los millones de marcos donados por el traficante de armas Karlheinz Schreiber a la CDU, en conexión con un negocio de venta de carros blindados a Arabia Saudí, era dinero no declarado a Hacienda y que estaba ayudando a éste a evadir el pago de impuestos al fisco.

Schreiber entregó el dinero al tesorero Kiep y al asesor fiscal Horst Weyrauch en Suiza. Kiep confirmó ante la fiscalía de que se trataba de una donación personal de ese traficante de armas al partido.

La CDU tendrá probablemente que pagar otra multa millonaria por no haber asentado en sus libros de contabilidad las donaciones de Schreiber.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.