Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Democracia digital Pierre Rom: “Soy un guerrero digital y liberal”

Por
Pierre Rom

“Yo soy un guerrero digital”, dice Pierre Rom de 93 años de edad. “Soy mejor expresándome por escrito, que en voz alta”.

(©Thomas Kern/swissinfo.ch)

El enérgico Pierre Rom, de 93 años, forma parte de un movimiento político constituido fundamentalmente por gente joven. Es parte de un “ejército de escritores de comentarios” que son considerados el “arma secreta” del movimiento Operation Libero. Su misión: combatir el odio en Internet.

Y sus actividades son muy parecidas a las de cualquier nativo digital.

“Soy mejor para expresarme por escrito que hablando”, dice Rom, mientras me acerca un documento de un par de páginas escrito por él. Es su muy personal forma de iniciar la conversación que sostendremos en un restaurante de Berna, la capital suiza.

En el documento puede leerse claramente su visión política. Los partidos ya no son capaces de movilizar apoyos más allá de su entorno inmediato, asienta uno de los puntos. Y estas tareas pueden y deben ser desarrolladas en el presente por movimientos como ‘Operation Libero’. Y ésta es la razón por la cual se unió a esta agrupación.

Nacido en 1924, Rom fue secretario y miembro activo del Partido Liberal Radical de Suiza y hoy es uno de los más activos guerreros digitales de Operation LiberoEnlace externo. El “Ejército de escritores de comentarios” del que forma parte es considerado el arma secreta de un movimiento que fue desarrollado inicialmente por grupos estudiantiles. Con la ayuda de decenas de jóvenes voluntarios, firmes creencias liberales e inteligentes campañas en las redes sociales, Operation Libero ha ido sacudiendo y despertando a la política suiza.

Este artículo es parte de #DearDemocracy, una plataforma de swisinfo.ch dedicada a temas vinculados a la democracia directa.

Fin del recuadro

Sus guerreros digitales interactúan con la gente vía comentarios escritos en las muchas secciones que existen en las redes sociales y participando en los debates sostenidos en las páginas de admiradores que tienen sus principales oponentes políticos en Facebook. Esta “guerra informativa” en línea se ha convertido en un fenómeno común desde que inició el conflicto en Ucrania en la primavera del 2014.

Son una bien organizada "armada de troles" que actúa en nombre de las dos partes de un conflicto. Y no dudan en llevar sus disputas hasta las secciones de comentarios de diversos medios europeos: su táctica está ganando popularidad entre los partidos y las organizaciones aquí en Suiza.

La idea de los Liberos surgió cuando ellos mismos fueran el blanco de agresivos comentarios: "Los defensores de la iniciativa para deportar automáticamente a los extranjeros que cometieran un delito menor inundaron nuestras páginas”, dice Adrian Mahlstein, experto en redes sociales. A partir de entonces, los activistas liberales decidieron pelear con las mismas armas.

“Tal vez sea viejo, pero aún tengo el derecho a votar, y por ello aún deseo expresar lo que pienso. Sería un error quedarme cruzado de brazos mirando pasar la vida”. ​​​​​​​

(©Thomas Kern/swissinfo.ch)

Pequeño esfuerzo, gran recompense

Esta forma de compromiso político no exige mucho y sí tiene, a cambio, un gran impacto. Una investigación realizada por estudiosos alemanes sobre el impacto de los sitios de noticias de la Suiza de expresión alemana mostró que la gente piensa que las opiniones expresadas en línea representan a la mayoría de la gente y no a minorías que se comprometen con formas muy concretas y específicas de diálogo político.

Los investigadores se refieren a este fenómeno como “astroturfingEnlace externo”. Esto es, crear la impresión de que la opinión pública se inclina hacia una posición específica. “Pero puede ser una sola persona la que está provocando cientos de comentarios. “El riesgo es que esto puede provocar distorsiones masivas en la percepción pública”, advierte el científico político Lukas Golder del Instituto de Investigación y sondeos GfS Bern.Enlace externo

Levantando la voz

Otro estudio muestra que aquellos con tendencia política de derecha suelen ser comentaristas activos, mientras que aquellos que se ubican a la izquierda del espectro político frecuentemente se conforman pulsando “me gusta”.

Ésta es la tendencia que la Operation Libero quiere contrarrestar utilizando argumentos y principios liberales. Pero sin utilizar propaganda cliché impuesta desde las cúpulas del aparato público, como sucede con las llamadas ‘fábricas de troles’ apoyadas por los gobiernos, que están lejos de ser verdaderas herramientas de debate. El discurso político debe ser alimentado por los hechos y no por percepciones.

"Estamos interesados en las personas que leen. No en los troles", dice a swissinfo.ch Max Obrist, quien es, de facto, el "comandante en jefe" de estos guerreros digitales.

"Encontramos que algunas personas que discutían sobre los patrones de migración tenían muy poco conocimiento sobre el tema. Vimos que los entrometidos tenían la escena libre para ellos porque los demás se replegaban. Esto es lo que tratamos de cambiar", añade.

“Si alguien publica algo que es erróneo, yo le respondo”.

(©Thomas Kern/swissinfo.ch)

Se requiere piel gruesa

Para ayudarse unos a otros, los guerreros digitales comparten experiencias a través de una herramienta de comunicación que llamaron ‘Slack’, que les permite crear un proceso de retroalimentación en las respuestas que dejan en las secciones de comentario. Un comentario apoya al de algún otro guerrero que escribió previamente, un ejercicio que lo estimula a seguir ya que, a menudo, los debates son ásperos y agresivos.

La lucha contra el odio de algunos de los participantes en las secciones de comentarios puede ser extenuante. La ‘higiene mental’ es fundamental, y dar y recibir apoyo de otros guerreros es una fuente de motivación.

Pero a diferencia de lo que podría pensarse, este ejército de voluntarios no solo está integrado por nativos digitales. Hay generaciones de todas las edades involucradas. Y Rom, el nonagenario de Berna, es el ejemplo perfecto de ello.

“Tal vez sea viejo, pero aún tengo el derecho a votar, y por ello aún deseo expresar lo que pienso. Sería un error quedarme cruzado de brazos mirando pasar la vida”.

Rom piensa que el movimiento Operation Libero jamás tendrá que convertirse en partido político.

(©Thomas Kern/swissinfo.ch)

En el campo digital de batalla

La principal zona de guerra de las batallas de comentarios es Facebook. Rom está cada vez más activo en esta gigantesca red social, comprometido con diversas redes políticas y lanzando sus argumentos lo mismo a defensores de la derecha que de la izquierda.

Rom sentencia: “si alguien afirma algo erróneo, yo respondo". El liberal no puede soportar las afirmaciones que se sustentan en hechos erróneos.

Pasa varias horas al día investigando para garantizar la solidez de sus comentarios en Facebook. Y dice que confía en seguir siendo parte de la Operation Libero mientras sea una plataforma dinámica de proselitismo sobre temas relacionados con el estado de derecho y las ideas liberales.

Considera que abordar este tipo de temas ha sido una de las claves del éxito del movimiento y tiene claro que Operation Libero jamás debería convertirse en un partido político.

Más bien cree firmemente -y por eso defendió en Facebook “por todos los frentes” al nuevo presidente francés Emmanuel Macron- que los nuevos movimientos que sean capaces de formar coaliciones, como ‘La République en Marche’ de Macron, son la clave del futuro.

Vía rápida

Las cifras que se desprenden de las redes sociales le dan la razón. Muchos partidos populistas de derecha como el AfD de Alemania, el UKIP de Gran Bretaña, o el Frente Nacional de Francia, tienen tres veces más seguidores que los partidos gobernantes establecidos.

Sin embargo -a diferencia de Alemania, Francia o Gran Bretaña- con 23 200 aficionados a partir del 1 de junio de 2017, los Liberos han superado en Suiza tanto a los partidos de izquierda, como a los de derecha, lo que convierte a Suiza en una excepción.

Porque es justamente en la ruidosa escena política característica de las redes sociales, que los partidos populistas ganan terreno.

“La clave (en Suiza) ha sido reducir el número de documentos complejos para comunicar una visión equilibrada en las plataformas digitales, una estrategia que resulta muy productiva”, explica el científico político Golder.

Por otra parte, la democracia directa también ayuda, ya que los debates en redes sociales parecen interesar a más personas que las comunicaciones digitales lanzadas por los partidos políticos.

Muchos comités de votación actúan de manera más profesional cuando usan formatos multimedia, como lo demuestra el gran número de personas movilizadas contra la iniciativa del Partido Popular (2016) para expulsar extranjeros que cometieran delitos menores o cuando se votó la Tercera Reforma Fiscal para Corporativos.

Gifs, videos e infografías para presentar los hechos, se están convirtiendo en armas cada vez más valiosas en el arsenal utilizado en el campo de batalla electoral digital.

Y si Facebook y otros foros se vuelven más populares como escenarios para formar opiniones políticas en el futuro, los Liberos estarán armados con Rom y con el resto de los "guerreros comentaristas" para dar una batalla de altura.

Adrienne Fichter, exdirectora del equipo editorial de medios sociales del periódico NZZ, trabaja actualmente como periodista digital independiente.

Se ocupa de la democracia digital directa en el blog #DearDemocracy de swissinfo.ch, que analiza la influencia e impacto de la tecnología digital en los sistemas y procesos relacionados con la democracia directa.

Nos centramos en la influencia de las redes sociales en las elecciones y los votos, la participación pública en las plataformas digitales, el gobierno electrónico, la tecnología cívica y los datos abiertos.

En tiempos de noticias falsas virales, las llamadas redes zombi y el exceso de tuis políticos de Donald Trump, el diálogo político y la digitalización se vuelven cada vez más importantes.

En #DearDemocracy, revelamos las tendencias, oportunidades y riesgos existentes, así como las respuestas políticas.

El autor de este texto también está en Twitter: @adfichter

Fin del recuadro


Traducido del francés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×