Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Derecho de voto a los 16 años La revolución secreta en los Alpes de Glarus

Por


Pascal Vuichard en la plaza Zaun en Glarus, donde la ciudadanía decidió hace una década el derecho de voto a partir de los 16 años.

Pascal Vuichard en la plaza Zaun en Glarus, donde la ciudadanía decidió hace una década el derecho de voto a partir de los 16 años.

(Cora Pfafferott)

Los suizos de la montaña pueden ser considerados políticamente audaces e innovadores: los electores del cantón de Glarus desde hace diez años descendieron de 18 a 16 la edad para conceder el derecho de voto. Un cambio único en Suiza y que ha generado jóvenes y muy activos políticos. 

Segura de sí misma, en este húmedo y frío día de primavera, Leana Meier conduce su ciclomotor sobre la calle Zaun en Glarus, la capital del cantón homónimo, en el este helvético. Esta chica de 14 años obtuvo su permiso de conducir hace un mes. Para participar en las votaciones y elecciones debe esperar dos años más. Solo en este cantón de Suiza se tiene derecho al voto a los 16 años. Un derecho alcanzado el 6 de mayo de 2007.

Para otra chica, Laura, que encuentro en la Casa de la Juventud de Glarus jugando futbolito, la historia es otra. Con 16 años podrá ya participar en la próxima cita en las urnas. “Alcanzar el derecho de voto significa obtener confianza. Es un privilegio, pero también una gran responsabilidad”, me dice.

El derecho de voto a partir de los 16 años se discute en todo el mundo y en Suiza el paso lo dio uno de los dos cantones que practican todavía la democracia directa en su forma premoderna, con la denominada ‘Landsgemeinde’; es decir, la asamblea ciudadana en la que se deciden los asuntos a mano alzada. ¿Pero qué cosa ha cambiado en Glarus desde que se permite el votar a los 16 años? ¿Desde 2007 participan más jóvenes en las decisiones políticas? ¿Las decisiones populares son más osadas?



Laura (izquierda) y Lucia entrenan en el futbolito. Ellas ya pueden emitir su parecer en las urnas de Glarus, un pequeño cantón en el corazón de Suiza.

Laura (izquierda) y Lucia entrenan en el futbolito. Ellas ya pueden emitir su parecer en las urnas de Glarus, un pequeño cantón en el corazón de Suiza.

(Cora Pfafferott.)

Pascal Vuichard encarna exactamente el perfil que tenía en mente en 2005 la juventud socialista suiza  cuando lanzó una iniciativa popular para reducir de 18 a 16 la edad de derecho de voto: chicos interesados y comprometidos que bien podían emerger como protagonistas del quehacer político.

Esto ocurrió con Vuichard. Hace tres años fundó con otros colegas el Partido Verde Liberal en Glarus. Hoy es presidente cantonal y copresidente de los jóvenes verde-liberales en Suiza. Además organiza el parlamento juvenil en Glarus para que los chicos adquieran el gusto por la política.

Gran empujón

“El derecho de voto a los 16 años me enorgulleció y me motivó mucho para entrar en la política. Glarus tiene en Suiza una imagen sobre todo conservadora. Y el paso de otorgar el voto a los 16 fue progresista y demostró que aquí también hay evolución en materia política”, dice Vuichard, que actualmente prepara su tesis doctoral en Economía Empresarial en la Universidad de San Gallen. 

Glarus destaca en el mapa de los 26 cantones de Suiza como aquel que aún practica la ‘Landsgemeinde.

Una vez al año, el primer domingo de mayo, se reúnen miles de ciudadanos en la plaza central, la ‘Zaunplatz‘ y votan a mano alzada los temas de la agenda política local.

Glarus es una de las más pequeñas entidades federativas de Suiza. Ubicada al centro del país, tiene 40 000 habitantes que viven entre los estrechos valles a los pies de las cumbres alpinas. De este total, 26 500 tienen derecho de voto.

Uno de esos ciudadanos es Marco Kisler (32), que participó activamente en el debate para otorgar el derecho de voto a los 16. El socialista impulsó una decisión aún más espectacular: la fusión de 25 comunas del cantón en solo tres grandes municipios. Un cambio radical, único en la historia de la Suiza moderna, y respaldado por la mayoría en la ‘Landsgemeinde’ en 2006. 

Ese éxito animó más al joven socialista. En 2009 obtuvo uno de los siete puestos en el Gobierno colegiado de la gran comuna de Glarus-Norte y en 2012, en el Parlamento cantonal. Kiesler está convencido de que “se requieren cambios sustanciales” en la sociedad.

Este artículo es parte de #DearDemocracy, la plataforma de swissinfo.ch sobre democracia directa.

Fin del recuadro

En los últimos tiempos, Kiesler se ha destacado por su participación como director de campaña en las iniciativas populares impulsadas por su partido, aunque ninguna de estas ha alcanzado el visto bueno de la mayoría en las urnas; no obstante, despertaron el interés y el debate. Fue el caso de la iniciativa que pretendió limitar los ingresos de los ejecutivos a un máximo de doce veces el salario más bajo en su empresa. En otras palabras, el ejecutivo mejor pagado no debía recibir en un mes más de lo que el trabajador con el salario más bajo de su empresa recibiera en todo un año.

Tradición y progreso en Glarus solo a primera vista parecen contradictorios. Cierto, en la ‘Landsgemeinde’ se mantienen costumbres de antaño. Por ejemplo, la marcha del jefe del ejecutivo entre los asistentes a esta asamblea ciudadana, apoyado con una antigua espada; o el tradicional cierre del encuentro con salchichas de ternero. Pero al mismo tiempo. La voz del pueblo de Glarus está abierta a lo nuevo.

¿Impulso en toda Suiza?

En la vecina Austria desde 2008 el derecho de voto también se concede a partir de los 16. Estudios demuestran que esta reforma ha reforzado el interés de los jóvenes en la política, pero sin diferencias significativas en el comportamiento del voto.

En Suiza, el derecho de voto a los 16 años también es un tema actual en el semicantón de Basilea-Campo. En verano los electores votarán la iniciativa de la juventud socialista al respecto.

A escala nacional también hay partidarios de esta idea. Entre sus impulsores se encuentra el propio ministro de Exteriores, Didier Burkhalter (liberal-radical): “Apoyo el derecho de voto a partir de los 16 años porque así se logra exigir la responsabilidad de los jóvenes en nuestro destino común”. 

Derecho de voto  

Irán, tras la expulsión del Sha, descendió a 15 años la edad para votar, pero en 2007 volvió a imponer el límite a los 18 años, como se acostumbra en la mayoría de los países del globo actualmente.

A mediados del siglo pasado el derecho a voto se otorgaba comúnmente a los 20 años. Después comenzó el descenso paulatino para establecerse en 18. Japón recientemente dio el paso.

El voto a los 16 se conoce hoy en Austria, en algunos estados alemanes, además del caso de Glarus en Suiza y en Noruega hay algunos impulsos a escala comunal. 

Fin del recuadro

Cora Pfafferott es portavoz de Democracy InternationalEnlace externo y dirige la secretaría de la Fundación Suiza de DemocraciaEnlace externo.

El derecho de voto a partir de los 16 años. ¿De acuerdo o no? Escríbanos sus argumentos.



(Traducción: Patricia Islas)

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×