Navigation

750.000 millones para rescatar la eurozona

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE realizaron ayer una reunión de emergencia. Keystone

La noche del domingo, los países de la UE acordaron implementar un plan de rescate histórico que puede alcanzar 750.000 millones de euros para ayudar a los países de la eurozona que lo necesiten y poner fin a una crisis financiera que amenaza con alcanzar todo el planeta.

Este contenido fue publicado el 10 mayo 2010 - 12:01

Esta ayuda sin precedentes en la historia reciente incluye préstamos de los países de la zona euro, así como préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Seis bancos centrales del mundo, entre los que figura el Banco Nacional Suizo (BNS) y la Reserva Federal (Fed) estadounidense, lanzaron la noche del domingo una acción concertada y excepcional para estabilizar la zona euro que incluye principalmente liquidez para los bancos.

El Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Suiza y Japón decidieron reactivar los mecanismos de intercambio (swap) de divisas para permitir a Europa, principalmente, tener liquidez en dólares más fácilmente.

“Estas iniciativas están diseñadas para ayudar a mejorar las condiciones de liquidez en mercados financiados en dólares para evitar que se esparza la presión hacia otros mercados y centros financieros”, indicó la Fed en un comunicado. Un dispositivo similar fue utilizado cuando comenzó la crisis financiera mundial en 2007-2008.

"En reacción al resurgimiento de tensiones en los mercados europeos de corto plazo en dólares estadounidenses, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Nacional suizo anuncian el restablecimiento de acuerdos de swap temporales en dólares", indica en un comunicado el Banco Central Europeo (BCE).

Por su parte, el Banco de Japón anunció que se asocia a estas medidas concertadas. “El Comité de Política Monetaria del Banco de Japón decidió reinstaurar temporalmente el acuerdo de swap en dólares con el Reserva Federal de Estados Unidos”, indicó la entidad nipona en un comunicado.

Subida de las bolsas

Las principales bolsas europeas abrieron en fortísima alza este lunes, después del anuncio de un histórico fondo de ayuda de los miembros de la Unión Europea (UE) a los países de la zona euro y medidas excepcionales adoptadas por los bancos centrales en el mundo.

La Bolsa de Valores Suiza (SIX) abrió este lunes con una clara subida ante la decisión de la UE: a las 9:15 horas de la mañana el índice de valores marcaba 6356,86 puntos (+2,44% respecto a ayer), mientras que la lista global SPI había crecido en un 2,38%, hasta los 5617.76 puntos.

El alza se ha centrado sobre todo en los títulos bancarios y en las de las aseguradores que estaban especialmente bajo presión las últimas sesiones, por ejemplo del UBS (+5,96%), Credit Suisse (+6,74%) y Swiss Life (+4,10).

A la misma hora de la mañana, París ganaba un 5,59%, Lisboa un 7,51%, Milán más de un 6%, Ámsterdam un 3,3%, Londres un 3,34%, Fráncfort un 2,91% y Madrid más de un 9%. La Bolsa de Tokio cerró con un alza del 1,60%.

¿Servirá de algo?

Las medidas podrían ocasionar un atisbo de alivio a los exportadores suizos e inversores que temían que el franco suizo pueda crecer demasiado. Los expertos se preguntan sobre los posibles costes de la histórica medida.

El diario de Ginebra ‘Le Temps’ dice que el paquete de ayudas es “sólo parte de la ecuación” y habla de “una hipoteca demasiado grande para las generaciones venideras”.

“Para que el remedio funcione, la enferma eurozona tiene que crear una gobernanza a la altura de su moneda única”, escribe Richard Werly en su editorial titulado ‘El baile de los billones’.

Además añade que esto requerirá “sacrificios para disipar un poco más las últimas ilusiones de soberanía”.

En Zúrich, el 'Neue Zürcher Zeitung' (NZZ) estima que este plan va en contra de las promesas y de los principios de la zona euro. Teme “consecuencuas fatales”, si los “préstamos pueden estar realizados bajo la apariencia de una garantía colectiva vía los países de la zona euro”.

Mientras que también en Zúrich, el rotativo ‘Tages-Anzeiger’ expone que el paquete de rescate hace actuales de nuevo los recuerdos del rescate de los bancos del año pasado.

“Esto no es una coincidencia,” escribe Rita Flubacher.

“El paquete no es sólo para el corral congelado, calculan los especuladores de Estados Unidos y Asia. Es también para los bancos, compañías aseguradoras y fondos de pensiones que no quieren ver cómo sus activos se disipan tras ser instados por los políticos a que huyan de los valores elevados especulativos hacia los supuestamente seguros bonos estatales”.

¿Servirá de algo? “Lo sabremos desde hoy”, concluye Flubacher.

swissinfo.ch y agencias

Defensa del euro

Las medidas de emergencia tienen un valor mucho más grande que cualquier intento previo de los 27 países de la Unión Europea o de los 16 Estados de la eurozona para calmar a los mercados.

El comisario de Asuntos Monetarios de la UE, Olli Rehn, dijo en una rueda de prensa que el paquete de medidas "prueba que defenderemos al euro sin importar el coste".

Estas medidas fueron decididas después de que la crisis griega empujase los rendimientos de la deuda soberana y los seguros sobre esta deuda a niveles récord.

Los mercados financieros habían comenzado a castigar a otros miembros de la zona euro con altas deudas como Portugal, España e Irlanda, en lo que el ministro de Finanzas de Suecia describió como una "conducta de manadas de lobos".

End of insertion

Plan para Grecia

Tanto la UE como el FMI ya habían aprobado un paquete de 100.000 millones de euros para apoyar a Grecia, cuyo déficit de presupuesto llegó el año pasado a un 13,6% de su PIB.

Para asegurar los fondos, Grecia se comprometió a realizar severos recortes de presupuesto y a tomar medidas de austeridad tan duras que ya provocaron violentas protestas, en momentos en que el país busca reducir su déficit al límite de la UE, un 3%.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo