Navigation

Skiplink navigation

ABB y Panalpina, sujetas a investigación

ABB vigila para evitar cuentas en la sombra. Keystone

Para evitar sanciones futuras, los dos grupos empresariales suizos notifican por separado a la Justicia de EEUU sobre posibles ilícitos cometidos en sus filiales.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2007 - 14:07

También esta semana, Swiss cuadruplica ganancias y Suiza solicita a Bruselas la denominación de origen para su gruyere. Resumen.

Adelantándose a un posible escándalo que dañe su reputación y a la obligación de pagar multas multimillonarias, el gigante helvético-sueco de la robótica, ABB, denunció (26.07) ante el Departamento de Justicia del gobierno de los Estados Unidos una serie de pagos sospechosos que recibió en algunas de sus filiales de Asia, América del Sur y Europa.

Las posibles irregularidades fueron descubiertas durante varios controles y auditorias internas realizadas por la propia compañía, que al observar los resultados estimó que "podrían atentar contra el Acta de Prácticas Extranjeras y otras leyes en vigor en EEUU", detalló el ABB.

El dossier con la información de presunta corrupción fue depositado ante el Departamento de Justicia estadounidense y la Securities and Exchange Commission (SEC) –autoridad financiera del gobierno de George W.Bush.

La citada información contrastó con la presentación, el mismo día, de los resultados financieros de ABB con utilidades netas del orden de los 1.498 millones de francos suizos durante el primer semestre del 2007, un monto 121,7% superior al reportado durante el mismo lapso del año pasado.

Su facturación sumó 14.870 millones de francos suizos, en este caso, 24% más que durante el periodo enero-junio de 2006.

Ante el desempeño alcanzado, Fred Kindle, presidente de ABB, afirmó que los resultados del primer semestre son augurio de uno de los mejores años que hayan vivido las finanzas de ABB en su historia.

Panalpina, en investigación

Y otra empresa de capital suizo, la líder en logística, Panalpina, también tocó por voluntad propia la puerta de las autoridades estadounidenses (25.07).

En su caso lo hizo tras conducir una serie de investigaciones internas que le permitieron detectar pagos extraños realizados por una empresa petrolera, cuyo nombre Panalpina declinó precisar.

"Panalpina no ha recibido ninguna acusación de las autoridades estadounidenses, pero queremos actuar de forma oportuna y preventiva", aclaró el grupo.

La reacción surge tras detectar operaciones que podrían ser ilegales, por lo que decidió hacer contacto con el Departamento de Justicia del gobierno de Estados Unidos mientras concluye sus auditorias internas.

De hecho, se espera que el próximo martes (31.07) se den a conocer los resultados de las averiguaciones que se siguen actualmente.

El mercado de valores tomó con pesimismo la noticia e hizo que la acción de Panalpina perdiera casi 10% el día que se anunció este problema (26.07).

Las autoridades estadounidenses, por su parte, estrecharon su atención sobre las filiales de Panalpina en Nigeria y Arabia Saudita, dos países en los que los índices de corrupción aún son elevados.

Swiss repunta

Entretanto, la aerolínea Swiss, quien este mes (01.07) pasó completamente a manos de la alemana Lufthansa, dio cuentas durante el primer semestre del año de finanzas que no había visto en su historia.

Durante el primer semestre de 2007 la aerolínea ganó 295 millones de francos suizos, cuatro veces más que entre enero y junio del año pasado.

Christoph Franz, director general de la compañía, se dijo satisfecho con los resultados "que confirman que está bien fundada la estrategia de desarrollo elegida para Swiss, ya que los resultados rebasaron incluso las expectativas internas".

Agregó que, a su juicio, una gestión racional de costos, las sinergias obtenidas en diversas áreas de Swiss y la adhesión al acuerdo Star Alliance, fueron las razones que permitieron multiplicar las ganancias del grupo.

Las últimas semanas han sido, en general, bastante positivas para la línea aérea.

El mes pasado (17.06) los pilotos regionales de Swiss consiguieron, al fin, el contrato colectivo de trabajo que habían exigido durante 18 meses. Y las nuevas condiciones laborales han influido en un mejor desempeño del personal aéreo y en las tasas de ocupación de la compañía.

La defensa del gruyere

Suiza decidió lanzarse con todo para obtener la denominación de origen controlado para su queso gruyere.

El pasado lunes (23.07) depositó una solicitud oficial en Bruselas y espera que el Ejecutivo de la Unión Europea (UE) la resuelva este mismo año.

"La petición tiene por objeto dar seguridad en todo el territorio europeo a uno de los emblemas de la tradición quesera suiza", refirió el Departamento de Agricultura de Suiza a través de un comunicado de prensa.

Original de la región helvética de Gruyere, al noreste del territorio helvético, este queso se elabora también en la frontera con Francia.

Ambas naciones otorgan el nombre de gruyere a su producto y, de hecho, trabajan conjuntamente desde hace una década en la protección del nombre a través de acuerdos bilaterales.

Ahora, buscan un reconocimiento oficial por parte de la UE para un producto que es uno de los pilares de la industria quesera de las dos naciones.

swissinfo/Andrea Ornelas

Contexto

Toda empresa suiza que cotice en el NYSE se somete a la supervisión de la SEC, autoridad financiera estadounidense ; y cualquier acción ilícita que cometan sus filiales –falseo de contabilidades o actos de corrupción- puede ser sancionada desde EEUU.

Swiss fue fundada el 1 de abril del 2002 tras la desaparición de Swissair y Crossair. El objetivo era crear una nueva empresa con finanzas sanas; sin embargo, registró números rojos hasta 2006, cuando fue vendida a Lufthansa.

El mercado del queso fue completamente liberalizado entre Suiza y la Unión Europea el pasado 01.06, como parte de los Acuerdos Bilaterales suscritos entre Bruselas y Berna en 2001.

End of insertion

Datos clave

ABB es una empresa de capital helvético-sueco con presencia en 100 paìses y 109.000 empleados.

Panalpina opera actualmente una red de 500 oficinas en 80 países y tiene 14.500 empleados.

Suiza producirà 185.400 toneladas de queso en 2007. El 15% de ellas será de gruyere.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo