Coronavirus: la economía suiza empieza a toser

La epidemia de coronavirus está teniendo consecuencias nefastas para la economía suiza. Pero no todos los sectores han sido tocados con la misma intensidad. Breve descripción de la situación actual.

Este contenido fue publicado el 09 marzo 2020 - 09:42
Los turistas chinos, como estos visitantes del castilllo de Chillon, no han desaparecido por completo, pero se vuelven escasos. Keystone / Jean-christophe Bott

Es claro que el coronavirus tendrá efectos sobre la salud de la economía. Hace unos días el instituto económico BAK  expresaba en un comunicado que “las consecuencias económicas no se limitarán a un efecto marginal, como se esperaba al principio”.

El instituto de estudios coyunturales calcula que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se verá considerablemente ralentizado durante el primer semestre del año y redujo la expectativa de crecimiento a 1,3% en 2020, en vez del 1,5% previsto antes.

Los investigadores de BAK no son los únicos que son pesimistas. Credit Suisse espera también un “impacto significativo”. El segundo banco más importante de Suiza llevó su previsión del crecimiento del PIB de este año a 1%, frente al 1,4% que pronosticó previamente.

Pero más allá de estas cifras relativamente abstractas, puede observarse, en efecto, cierto nerviosismo en el medio económico. Para múltiples sectores, la caída en la actividad vinculada a la presente situación sanitaria ya muestra consecuencias muy concretas.

Las manifestaciones más importantes

End of insertion

En Suiza, la medida que más ha golpeado al público es la prohibición hecha por el gobierno de realizar cualquier tipo de evento que convocara a más de 1 000 personas. Las autoridades cantonales tienen también el poder de prohibir eventos más pequeños.

La víctima más emblemática de estas medidas fue el Salón de Automóvil de Ginebra. Pero muchos otros eventos han sido anulados. Entre ellos, el célebre carnaval de Basilea y también el principal carnaval de la Suiza francófono conocido como los Brandons de Payerne.

La prohibición de realizar reuniones a gran escala también está golpeando de forma importante al mundo cultural y deportivo. Las principales ligas deportivas suizas (fútbol, ​​hockey sobre hielo y baloncesto) han suspendido todos sus partidos hasta el 15 de marzo. En términos de cultura, el Festival Internacional de Cine de Friburgo, por ejemplo, ha renunciado a su próxima edición.

Todas estas cancelaciones podrían tener serias consecuencias para un número importante de clubes o empresas que tendrán que enfrentarse a presupuestos muy ajustados.

Menos turistas

End of insertion

Hace apenas unas semanas, los medios de comunicación reportaban la molestia de la población con respecto al turismo de masas de origen chino que recibe Suiza. Pero esto ha cambiado radicalmente desde que inició el 2020. El flujo de turistas en general, no solo de origen chino, ha caído sensiblemente.

Los sectores hotelero y gastronómico lo están padeciendo. “La situación es muy grave. Tenemos muchas compañías que están registrando una caída en la facturación de entre 60% y 80% ", dijo Casimir Platzer, presidente de Gastrosuisse, a la televisión pública RTS.

Pero los hoteles y restaurantes no son los únicos que sufren esta caída en la actividad turística. Algunas empresas de transporte también se han visto profundamente afectadas.

Las exportaciones padecen

End of insertion

La desaceleración económica mundial provocada por el coronavirus afecta a los sectores económicos tradicionalmente orientados hacia las exportaciones. Según un estudio  de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la industria química es el sector económico más afectado en Suiza. De una pérdida para las exportaciones suizas de 1 080 millones de francos suizos, este sector en particular concentra 283 millones, lo que convierte a Suiza en el décimo actor económico más afectado.

Pero otros sectores fundamentales para la industria helvética también sufrirán estragos, como el agroalimentario o la industria de la maquinaria. Pero hay un sector que luce aún más amenazado: la relojería.

Durante muchos años, China ha sido el principal cliente de los relojes suizos. Por consecuencia, los eventos que vive impactan directamente a los productores del arco de Jura. La política anticorrupción del gobierno chino, que prohíbe regalar relojes, y los disturbios en Hong Kong ya han tenido efectos negativos. Ahora, la crisis sanitaria del coronavirus se convierte en un nuevo nubarrón en un cielo que ya era sombrío.

 Cuidado con el franco

End of insertion

Otro elemento que podría terminar de golpear a la economía suiza en este contexto de crisis de salud es la apreciación del franco suizo. La moneda suiza ha jugado tradicionalmente el rol de refugio seguro. Si la situación se mantuviera tensa permanentemente en Europa, no hay duda de que aumentaría el valor del franco frente al euro. Y un franco fuerte es una carga adicional para la industria de exportación suiza.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo