Navigation

Fiscalidad: la UE debate mandato de negociación

La carpeta fiscalidad es una de las más árduas en los debates de pasillo en la Comisión Europea, Bruselas. Keystone

La Comisión Europea ha recibido un "un gran apoyo" de los países miembros de la Unión Europea (UE) para su mandato de negociación en el diferendo tributario que le opone a Suiza.

Este contenido fue publicado el 28 febrero 2007 - 08:46

En fuentes europeas trascendió que las negociaciones serias con Berna no tendrían lugar antes de las elecciones federales previstas para otoño en la Confederación.

El grupo EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio) -compuesto por expertos de la UE que se ocupan sobre todo de los asuntos con Suiza- abordó este martes (27.02) en Bruselas el mandato de negociaciones reclamado por la Comisión Europea.

En total 16 delegaciones europeas (de los 27 Estados miembros de la UE) se refirieron a esta solicitud y "nadie ha criticado la postura tomada por el Ejecutivo europeo el 13 de febrero".

La Comisión Europea estableció en aquella fecha que los privilegios fiscales acordados por cantones suizos a ciertas empresas representan una forma de ayuda pública que amenaza a la lealtad de competencia.

Según Bruselas, Berna debe modificar sus reglas fiscales cantonales para "poner fin a la imposición diferenciada de los beneficios de origen doméstico y extranjero".

La Comisión indicó entonces que quería obtener el aval de los Estados miembros de la Unión Europea antes de emprender las negociaciones.

Irlanda, Gran Bretaña, Austria y Luxemburgo

Entre los Estados que ya han tomado la palabra figuran Irlanda y Gran Bretaña, dos países que en el seno de la Unión se oponen a las tentativas de compaginación tributaria.

Al margen del Consejo de ministros de Finanzas de la UE, las declaraciones de los representantes austriacos y luxemburgueses muestran que esos países -cuya simpatía con Suiza es conocida -, tampoco excluyen la apertura de negociaciones.

"Para Luxemburgo no representa un problema si las negociaciones deben celebrarse en Suiza. Pero no deben llevarse a cabo bajo amenaza", declaró a swissinfo el Primer Ministro de Luxemburgo Jean-Claude Junker.

"Nosotros no tenemos ningún interés en que este asunto degenere en conflicto abierto", afirmó a su vez el ministro de Finanzas austriaco Wilhelm Moterer, respetando así la intención expresada el lunes en Viena por la ministra suiza de Economía, Doris Leuthard.

No antes de las elecciones federales

El grupo EFTA de la UE volverá a reunirse el próximo 13 de marzo. Este grupo prepara, como muchos otros grupos, las decisiones del Consejo de los ministros de la UE.

En caso de unanimidad de los expertos, los políticos dan en general luz verde sin otro trámite.

En fuentes europeas se indicó que las verdaderas negociaciones con Suiza sobre fiscalidad no tendrían lugar antes de las elecciones federales fijadas para otoño en la Confederación Helvética. Bruselas desea, de todos modos, emprender cuanto antes sea posible las conversaciones exploratorias con Berna.

De su parte el Gobierno suizo ha rechazado hasta ahora la apertura de tales negociaciones con Bruselas. El Consejo Federal no ve ninguna relación entre las prácticas fiscales helvéticas con el acuerdo de 1972.

swissinfo y agencias

LA POSTURA DE SUIZA

Berna considera que los procedimientos de tributación de las empresas, administraciones de sociedades mixtas y holdings no entran en el campo de acción del Acuerdo de libre comercio de 1972. Ese acuerdo concierne únicamente al comercio de ciertos bienes (productos agrícolas transformados e industriales).

A juicio de Berna, ni Suiza ni la Comunidad Económica Europea pensaron armonizar sus leyes cuando se firmó el acuerdo.

Las reglas de ese acuerdo no deben, añade Berna, ser interpretadas de la misma manera que la reglamentación interna en la actual UE, más detallada en materia de competencia.

End of insertion

LA POSTURA EUROPEA

La Comisión Europea considera a su vez que los privilegios fiscales acordados por algunos cantones a empresas son incompatibles con el Acuerdo de libre comercio de 1972, firmado por Suiza y la Unión Europea (UE).

El Ejecutivo europeo pone la mira en los privilegios fiscales concedidos por ciertos cantones a las empresas que en ellos establecieron su holding, pero obtienen sus beneficios en el extranjero.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?