Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Foro de Davos Desempleo, una bomba de relojería mundial

El 57% de los españoles que hacen cola en las Oficinas de Empleo tienen menos de 25 años.

El 57% de los españoles que hacen cola en las Oficinas de Empleo tienen menos de 25 años.

(Keystone)

La naciente recuperación económica está fracasando en lograr beneficios para el hombre y la mujer de a pie a través de nuevos empleos y mejores salarios, un tema del que se hizo eco este jueves el Foro Económico Mundial (WEF).

En 2013, cinco millones de personas se sumaron a las filas del desempleo mundial, con lo que este indicador alcanzó los 202 millones de individuos, mientras la concentración internacional de la riqueza sigue aumentando. La ONG Oxfam estima que las 85 personas más ricas del planeta poseen un patrimonio equivalente al que tiene la mitad de la población mundial.

La creciente brecha entre los que tienen y los que carecen de todo fue bien reseñada por el informe de Riesgos Globales publicado por el WEF. Sin embargo, aunque los acaudalados asistentes al Foro Davos reconocen el problema, son menos entusiastas cuando se trata de hacer algo al respecto, denunció Philip Jennings, secretario general del Sindicato Global UNI.

Para Jennings, “los beneficios de la recuperación económica no han llegado a todo el mundo. Solo están gravitando sobre una élite. Y los hombres de negocios no van a abrir la cartera de forma voluntaria”.

El líder sindical expresó a swissinfo.ch que la recuperación económica solo será sostenible si se apoya en la demanda y en una mejora generalizada de los ingresos. Y consideró que se requiere la colaboración de las empresas y los gobiernos para lograr que más personas encuentren un empleo.

Cruda realidad laboral

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), había 202 millones de desempleados a finales de 2013, alrededor de 5 millones más que el año previo.

La OIT pronostica que, de mantenerse el actual clima económico, el paro afectará a 215 millones de hombres y mujeres para el año 2018.

Del total de desempleados en el mundo, 74,5 millones son jóvenes de entre 15 y 24 años (1 millón más que en 2012), según datos de la OIT de enero.

La tasa de desempleo juvenil es de 13% a escala internacional, pero la situación varía dramáticamente de un país a otro. Mientras en España el índice equivale al 57% de los jóvenes en edad productiva, en Suiza promedia el 6%.

Por otra parte, 23 millones de personas dejaron el mercado laboral el año pasado completamente desilusionados por las perspectivas que tenían frente a ellos.

La OIT estima que si los países de la OCDE duplicaran el presupuesto destinado a políticas para estimular el mercado laboral (vía esquemas de aprendizaje), podrían crearse unos 3,9 millones de trabajos adicionales durante los próximos dos años.

Fin del recuadro

Jóvenes y desempleados

Los jóvenes son el grupo poblacional más afectado por el flagelo del paro, con alrededor de 74,5 millones de personas de entre 15 y 24 años excluidas de la fuerza laboral, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Una generación no está alcanzando el máximo de su potencial, lo que implica un gran desperdicio de talento que afectará el crecimiento económico futuro”, alerta Guy Ryder, director general de la OIT, en un texto publicado en la web del WEF. Advierte, además, que esta situación puede traducirse en disturbios sociales en diversos países que tendrían repercusiones en la arena política.

Durante su discurso inaugural del miércoles, Didier Burkhalter, ministro suizo de Asuntos Exteriores –y presidente durante este año-, también habló sobre el desempleo juvenil, que calificó como “un cáncer de la sociedad con dramáticos costos humanos y sociales”.

Ante los asistentes al WEF, Burkhalter destacó las bondades del sistema helvético de formación dual -en el que los alumnos compaginan clases en las aulas y aprendizaje directo en las empresas- y lo propuso como posible solución a este problema.

En la actualidad, expertos suizos asesoran a los Gobiernos de India y de Myanmar (antigua Birmania) en el establecimiento de sistemas duales. Y Suiza será la sede, en septiembre próximo, de la Cumbre Internacional de la Educación Vocacional.

¿La panacea para todos?

Klaus Kleinfeld, presidente y director ejecutivo de la compañía estadounidense Alcoa, anotó que el esquema suizo podría no funcionar para todos los países.

“El modelo de aprendizaje dual ha funcionado muy bien en algunas naciones, pero porque cuentan con un sistema gremial que data de más de 500 años”, afirmó durante una sesión en Davos. Pero “si se intenta aplicar algo así en Estados Unidos, el sistema se enfrentaría a la falta de una tradición de apoyo por parte del sector público”.

“Conseguir que un programa de este tipo sea aplicado en otra región es más complicado de lo que parece”, apuntó.

No obstante, Kleinfeld considera posible que modelos alternativos que incluyan el trabajo colegiado de empresas, escuelas y organismos públicos locales sean capaces de funcionar en otros países y estimular el mercado laboral.

¿Sobrecualificados?

Otro escollo que debe librar el desempleo internacional es el gran número de graduados de estudios superiores que quieren incorporarse al mercado laboral, pero que carecen de las habilidades que requieren las empresas.

Un problema que halló eco en el denominado Foro Abierto, que se celebra fuera del Centro de Convenciones. Un espacio abierto a todo el mundo en el que se relató la historia de Zach Sims, un emprendedor estadounidense, egresado de la Universidad de Columbia, que en 2011 fundó el sitio web Codeacademy.

Codeacademy es una escuela en línea que enseña a los usuarios a crear juegos, aplicaciones y páginas interactivas en Internet.

Sims consideró que invertir 200.000 dólares (185.000 francos) en financiar una carrera universitaria de cuatro años, como suele suceder en Estados Unidos, ofrece una “tasa de retorno de inversión muy baja”, si se considera que un año después de concluir sus estudios, la mitad de los titulados está en el paro o ha aceptado empleos que no requieren tantos años de preparación.

“Estamos viendo diplomas que valen menos que el papel en el que están impresos. La mayor parte de las materias son irrelevantes. La educación siempre está rezagada con respecto a las necesidades del mercado laboral”, anotó.

Sims considera que “debe existir otra forma de que la gente adquiera las capacidades que son relevantes para ellos” y esto le motivó a crear su sitio web.

Según Muhtar Kente, presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, la falta de conexión que existe entre las empresas y la fuerza laboral se debe también a otros factores.

Cada vez más empleadores enfrentan dificultades para encontrar personal que cuentee con la cualificación técnica que piden, pero la gente joven también está buscando opciones laborales distintas a las que les ofrecen las compañías, dijo.

“La definición de trabajo va a cambiar en el mundo occidental”, pronosticó Kente en Davos. En el mundo actual, ya no es necesario levantarse e ir a un lugar a trabajar para crear valor. Mucho trabajo se realizará desde casa”, apuntó.

Pero “necesitamos tecnología y redes sociales cada vez mejores”, agregó.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch


Enlaces

×