Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Holcim rechaza la indemnización parcial en Venezuela

El caso en Venezuela no parece que tendrá pronto final.

(Keystone)

La oferta de compensación por el 40% de las acciones de la hoy nacionalizada Holcim Venezuela fue calificada como "inaceptable" en lo financiero y lo legal.

El grupo cementero suizo reitera su apuesta por el arbitraje internacional, una misión que delegó a la entidad de Banco Mundial especializada en la materia, pero que promete ser un proceso largo y complejo.

El gobierno de Venezuela presentó el viernes (31.07) una oferta financiera del orden de los 387 millones de dólares a la suiza Holcim y la francesa Lafarge para formalizar definitivamente la nacionalización de ambas cementeras.

En palabras de la administración de Hugo Chávez, los recursos son suficientes para cubrir 40% de las acciones de cada una de las compañías, aunque declinó precisar qué monto específico corresponderá a cada una de ellas.

En el caso de Holcim, Venezuela anunció que la deuda restante sería "cancelada en un periodo de cuatro años", sin derecho a pago de intereses.

La respuesta del gigante suizo fue un inmediato y contundente: No.

Holcim rechaza la oferta

En agosto del 2008, y de común acuerdo, Holcim y el gobierno venezolano acordaron que la empresa de origen helvético sería indemnizada con poco más de 550 millones de dólares por la nacionalización de su filial venezolana.

El gigante del cemento aguardó siete meses sin ninguna noticia financiera. Y en marzo pasado decidió inconformarse y recurrir al arbitraje internacional para resolver el problema.

El viernes pasado, finalmente, recibió noticias, pero no las que esperaba. Y la manifestación de su desacuerdo fue tajante.

"Hemos recibido una oferta de compensación por parte de la República de Venezuela que es inaceptable tanto en términos legales como financieros", citó al fijar su posición.

Por escrito agregó que seguirá buscando una compensación justa. Y Holcim advirtió que seguirá adelante con el procedimiento de arbitraje que inició en marzo pasado ante el Centro Internacional para el Arreglo de Diferendos sobre Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

La tarea de CIADI

En el anuncio realizado el viernes pasado no aclara el monto futuro que pretende desembolsar Venezuela para cerrar cuentas con Holcim y tampoco si quiere sólo 45% más de las acciones. Caracas tampoco ha explicado porque, si se trata de un acuerdo financiero y de pagos diferidos en el tiempo, no pagará intereses a Holcim.

La misión del CIADI se tornará pues protagónica.

Consultado por swissinfo, el citado centro confirmó a título institucional que la demanda interpuesta por Holcim fue registrada oficialmente el 10 de abril pasado como caso ARB/09/3, pero aclara que se encuentra con un estatus de "pendiente" debido a que no se ha constituido aún ningún tribunal que se ocupe del tema.

Este centro, basado en Washington, tiene como misión primordial "remover los impedimentos que existan para el libre flujo de los capitales y para las inversiones internacionales, especialmente cuando estos últimos están ligados a riesgos y/o conflictos", como lo cita en sus estatutos.

Y aunque los funcionarios del CIADI son expertos en resolución de disputas; no se trata de un tribunal internacional con facultad para emitir un fallo a favor o en contra de algún de las partes en conflicto, sino de un mediador que acerca a las partes en conflicto, les facilita estructuras, expertos y asesoría en busca de acuerdo.

Pero su labor exige que las dos partes en disputa acepten su trabajo mediador, y Venezuela no ha dado aún el sí, con lo que el CIADI confirma que puede tratarse de un proceso muy largo.

Pocas oportunidades de prosperar

La Comisión de Minas de la Asamblea Nacional de Venezuela, grupo que ha trabajado activamente durante los últimos tres años en diversas nacionalizaciones del país sudamericano, confirma en un análisis sobre el caso Holcim-Lafarge que sus inconformidades tienen pocas oportunidades de prosperar porque no existió una toma violenta de instalaciones, Venezuela respetó sus principios constitucionales y la negociación fue respetuosa en todo momento.

Pero Holcim ve las cosas de otra manera.

Desde su perspectiva, Holcim debe ser indemnizada en el justo valor de mercado que tenían sus activos en el momento del anuncio, posiblemente vía una compensación adicional, lo que podría implicar un monto superior al pactado en el Memorándum de Entendimiento de agosto pasado.

El expediente está abierto, y aunque durante todo este tiempo el grupo cementero ha evitado precisar el monto que solicitó a Venezuela cuando conoció la noticia de la nacionalización, los mercados financieros cifraban su valor en 600 millones de dólares (por el 85% de las acciones comprendidas originalmente en la transacción).

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Holcim

Holcim fue fundada en 1912 en Holderbank, cerca de Zúrich. Llevó este nombre hasta el año 2001, cuando lo sustituyó por Holcim. Actualmente es una de las 10 empresas más rentables de Suiza, con presencia en más de 70 países.

Holcim Venezuela produce casi 3 millones de toneladas anuales de cemento, equivalentes al 1,5% de su producción mundial.

En 2007 Holcim Venezuela facturó 270 millones de francos suizos

Fin del recuadro

proceso de nacionalización

Tras la nacionalización de sectores considerados "estratégicos", como las telecomunicaciones, la electricidad y el petróleo, Venezuela quería recuperar el control de la industria del cemento.

Detrás de sectores estratégicos como las telecomunicaciones, la electricidad y el petróleo, este 2008 le llegó el turno de la industria del cemento, hasta ahora controlada por los tres grandes del sector a escala internacional: Holcim (Suiza), Cemex (México) y Lafarge (Francia).

El proceso de nacionalización de las cementeras se promueve, según anunciaba un comunicado presidencial, "para lanzar con fuerza el plan de vivienda y de construcciones, y seguir desarrollando el país".

Chávez alegó como motivo principal para la estatalización de los consorcios extranjeros la "falta de cemento". Espetó a las empresas del sector de haber forzado demasiado la exportación por "procesos empresariales neoliberales".

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×