Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Inicia la indemnización de Venezuela a grupo Holcim

La firma suiza comenzó a recibir el pago por concepto de nacionalización de su planta en Venezuela.

(Keystone)

El gobierno del presidente Hugo Chávez pagará 659 millones de francos suizos al corporativo cementero por la nacionalización de dos de sus plantas.

Ya se realizó un primer desembolso por CHF 263 millones y el resto se liquidará entre 2011 y 2014. Holcim calificó de “positivo” el anuncio, pero reconoció que la compensación financiera está por debajo del valor de mercado de la compañía.

Holcim recibió la noticia de su nacionalización en pantalla y sonido estéreo, al mismo tiempo que los medios de comunicación y la población.

El jueves 3 de abril del 2008, enlazadas en cadena nacional obligatoria, la radio y televisión de Venezuela hacían eco de una nueva decisión tomada por el presidente Hugo Chávez:

“Vamos a nacionalizar la industria del cemento. ¡Ya basta! Vamos a recuperar eso... Vamos a hacer un evalúo y les pagamos (a las empresas cementeras) lo que cueste (sic)”.

Los tres corporativos afectados eran Cemex (México), Lafarge (Francia) y Holcim (Suiza).

Y mientras Cemex y Lafarge se inconformaron de inmediato, la discreción helvética privó y Holcim guardó silencio.

La batalla

Ante los ojos del gobierno bolivariano de Venezuela, los argumentos eran claros: Las cementeras extranjeras trabajaban por debajo de su capacidad y exportaban la mayoría de su producción al exterior.

Un sin sentido en un país en donde 8 millones de personas –uno de cada tres venezolanos- carece de una vivienda digna.

Cinco días más tarde, el 8 de abril, Holcim emitió finalmente un escueto comunicado en el que confirmaba la intención del gobierno sudamericano sin perder su garbo diplomático: “Holcim se esforzaría por encontrar una solución satisfactoria para las dos partes, y buscaría preservar los intereses del corporativo y sus empleados”.

En aquel momento, la compañía de origen suizo contaba con una plantilla de 744 trabajadores.

Asimismo, Holcim anunciaba la creación de un grupo negociador dedicado a defender los intereses del grupo ante su contraparte venezolana.

Cuatro meses más tarde, en agosto en 2008, Holcim recibió un compromiso verbal del gobierno de Venezuela: 570 millones de francos suizos para poner fin a la historia.

Holcim accedió.

Pero siete meses después, en marzo del 2009, Holcim no había recibido aún ni noticias ni depósitos, razón por la que decidió interponer una demanda contra el gobierno de Venezuela ante el Centro Internacional para la Resolución de Diferendos sobre las Inversiones (CIADI), entidad dependiente del Banco Mundial.

Frágil contrapropuesta

Los forcejeos comenzaron y fue sólo hasta agosto del 2009, previa intervención del CIADI, que la administración del presidente Hugo Chávez realizó una nueva y ambigua propuesta: 402 millones de francos suizos a repartirse entre Holcim y Lafarge, para pagar 40% de las acciones de cada una de estas empresas.

El gobierno venezolano se negaba a precisa qué cantidad precisa correspondería a cada grupo, y dejaba claro que el resto sería pagado a cuatro años sin derecho a reclamo de intereses por parte de los grupos cementeros.

Holcim volvió a expresar su desapruebo y siguió adelante en su proceso con el CIADI.

A dos años y medio del iniciada la controversia, el panorama se aclara.
Este lunes (13.09), grupo Holcim anunció que el gobierno bolivariano de Venezuela accedió finalmente a pagar 659 millones de francos suizos (650 millones de dólares) por 85% de las acciones de la filial venezolana.

Un primer tramo de la indemnización, por 263 millones de francos suizos (260 millones de dólares) fue desembolsado ya.

“Queda pendiente un saldo de 396 millones de francos suizos que será distribuido en cuatro pagos anuales idénticos”, cita el grupo en un comunicado.

Y advierte que a raíz de este acuerdo, “se suspende el procedimiento arbitral que estaba en marcha ante el CIADI”.

Por debajo de su precio

Consultado sobre los detalles del acuerdo, Peter Gysel, portavoz de grupo Holcim afirmó: “Llegamos a un acuerdo, encontramos una solución y eso es claramente positivo”.

Y lo es más aún haber recibido ya un primer pago, citó.

Gysel declinó informar el monto preciso de la indemnización solicitada originalmente por Holcim, pero aceptó que la suma total pactada –650 millones de dólares- está por debajo de su precio de mercado.

Es verdad que creemos que el acuerdo financiero está por debajo del valor justo de mercado de la filial en Venezuela, pero para evitar futuras demoras el grupo decidió aceptar esta cantidad, añadió el representante de Holcim.

De acuerdo con el calendario de pagos previsto, el gobierno de Hugo Chávez deberá desembolsar el equivalente a 99 millones de francos suizos anuales entre 2011 y 2014.

Con la nacionalización de Holcim Venezuela, el grupo suizo pierde una facturación anual del orden de los 200 millones de francos suizos, equivalentes a 1% de sus ventas anuales en el mundo.

HOLCIM VENEZUELA

Holcim Venezuela opera dos plantas de cemento: Puerto Cumarebo y San Sebastián.

Ambas producen conjuntamente 3 millones de toneladas de cemento cada año.

La filial venezolana de Holcim facturó en 2009 alrededor de 210 millones de francos suizos, 1% de los ingresos totales del grupo a nivel mundial.

El mercado bursátil no tomó con entusiasmo la noticia de la indemnización del gobierno de Venezuela.

La acción de Holcim cotiza a 65,85 francos suizos, y ha perdido 0,30% de su valor hasta las 15h30.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes