Navigation

Los suizos se aprietan el cinturón

Ante la inflación y la incertidumbre, los suizos recortan su gasto en alimentos y combustible. Keystone

Este 2008, Suiza registrará la inflación más alta de los últimos 15 años. Ante la espiral de precios y la recesión que se avecina, el 64% de los suizos opta por la prudencia y decide reducir su gasto familiar.

Este contenido fue publicado el 21 agosto 2008 - 08:28

La razón: dos de cada tres hogares aseguran que los precios de los combustibles, alimentos y la vivienda han aumentado "fuertemente" en los meses previos.

El panorama es poco halagüeño para la economía mundial, especialmente para los países industrializados.

Hace unos días (16.08.), el G-7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) lanzó un temerario ultimátum: Tras la recesión estadounidense que está en marcha, el resto de las economías del grupo vivirán un proceso similar.

Las estadísticas comenzaron a dar cuenta ya de dicha manifestación durante el segundo trimestre de 2008, periodo en el que Alemania, Italia, Francia y Gran Bretaña observaron un retroceso en su Producto Interno Bruto (PIB).

Dicho con simplicidad: sus economías se 'encogieron' con respecto a la talla que tenían apenas en marzo.

Y aunque Suiza no es miembro del G-7, se perfila como una de las economías más vulnerables del globo ante la crisis que actualmente provocan la combinación del colapso inmobiliario estadounidense con una falta de dinero fresco en los bancos, la debilidad del dólar, precios explosivos del petróleo y de las materias primas, y una inflación internacional que avanza sin pausa.

Los suizos, temerosos

Una economía con inflación al alza es una economía en retroceso, sobre todo porque se erosiona el poder adquisitivo de la gente. A esto se debe que la misión primaria de los bancos centrales sea siempre la estabilidad de precios.

Este 2008, Suiza registrará la inflación más alta de los últimos 15 años, con un repunte de precios del orden del 3,2% anual, muy lejos del 'techo' máximo de 2% en el que se ha manejado siempre.

Los datos abstractos dicen poco. Sin embargo, sobre la marcha esto significará un menor poder adquisitivo de las familias, menos inversión por parte de las empresas y una eventual pérdida de empleos.

Un panorama de incertidumbre que ya perciben los suizos y ante el cual toman previsiones, confirma un sondeo realizado por la empresa de análisis e investigación francesa IFOP.

Según sus conclusiones, el 64% de los suizos tiene la intención de gastar menos dinero durante el segundo semestre de 2008.
Más aún; el 41% de los consultados intentará ahorrar tanto como le sea posible entre agosto y diciembre.

La explicación: el 60% de los encuestados está convencido de que la inflación que vive hoy el país no es un problema coyuntural, sino de largo plazo, por lo que prefieren actuar con cautela.

Alimentos y carburantes

El sondeo de IFOP fue realizado entre el 11 y el 18 de julio pasados entre 954 personas que conformaron una muestra representativa de la población helvética.

El trabajo de investigación fue solicitado y financiado por el grupo de servicios financieros Robeco Suiza.

Las conclusiones refieren que el 99% de los suizos cree que la evolución del precio de los combustibles es la que más ha golpeado su bolsillo recientemente.

Y del total, el 80% estima también que los alimentos son el segundo grupo de bienes de consumo que más se han encarecido este año.

El tercer sitio lo ocupa el sector inmobiliario (alquileres y pago de hipotecas), en donde el 68% de la población ha resentido un incremento importante; el 27% de los consultados mencionó también el comportamiento que han registrado los precios de la ropa.

La visión presentada por Robeco Suiza es compartida plenamente por la Secretaría de Estado de Economía (Seco), que afirmó (15.08) que: "Por primera vez en tres años, el índice del clima de consumo de la población incursionó en las cifras negativas".

En su caso, Seco consultó un total de 1.100 hogares para conocer sus patrones de consumo y concluyó que la confianza (en gastar generosamente) retrocedió un 15% durante el trimestre abril-junio y un 25% si se compara con junio de 2007.

Finalmente, refirió que dos de cada tres hogares consideran que los precios han aumentado "fuertemente" este año y su principal temor es una consecuente pérdida de empleos.

Prudencia

Los suizos no están extraviados en sus corazonadas económicas.
En tiempos de vacas flacas, previsión y prudencia son la mejor fórmula para salir bien librado.

Uno de los riesgos inherentes a una inflación elevada es caer en una espiral precios-salarios. Es decir, que los salarios se ajusten varios puntos por encima de la inflación para –aparentemente- devolver poder adquisitivo a la población, cuando en realidad la consecuencia inmediata suele ser el desempleo masivo, ya que las empresas se ven incapaces de cumplir con dicha dinámica.

Este fenómeno ya se presentó en Suiza y el resto de los países de Europa en las décadas de los 70 y 80 cuando se vivieron crisis con elevados precios del petróleo.

La mancuerna recesión-inflación es un tema que ocupa fuertemente tanto al Banco Central Europeo (BCE) como a su homólogo helvético, el Banco Nacional Suizo (BNS). Ambos coinciden en que las renegociaciones de salarios para 2009 deberán ser congruentes con el incremento de la productividad, no sólo con la inflación acumulada.

Los bancos centrales, por su parte, jalarán la rienda vía tasas de interés más altas que incentivan el ahorro y limitan el gasto.

Los suizos lo tienen claro y, de forma empírica, ya actúan en consecuencia. Prudencia que les rendirá frutos y los protegerá cuando las nubes negras se multipliquen en la economía mundial en 2009.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Inflación es el incremento sostenido y generalizado de los precios de los bienes y servicios de una economía, medido con respecto al poder adquisitivo de la población.

Robeco es un grupo financiero de origen holandés especializado en la gestoría de productos de inversión. Tiene oficina en Suiza y presencia en el resto de Europa, América y Asia.

Suiza es, por excelencia, el país con mayor estabilidad de precios en el Viejo Continente. Su inflación ha promediado 1,9% anual durante las últimas dos décadas, según datos oficiales.

End of insertion

Datos clave

En 2008, la economía suiza crecerá sólo 1,5%, según previsiones del Banco Nacional Suizo (BNS), la mitad con respecto a los dos años previos.

Este año, el repunte en el precio del petróleo explica dos tercios de la inflación registrada en Suiza entre enero y julio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.