Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mercado de divisas Suiza, firme en su intención de ser 'hub' del renminbi



La divisa china acaba de pasar por momentos turbulentos.

La divisa china acaba de pasar por momentos turbulentos.

(Reuters)

Los analistas suizos observan con optimismo la reciente devaluación del renminbi (RMB). Ni las recientes fluctuaciones de la divisa china ni la volatilidad de los mercados internacionales perturban el sueño helvético de convertirse en un centro de operaciones (hub) para dicha moneda.

Hace poco, varios políticos estadounidenses arremetieron contra Pekín por consentir que el Banco Popular de China devaluara su moneda un 1,9% el pasado 12 de agosto, la mayor caída en un solo día desde hace décadas. Para los observadores suizos, en cambio, es una prueba clara de la voluntad de China de que sean las fluctuaciones del mercado las que fijen libremente el tipo de cambio de la moneda.

Para Cédric TilleEnlace externo, profesor de Economía Internacional del Graduate Institute Geneva, se trata de un paso significativo que no debe interpretarse como una decisión para abaratar las exportaciones chinas, sino como una reacción racional para enfrentar la desaceleración económica china y la fuga masiva de capitales que experimentó la bolsa el mes pasado.

Al permitir que el renminbi se ajuste a la oferta y la demanda del mercado, las autoridades chinas están demostrando su voluntad de aligerar el férreo control que estaban ejerciendo sobre su moneda.

"Este movimiento encamina al renminbi hacia un valor que será determinado cada vez más por el mercado, pero China aún está lejos de la flexibilidad total”, afirma Cédric Tille. “Pero los avances son positivos para Suiza”, dice.

Suiza tiene un gran interés en convertirse en un centro de operaciones mundial del renminbi, por lo que los mercados financieros helvéticos han reaccionado positivamente a la depreciación de la moneda china. “Es una señal de que China debe integrarse cada vez más en el sistema cambiario internacional y de que las autoridades no se están centrando en la volatilidad a corto plazo, sino en los beneficios que les traerá en el largo plazo”, explica Jiazhi Chen Seiler, experto del banco Julius BärEnlace externo.

Para Axel Weber, presidente del UBS, “China, y Asia en general, son el mercado del futuro”. En una reciente conferencia en Fráncfort afirmó: “Cada trimestre viajamos a China para solicitar al Gobierno y al banco central un mayor volumen de operaciones (en su divisa)”.

Banco chino en Suiza

Una delegación de alto nivel de la plaza financiera helvéticaEnlace externo viajó a China en días pasados para insistir en la capacidad que tiene Suiza de convertirse en un centro de comercialización del renminbi. El año pasado, el Banco Nacional SuizoEnlace externo (BNS) firmó un acuerdo con sus contrapartes chinas para realizar operaciones de intercambio de divisas (‘swaps’) entre ambos países.

Por otra parte, en enero se anunció que el China Construction Bank tenía interés en una licencia para establecerse en Suiza y operar los swaps referidos. Corren rumores de que la entidad se instalará a finales de septiembre en suelo helvético.

“Con ello, los inversores tendrán acceso a bonos y valores del segundo mercado alcista más importante del mundo (después del estadounidense)”, precisa Jiazhi Chen Seiler.

Aunque nadie puede predecir el valor que tendrá el renminbi, Cédric Tille le augura un futuro demasiado tentador como para perdérselo. “La plaza financiera suiza quiere jugar un rol importante en el creciente mercado cambiario chino”.

Para el académico, quedar fuera de este mercado sería equivalente a que una empresa tecnológica se pierda por completo la posibilidad de entrar en el mercado de los relojes inteligentes.

No apto para cardiacos

La clave para que el renminbi sea una moneda comerciada en los mercados globales –y aceptada por Fondo Monetario Internacional (FMI) una de las monedas que integran sus reservas– reside en que China abandone la política de control estricto sombre la cantidad de capital que puede salir del país.

Un ejemplo, el contrato de intercambio de divisas que encabezó el banco central chino el año pasado imponía un límite de 50 000 millones de RMB (7 570 millones de francos suizos o 7 800 millones de dólares). Un freno que será cada vez más difícil de imponer de cara al futuro.

Eliminar los controles de capital es fundamental para que los inversores puedan aprovechar la ‘mina de oro’ que supone la comercialización de renminbis. Pero Tille advierte que los operadores de divisas deberán ser pacientes y esperar algunos años hasta que los controles desaparezcan por completo.

"El gobierno chino tiene claro que el objetivo final es que el renminbi sea mucho más comercializable en el mundo, pero desea que sea de forma gradual. No quiere ajustes radicales”, dice el académico.

En su opinión, China debe fortalecer sus mercados financieros para enfrentar mejor los episodios de volatilidad cuando existe un comercio totalmente libre y abierto del renminbi.

Esto quedó demostrado en agosto, cuando la volatilidad internacional desató el pánico en los mercados bursátiles y la bolsa china cayó un 8% en una sola jornada. Nerviosismo que inició cuando se conoció la desaceleración económica de china y que se exacerbó con la devaluación del RMB.

 “Comerciar cualquier moneda supone altibajos y no es un negocio para cardiacos”, puntualiza Tille.

El renminbi gana terreno

El directorio ejecutivo del FMI examinará la composición y valoración de la cesta de derechos especiales de giro (DEG) a finales de 2015. En el marco de este proceso, los directores ejecutivos del FMI realizaron un primer debate informal sobre las reservas que deben constituir los DEG, un activo de reserva internacional que creó el FMI hace 46 años.

El valor del DEG se basa en una cesta que incluye monedas como el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen japonés. Cada cinco años se revista su composición con el fin de que refleje la importancia relativa de las principales monedas en los sistemas comerciales y financieros mundiales.

La renminbi podría ser considerada en breve dada la relevancia que tiene China en la economía y el comercio mundiales.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swisssinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×