Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Peter Kurer, nuevo presidente del UBS

Peter Kurer fue el único candidato que se presentó como sucesor de Marcel Ospel.

(Keystone)

Los accionistas del principal banco suizo validaron mediante su voto la candidatura de su jurista jefe para que capitanee el saneamiento del grupo bancario que hereda un lastre financiero de 37.000 millones de francos por la crisis hipotecaria en Estados Unidos.

Peter Kurer reemplazará como presidente de la junta directiva a Marcel Ospel, que se despidió este miércoles en la última asamblea general de los accionistas de este año.

Kurer reiteró querer reformar la presidencia del consejo de administración, reforzar el control de los gestores del capital de riesgo, revisar el sistema de compensación beneficiaria y designar a ejecutivos con conocimientos especializados en la gestión financiera.

La elección ha sido muy clara: con una mayoría abrumadora de 585,5 millones de las acciones votantes se respaldó la candidatura de Peter Kurer a la presidencia de la junta general del banco. El propio Marcel Ospel lo propuso al puesto.

Se registraron 44,9 millones de las acciones votantes que se opusieron a la designación del jurista jefe, mientras se abstuvieron 41,3 millones de las acciones.

Elección con abucheos y silbidos

Los accionistas dieron su visto bueno a la elección de Kurer al consejo de administración. Su designación a la presidencia ya sólo es una formalidad y se realizará en el seno del máximo cuerpo asambleario del banco. Tras la oficialización de los resultados, Marcel Ospel entregó a su sucesor, en un acto simbólico, las llaves del banco.

La elección de Kurer ha sido acompañada de gritos, silbidos y abucheos. Como ocurrió en las últimas semanas antes de la votación, Kurer tuvo que tragarse las críticas de los oponentes a su elección en la asamblea general.

Una accionista se atrevió a pedir que se dejara libre el asiento de Kurer. Algunos propusieron incluso una candidatura del ex ministro de Justicia Christoph Blocher.

Las críticas también se dirigieron a la formación jurídica de Kurer. Se decía que se necesitaba ahora un banquero con experiencia en la dirección de empresas. "Zapatero, a tus zapatos", exclamó un accionista, alegando que su peritaje sería más útil para zanjar futuras demandas de responsabilidad.

El antiguo jefe del UBS y actual presidente del grupo inversor Olivant, Luqman Arnold, sin embargo, se ausentó de la congregación de los accionistas. En las últimas semanas fue uno de los más pertinaces opositores del jurista Kurer.

Kurer anuncia reformas

En el discurso que pronunció antes de la votación, Kurer prometió a los accionistas reformar la 'Chairman's Office' (presidencia) que había sido instituida por su antecesor Ospel. Las competencias de éste órgano en la ejecutiva del banco se asignarán en el futuro a miembros independientes del consejo de administración.

Sin embargo, Kurer se opuso a cambiar el modelo empresarial integrado, pese a las inmensas pérdidas generadas por el Banco de Inversores, advirtiendo que sólo iba a permitir retoques menores. Al mismo tiempo recalcó que la gestión de fortuna iba a seguir siendo la actividad principal del UBS.

swissinfo y agencias

Peter Kurer

El consejero jurídico general del UBS, Peter Kurer, se graduó en Derecho en la Universidad de Zúrich y se colegió en esa ciudad. También posee un diploma de Derecho de la Universidad de Chicago. Nació el 28 de junio en 1949 y tiene nacionalidad suiza.

Comenzó su carrera legal como escribano del Tribunal de Distrito de Zúrich.

En 1980, ingresó en la sucursal asesora de Zúrich de Baker & McKenzie, primero como miembro correspondiente y luego como socio hasta 1990.

Entre 1991 y 2001 fue socio del bufete Homburger en Zúrich.

En 2001, empezó a trabajar como consejero general en el UBS. El año siguiente fue elegido miembro del consejo de administración donde pronto se alió con Marcel Ospel, su presidente saliente.

Fin del recuadro


Enlaces

×