Prevista antena de telefonía móvil en la estratosfera

Así se vería el globo aerostático que sujetaría el pequeño avión a 21 kilómetros de altura. (stratxx.com) stratxx.com

La idea de sustituir las antenas terrestres de la telefonía celular a través de un dirigible situado a 21 kilómetros de altura es de Kamal Alavi.

Este contenido fue publicado el 05 julio 2006 - 14:01

Actualmente trabajan 50 científicos en la realización de este proyecto que podrá ser puesto a prueba en 2007.

Con este concepto, el inventor suizo de raíces iraníes Kamal Alavi podría transformar el panorama de la telefonía móvil.

El proyecto del ingeniero en astronáutica y dueño de la compañía Stratxx fue presentado en el noticiero de la televisión suiza germanófona, '10 para las 10'.

Se trata de colocar en el espacio suizo –a 21 kilómetros de altura- un dirigible de alrededor de 60 metros de largo, accionado por helio. De él se planea sujetar un pequeño avión no tripulado con una antena para la telefonía móvil y otros aparatos para la transmisión de la información digital.

Ingeniosa idea

Gracias a un sistema de dirección GPS desarrollado por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) el aerostático debe mantenerse siempre en el mismo punto donde se le coloque.

Y a fin de evitar cambios de posición ante el viento, el vehículo estaría dotado de potentes propulsores. Por lo demás, celdas solares colocadas en la superficie del dirigible serían las encargadas de suministrar la energía requerida para la antena colocada en la aeronave.

La plataforma con el equipo técnico, incluida la antena y otros aparatos sería un concepto de la empresa RUAG, el mayor consorcio de naves aéreas de Suiza.

Además de la EPFZ, encargada del sistema GPS y de la cobertura del dirigible, también se encuentra la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y la Universidad de Neuchâtel. Por último, el Instituto Federal para la Verificación de Materiales también se encuentra activo en la empresa.

¿Sustituto de las antenas terrestres?

Con la antena en la estratosfera se podrían sustituir de un solo golpe las alrededor de 1.000 antenas que se encuentran colocadas en territorio suizo por las empresas de la telefonía móvil que trabajan en el país, según indica el responsable del proyecto. Además, esta tecnología también reduciría las radiaciones y el factor 1000.

"La transmisión de las señales en la superficie terrestre provoca altas radiaciones, porque se debe atravesar numerosos edificios", indica Alavi al diario de la EPFZ. En cambio, en las alturas la conexión prácticamente no tiene que traspasar obstáculos.

Por otra parte, las radiaciones emitidas desde las alturas planean ser reguladas por las antenas denominadas 'spotbeam', diseñadas por la EPFL. De esta manera, estas emisiones se reducirían en sitios donde se utilice en menor medida la telefonía celular.

El portavoz de Swisscom, Sepp Huber, no ve con gran agrado la noticia. El representante de la principal empresa de telefonía móvil en el país indica que aún habría que resolver algunos problemas técnicos.

"El proyecto no puede sustituir a la actual transmisión celular", declara Huber a swissinfo.

Ventajas financieras

El margen de acción de la denominada Estación X no se limita al desarrollo de las señales de la telefonía móvil. Este diseño podría también abastecer las necesidades de la radio, la televisión y el internet digitales.

Este proyecto no es sólo bueno, sino también barato, opina Alavi. Calcula que este balón estratosférico costaría entre 30 y 40 millones de francos. Y debido a que por razones de seguridad en la información recibida y transmitida desde esa estación se planea la colocación de dos dirigibles, se habla del doble de costos.

Para comparación: poner en pie una antena de la telefonía móvil cuesta al explotador alrededor de 300.000 francos. A esto se suma que los costos por el uso de la comunicación satelital giran en torno a los 600 millones de francos.

Inspección simple

Otra ventaja financiera y tecnológica a ojos del precursor de este proyecto es la sencillez de la inspección o la renovación de las piezas del sistema. En caso de defecto, el pequeño avión se separaría del dirigible para regresar a la Tierra.

El uso del globo aerostático es de cinco años. Un tiempo adecuado a ojos de Alavi, quien de todas formas advierte que durante ese periodo de tiempo la tecnología utilizada de cualquier manera ya se volvería anticuada.

Sprint final

El proyecto se encuentra en una fase importante. En mayo se comprobó la resistencia de las celdas solares a 30 kilómetros de altura. En algunas semanas también deberá elevarse un globo aerostático a nivel estratosférico.

En julio de 2007 se planea que tenga lugar el primer examen con un sistema completo. Entre tanto, la evidente buena colaboración de los investigadores y la industria ha empujado también a la competencia en lo que se refiere a conceptos similares desarrollados en Japón y EE UU.

En caso de llegar a buen término el proyecto de Stratxx, se abre un mercado gigante para esa compañía. Para cubrir todo el territorio europeo se requerirían unos 20 sistemas. África necesitaría de unos 40. A un costo de 30 a 40 millones de francos, se trataría de un negocio millonario.

swissinfo, Etienn Strebel
(Traducido del alemán: P. Islas)

Datos clave

La Estación X sería adecuada para los siguientes tipos de comunicación:

LAN & WLAN

Transmisión de datos en alta velocidad

WIFI (señal sin cable)

TV & TV de pago por transmisión

Radio digital

Video de pago por transmisión

Televisión interactiva

Telefonía móvil

Sistema de vigilancia

End of insertion

Contexto

Stratxx, de Kamal Alavis, es la primera compañía europea en elaborar un proyecto estratosférico.

Los vuelos civiles de globos aerostáticos están permitidos a una altura máxima de 12 kilómetros.

La estación X se situaría a 21 kilómetros de altura. Se encontraría en una zona con vientos relativamente suaves.

Por comparación, los satélites se colocan entre 500 y 36.000 kilómetros de altura.

Una Estación X podría abarcar una zona de mil kilómetros y podría intercambiar informaciones con otras estaciones de la misma categoría.

Este tipo de proyectos también permitiría realizar controles aéreos y marítimos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo