Roche: Trabajadores, contra el recorte de 4.800 plazas

Consternación y rechazo al anuncio de supresión masiva de puestos de trabajo en Roche. Ex-press

Denuncian, vía UNIA, la incongruencia de suprimir empleos masivamente cuando el grupo farmacéutico de Basilea vio crecer sus utilidades 37% durante la primera mitad del 2010.

Este contenido fue publicado el 19 noviembre 2010 - 09:06
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

UNIA califica como “catástrofe para la plaza industrial suiza” el cierre de las instalaciones bernesas de Roche conocidas como Berthoud. La empresa replica que es el único camino para asegurar la competitividad tras la reforma de EEUU al sistema de salud.

Roche se encuentra en una situación económica envidiable, los trabajadores de la empresa rechazamos el proyecto de Roche para eliminar 4.800 empleos a nivel mundial, de los cuales 770 afectarán a la población suiza, afirmó UNIA a título institucional al opinar sobre el recorte de plazas que prevé el gigante farmacéutico.

Defensor de las condiciones laborales de un total de un millón de trabajadores en Suiza, el sindicato UNIA afirma que no hay argumentos financieros sólidos que sustenten la decisión.

“El grupo mundial F. Hoffmann-La Roche ha sido la gallina de los huevos de oro para las familias Oeri y Hoffmann y para el resto de los accionistas”, explica UNIA y considera una incongruencia anunciar la desaparición del 6% de la plantilla laboral del grupo “cuando los beneficios del grupo sumaron 8.500 millones de francos suizos en 2009, un 80% más que en los cinco años previos”.

Excelencia Operativa

Roche había enunciado desde septiembre pasado la necesidad de revisar su estructura laboral. Sin embargo, el anuncio dado a conocer el miércoles (17.11), rebasó las expectativas de los analistas y los trabajadores.

El programa Excelencia Operativa contempla un esquema de despidos masivos que Severin Schwan, director general del grupo, explicó a los inversionistas sin rodeos:

“Un total de 6.300 puestos de trabajo se verán afectados por la aplicación de esta iniciativa; 4.800 plazas desaparecerán a nivel mundial, y otros 1.500 puestos serán reasignados. Concretamente, se transferirán 800 puestos de trabajo de unos centros a otros dentro de Roche, y 700 plazas más irán a terceras empresas”.

Schwan confirmó que se trata de un ajuste equivalente al 6% de la plantilla total del grupo, que actualmente suma 82.000 efectivos.

El objetivo financiero es generar ahorros permanentes por 2.400 millones de francos suizos para el 2012.

Para ello, el grupo tendrá que realizar un desembolso por concepto de liquidaciones de 2.700 millones de francos suizos entre 2011 y 2012.

Reforma Obama, ¿la explicación?

Consultada al respecto por swissinfo.ch, la Asociación de Empresas Farmacéuticas Suizas (Interpharma) confirmó que la industria farmacéutica fue la única rama exportadora que creció en Suiza durante la crisis.

En 2009, las ventas al exterior de productos químicos y farmacéuticos progresaron de forma sustancial, 81% con respecto al 2008, para sumar ventas del orden de los 58.000 millones de francos suizos.

¿Qué justifica pues una reestructuración de la talla prevista por Roche?
Severin Schwan sostiene que “las medidas adoptadas son necesarias para asegurar un éxito empresarial sostenido para Roche”.

Estados Unidos, uno de los principales mercados de Roche, vive una profunda transformación en el sistema de salud desde marzo pasado, cuando el Congreso aprobó una reforma del presidente Barack Obama caracterizada por dos rasgos centrales: ampliar la cobertura médica a millones de personas sin seguro y limitar abusos de las aseguradoras. Una iniciativa que se confirmó como el éxito principal del primer año de gobierno de Obama.

El Director General de Roche afirmó al respecto que “crece la presión sobre los precios de los productos del sector salud, particularmente en EEUU y Europa, así como la intensificación de los requisitos para la aprobación y formulación de los precios de los nuevos medicamentos. La fijación de precios crecerá en dificultad, y el grupo se prepara para ser más eficiente y flexible en un entorno de mercado cambiante”.

Inaceptable cerrar Berthoud

UNIA rechaza firmemente el despido colectivo previsto por Roche en sus instalaciones bernesas de Berthoud. “Las supresiones de empleo deben reducirse al mínimo y los despidos deben evitarse exclusivamente en función de las fluctuaciones naturales de efectivos”.

Y anticiparon que Roche debe postergar hasta el 31 de diciembre del 2010 el llamado periodo de consulta que permitiría al personal formular propuestas para salvar plazas.

Elaboraremos, de la mano de las autoridades, medidas que permitan reducir al mínimo la supresión de empleos, vía reducciones de horarios u otras alternativas de trabajo a tiempo parcial, y debe ofrecerse a quien deje la empresa oportunidades de formación y privilegiar los retiros anticipados.

Roche ha expresado en reiteradas ocasiones su compromiso y respecto a la convención colectiva de trabajo, ahora es el momento de mantener esa promesa, citó UNIA.

Suiza y la bolsa

Suiza será uno de los mercados más afectados por la decisión. Según las previsiones de Roche, la unidad dedicada a productos para diabéticos que tenía en Suiza (Berthoud) se traslada a operar en Alemania. Unos 530 empleos serán suprimidos en Suiza, de los cuales 350 se encuentran en Basilea.

Pese a las malas nuevas, el mercado de valores suizo (SIX), otorgó un espaldarazo a la decisión financiera de Roche. La acción de la farmacéutica se cotizaba en 143 francos suizos por título antes del anuncio (17.11), y cerró la jornada con una ganancia del 4%.

Una posición que confirmó el jueves (18.11), cuando los títulos de Roche se cotizan arriba de los 146 francos suizos. Bocanada de aire fresco para los accionistas, que durante los últimos seis meses han visto fundir 10,8% del valor de la acción.

DATOS CLAVE

Hoffmann-La Roche es la segunda farmacéutica más importante de Suiza. Fue fundada a finales del siglo XIX, su sede se ubica en Basilea y se especializa en la fabricación de medicamentos y productos para la salud comercializados sin necesidad de prescripción médica.

La División Pharma será una de las más tocadas por el recorte de empleos que tiene prevista Roche. La subdivisión de ventas perderá 2.650 elementos, el área de producción un total de 1.350, y desarrollo de productos e investigación alrededor de 1.400 plazas.

El sindicato UNIA negocia las condiciones laborales de un total de un millón de trabajadores de diversas industrias. Una de sus funciones es buscar soluciones a ajustes laborales que puedan vulnerar los derechos de los trabajadores.

Los principales farmacéuticas en el mercado internacional son: Pfizer, EEUU (7,6% del mercado), Merck & Co, EEUU (5,2%), Novartis, Suiza (5,1%); Sanofi-Aventis, Francia (4,7%); GlaxoSmithKline, UK (4,7%); AstraZeneca, UK (4,6%); Roche, Suiza (4,4%), Johnson & Johnson, USA (3,6%); Lilly, USA (2,7%) y Aboot, EEUU (2,7%).
Con 450 francos suizos por habitante, los suizos consagran menos presupuesto a la compra de medicamentos que otros países desarrollados como EEUU (535 francos) o EEUU (789 francos).
El 30% de los medicamentos que se venden en Suiza provienen de farmacéuticas nacionales como Roche o Novartis. El 70% restante ha sido manufacturado en compañías extranjeras.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo