Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Uruguay y Suiza firman Convenio contra Doble Tributación



El PIB uruguayo avanzará entre 8 y 9% en 2010 según previsiones, unas 4 veces más que el helvético, pero sólo si el vigor de la inversión se mantiene, dice el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo.

El PIB uruguayo avanzará entre 8 y 9% en 2010 según previsiones, unas 4 veces más que el helvético, pero sólo si el vigor de la inversión se mantiene, dice el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo.

(swissinfo.ch)

Es el sexto que firma este país sudamericano para abandonar la ‘lista gris’ de la OCDE. Desde Berna, el Ministro de Economía y Finanzas del Uruguay Fernando Lorenzo advierte que el crecimiento económico previsto será sostenible sólo si se mantiene vigoroso el proceso de inversión.

Montevideo invita a Berna a estar presente en la próxima reunión del Mercosur. Entrevista.

swissinfo.ch: Uruguay ha sido conocido como la Suiza de las Américas, esto desde un artículo publicado en el New York Times de 1951 donde se remarcaba que el Uruguay se había inspirado, tomado de base la infraestructura bancaria y legislación financiera helvética. ¿Qué queda de esta comparación entre Suiza y Uruguay?

Fernando Lorenzo: En primer lugar, yo creo que la comparación iba bastante más allá de que Uruguay era y sigue siendo una plaza financiera para la región sudamericana. En realidad, creo que la comparación hacia referencia también a las características de las instituciones políticas, al funcionamiento de la sociedad, al tipo de valores que la sociedad uruguaya de los años 50 tenía, y por tanto esa vinculación con Suiza tenía que ver con aspectos relacionados a determinadas realidades económicas, pero mucho más tenía que ver con aspectos políticos, institucionales y de valores de los cuales la sociedad estaba impregnada.

¿Y qué es lo que queda de eso? Quedan en primer lugar, un apego muy grande a aquellos valores, haber hecho y seguir haciendo de la estabilidad institucional, del funcionamiento democrático, de la preocupación por los equilibrios sociales algo muy valioso para la sociedad.

Uruguay es una sociedad muy fuertemente igualitaria. Probablemente de los países de nuestra región, Uruguay exhibe una preferencia muy grande por la igualdad. Somos una sociedad que tiene verdaderamente un apego muy importante a la igualdad, a la equidad distributiva, en ese sentido, esas raíces están presentes.

Lo que ha cambiado es que en la década de los años 50 Uruguay tenía una posición económica, en comparación a los países europeos, mucho más cercana en cuanto al nivel de vida. En estos 50 años nos han alejado, en estos últimos años estamos en una época de recuperación, de fuerte crecimiento, de mejora continua en los niveles de vida de nuestra población y nosotros aspiramos, conservando nuestros valores, aquellos que nos hicieron meritorios de la comparación con Suiza, hoy se enriquezcan con el progreso económico que es posible y está siendo muy fuerte en la región.

swissinfo.ch: Justamente, Uruguay es una de las economías más dinámicas de América Latina. Según las previsiones del gobierno -validadas recientemente por el FMI-, su PIB avanzará entre 8 y 9% este año, unas 4 veces más que el helvético. En la situación actual, ¿es sostenible un crecimiento de esa naturaleza y qué puede decirnos de la inquietud de la población uruguaya y de los llamados a realizar huelgas generales?

F.L.: En primer lugar, los niveles de crecimiento como los que está exhibiendo la economía uruguaya en estos momentos y previsiblemente en los próximos años son sostenibles sólo si se mantiene vigoroso el proceso de inversión.

La clave para sostener niveles de crecimiento como los actuales para poder proyectar esos crecimientos hacia el futuro es que la inversión productiva sea muy sólida, sea muy importante.

Afortunadamente el crecimiento que está mostrando nuestra economía, creo, está apoyado en dos pilares muy sólidos. Uno es que tiene como base fundamental un crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios. Uruguay es un país muy abierto. Exporta un amplio abanico de bienes y además que tiene una importante presencia como exportador de servicios.

Entonces, el crecimiento de las exportaciones y el crecimiento de la inversión son los dos pilares en los que está apoyado el crecimiento actual de la economía uruguaya. Y eso hace pensar que tiene buenos fundamentos y que hay en Uruguay condiciones para aprovechar estas oportunidades que está ofreciendo el contexto internacional para los países que tienen las características de los nuestros.

El hecho de que en nuestra sociedad se planteen determinadas discusiones, conflictos o manifestaciones que impliquen paros por parte de los trabajadores organizados es parte del juego democrático, del ejercicio de los derechos que los trabajadores tienen. En cualquier caso, en nuestro países esas cosas ocurren en paz, en respeto y en lo que lógicamente cada actor tiene que hacer, defender los intereses de la forma, que cree que lo tienen que hacer pero respetando los derechos de los demás. Esa es la forma de pensar de nuestro país.

swissinfo.ch: Recientemente el Banco Mundial anunció una alianza estratégica con Uruguay hasta el 2015 asignándole 700 millones de dólares. ¿Puede hablarnos sobre ello?

F.L.: Como ustedes saben el Banco Mundial, la estrategia de cooperación financiera y técnica se enmarca dentro de lo que es un programa que abarca todo un periodo de gobierno, en nuestro caso, de 5 años y la estrategia a desplegar por parte de los organismos internacionales, en particular por el BM, se enmarca en un documento que resume lo que podrían ser los grandes lineamientos de la estrategia de desarrollo del país y la forma en que el BM puede cooperar con ella.

En ese sentido, hay un conjunto de pilares de la estrategia de desarrollo del país que el BM hace suyos y que proyecta por tanto operaciones concretas financieras y de cooperación técnica. Claramente, las áreas priorizadas son las que tratan de fortalecer la capacidad de crecer del país: aspectos vinculados a la competitividad, al desarrollo de infraestructura. El BM ha colaborado y sigue colaborando con el país en temas vinculados a innovación. Uruguay ha hecho progresos muy importantes en estos últimos años.

En segundo lugar, el pilar de la estrategia es el desarrollo social propiamente dicho: la mejora de las políticas sociales, la mejora en la calidad del gasto social y en ese sentido, el BM ha acompañado y seguirá haciendo en reformas muy importantes en el terreno educativo, en el de la salud.

Hay capítulos importantes en la cooperación del BM que tienen que ver con las reformas institucionales, reformas de mercados claves, mercado de valores, fortalecimiento en la legislación en materia de defensa de la competencia, que muestran claramente otra arista de lo que es la estrategia de desarrollo del país que es completar desarrollos instituciones que hagan más sólido y más fuerte la capacidad de acción de las políticas públicas.

Por último, en el caso uruguayo específicamente, hay en la estrategia del BM hay una especial atención a los aspectos de realizar y concretar procesos productivos que sean amigables con el medio ambiente.

Uruguay tienen muchos recursos naturales, de muy variada naturaleza, prácticamente todo el territorio nacional es apto para la producción agrícola y ganadera, por tanto nosotros en la preservación de los recursos naturales tenemos algo muy importante de nuestra estrategia de desarrollo. El BM está apoyando programas muy importantes en este sentido, en particular yo destacaría todo lo que tienen que ver con producción agropecuaria, sistemas de riego y preservación de suelos, que para nosotros es absolutamente fundamental. Estamos asistiendo a un intenso proceso de expansión de los mercados internacionales vinculados a alimentos. Uruguay es un fuerte productor de alimentos y la preservación de esta posición privilegiada como exportadores de alimentos depende en buena medida de un buen uso de los recursos naturales y en particular en la preservación de los suelos en condiciones de fertilidad y de condiciones de limitada erosión de los recursos. Y el BM nos está ayudando también en ello.

swissinfo.ch: Tras abordar el tema agrícola, el Mercosur está tratando con la Unión Europea de llegar a un acuerdo comercial. En qué nivel están estas conversaciones.

F.L.: Yo creo que estamos ante el proceso de negociación de un acuerdo comercial más largo de lo que al menos nuestros países conocen. Llevamos bastante más de una década de iniciado el proceso de negociación. Nosotros seguimos alentando en todo momento que ese acuerdo es posible y que además es favorable para nuestros intereses mutuos.

Uruguay es una economía abierta, una pequeña economía que necesita mercados, que encuentra para múltiples de nuestras producciones una oportunidad importante para expandirnos en los mercados europeos y nosotros necesitamos que progresen estas negociaciones porque es un vehículo para favorecer el desarrollo social y para asegurar la expansión de nuestra producción en mercados de alta exigencia en mercados de alta exigencia y de alta calidad.

Uruguay, como economía pequeña, es impensable que nuestro país sea un proveedor en gran escala. Nosotros necesariamente tenemos que producir calidad, necesariamente tenemos que especializarnos a altos niveles de calidad, esa es nuestra opción. Es impensable que nuestra producción agropecuaria se convierta en un problema insoluble para el funcionamiento de los mercados en Europa, pero sí para Uruguay representa una oportunidad muy importante incluso para mejorar aún más la calidad de nuestra producción. Los estándares de consumo, las exigencias de los mercados europeos sólo sirven para motivarnos y entender cuáles son las claves del futuro en materia de penetración de mercados y presencia de mercados de alta exigencia como son éstos.

swissinfo.ch: Uruguay ha visto descender su tasa del desempleo, la más baja en 25 años con una tasa actual de 6,2%. ¿Qué le permitió al Uruguay palear el problema?

F.L.: La explicación de la reducción de la tasa de desempleo tiene dos claras respuestas. La primera es el crecimiento de la economía, una sociedad en la que la población apenas crece, igual que las naciones europeas, el crecimiento económico vigoroso, a un promedio superior al 6% anual en los últimos ocho años, claramente ofrece una oportunidad para aumentar el empleo.

La primera explicación es el empleo que ha crecido porque la economía ha crecido, y porque además ese crecimiento abarcó todos los sectores de la economía, ha sido un crecimiento muy armónico. A lo largo y a lo ancho del país y a lo largo de toda la estructura productiva hemos asistido a procesos de creación y mejoras de la calidad de empleo y reducciones notables de los niveles de desempleo. El segundo es que sí Uruguay ha aplicado políticas específicas para tratar de resolver problemas de empleo y de desempleo que el crecimiento económico por sí solo no puede atacar.

El desempleo uruguayo, a pesar de que hoy es muy bajo, sigue teniendo una composición predominantemente identificada con jóvenes con un cejo femenino y de baja calificación. Y claramente estas tres características de los contingentes de los desempleados hacen que las políticas especificas que promueven el empleo entre los más jóvenes, que tratan de resolver la discriminación femenina en el mercado de trabajo y los problemas de formación con la existencia de programas de formación son herramientas activas que estamos promoviendo en Uruguay.

Buscar acercar las demandas especificas de empresas y sectores en franca expansión que ya empiezan a no encontrar trabajadores con la calificación y con las características de formación adecuadas y las políticas públicas lo que han hecho es preocuparse en acercar la oferta de trabajo a las demandas que están hoy siendo las que aplican el dinamismo del mercado de trabajo en nuestro país.

swissinfo.ch: Uruguay es ejemplar en ese sentido en toda América Latina…

F.L.: Quizás lo destacable de Uruguay es una actitud de tratar de aprender de nuestros errores, tratar de ir resolviendo los problemas de la mejor forma y sin perder el Norte. Las políticas económicas y las políticas que impulsan el desarrollo tienen que ser integrales y tienen que tener como fin último el desarrollo, el desarrollo de la sociedad y si se pierde de vista eso, se puede caer en el error de valorar los procesos de crecimiento de los países sólo en función de cuánto crece la producción, cuánto crecen las exportaciones, cuánto crecen magnitudes económicas que son muy bonitas para exhibir, pero que tienen que reflejar en última instancia mejoras en las condiciones de vida de la población; y eso es lo que estamos logrando y eso creo que es lo que hace la experiencia uruguaya reciente y debe ser valorada desde esta perspectiva. No desde otra.

swissinfo.ch: La razón de su presencia en Suiza: la colaboración fiscal entre gobiernos y la llamada 'lista gris' de la OCDE. Tanto Suiza como Uruguay fueron incluidas en esta lista poco reputada, dicha de países no transparentes según esta organización. Suiza la abandonó en 2009 y sabemos que Uruguay ya tiene pactados convenios. Si bien entiendo este es el sexto que Uruguay firmará con otro país. En que punto se encuentra exactamente en esta materia.

F.L.: Uruguay tiene ya firmados efectivamente seis convenios , están pendientes de ratificación parlamentaria otros tantos. Yo diría que hoy estamos manejando un conjunto de aproximadamente 14 acuerdos de esta naturaleza. Para nosotros es importante destacar la actitud del país de ser parte de la cooperación internacional en esta materia. Nuestro país se encuentra al frente en Sudamérica en lo que se refiere a políticas vinculadas a lavado de dinero, narcotráfico, terrorismo. Tenemos un compromiso muy importante.

Entendemos que las nuevas realidades internacionales implican que fortalezcamos nuestra capacidad de cooperar en materia fiscal. Y estos convenios lo que vienen a hacer es pactar bilateralmente las condiciones bajo las que esa cooperación ocurre. Nuestro país tiene largas tradiciones adhiriendo a todos los mecanismos de cooperación que a nivel internacional existen. Ésta es una materia que se ha jerarquizado en los últimos años y fundamentalmente como consecuencia de la crisis financiera internacional y de la forma en la que las estructuras fiscales de los distintos países han sufrido las consecuencias de los fenómenos financieros.

Nosotros estamos sintonizados con la preocupación de cooperar en esta materia y la voluntad política se expresa de esta manera, tratando de suscribir acuerdos con países con los que es relevante tratar este tipo de temas.

Los acuerdos de doble tributación son también muy importantes para los negocios. La existencia de doble tributación, lo primero que perjudica es a los negocios, tanto en lo que se refiere a las actividades comerciales propiamente dichas como en las radicaciones de inversiones recíprocas en nuestros países; y me parece que esta es la motivación en última instancia que hay que tener en cuenta en este tipo de acuerdos. Después, las derivaciones que ellos tienen sobre las administraciones fiscales es otra cosa.

Los tratados para evitar la doble tributación tienen una motivación muy noble que es tratar de facilitar que el mismo negocio no termine tributando dos veces en dos países distintos y que termine impidiendo que las transacciones sean eficientes, y que las condiciones operativas de los negocios sean las adecuadas.

swissinfo.ch: ¿Qué implicaciones tiene la firma este lunes de este acuerdo entre Suiza y el Uruguay?

F,L.: La significación de que estamos firmando un acuerdo con un país que tiene probablemente las mejores y más reputadas tradiciones en materia bancaria y financiera. Y en ese sentido, Uruguay, que es una plaza de cierta significación a nivel de Sudamérica, encuentra en este tipo de acuerdos, y, en particular, con Suiza, una oportunidad para verificar que los estándares que estamos manejando en materia de administración tributaria y en materia de capacidad de cooperar internacionalmente son los adecuados. Yo me imagino que si no estuviéramos en condiciones para ofrecer garantías y capacidades administrativas para este tipo de tratados, de ninguna manera podríamos suscribirlos. Me parece que la significación es ésa, la firma de estos tratados entre naciones muestra la aceptación recíproca respecto a que ambos estamos en condiciones de ser parte de esa cooperación.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son los temas en el encuentro con su homólogo suizo Hans-Rudolf Merz?

F,L.: Sin lugar a duda, los temas tienen que ver en primer lugar con la materia especifica y la significación que tiene este acuerdo para evitar la doble tributación. Segundo, manifestarle al ministro y a las autoridades suizas el interés que tenemos desde Uruguay para que el Mercosur pueda avanzar en lo que se refiere a un acuerdo comercial lo más amplio posible entre nuestro bloque y Suiza. Y además temas que son hoy muy importantes para dar señales en materia de con qué disposición se encuentra nuestro país en lo que se refiere a continuar recibiendo inversiones y continuar desarrollando negocios suizos en Uruguay, que para nosotros ha sido tradicionalmente y sigue siendo hoy una de las naciones que tiene más presencia y más diversificada presencia en materia de inversión extranjera directa.

swissinfo.ch: Suiza pertenece a la Asociación Europea de Libre Comercio. ¿Es decir que ya hay ciertas conversaciones sobre un posible acuerdo comercial con este bloque?

F,L.: No, lo que hay es nuestra intención; yo lo que trataba de transmitir es que quería hacerle llegar a las autoridades suizas la voluntad de Uruguay de impulsar en el Mercosur para que éste sea una ruta de cooperación entre Suiza y nuestro bloque comercial. Esa es de alguna manera nuestro mensaje hoy y, es más, vamos a plantearles a las autoridades de Suiza que en la próxima cumbre del Mercosur, que se realiza en Montevideo, vamos a invitar a que la presidencia de la Confederación Helvética participe de esa instancia y que ese sea un momento en el cual podamos evaluar y considerar la posibilidad para avanzar en esta dirección.

swissinfo.ch: ¿Algo que agregar?

F,L.: No. Simplemente agradecer esta oportunidad para transmitir algunos aspectos vinculados a lo que es la motivación de esta visita y subrayar que estamos en momentos muy auspiciosos para Uruguay, para América Latina. Hemos hecho en estos últimos años grandes esfuerzos para transformar nuestras políticas, para dotarlas de mucha mayor eficacia, mucha mayor calidad, mucha mayor focalización para atender los problemas sustantivos. Hoy Uruguay, hoy Sudamérica, hoy América Latina ofrecen oportunidades muy importantes y nosotros estamos dispuestos a aprovecharlas para el mejor desarrollo de nuestra sociedad. Ese es el mensaje, en eso estamos trabajando y es en lo que pretendemos seguir trabajando en los próximos años.

Firma del CDI

El ministro uruguayo de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, y su homólogo suizo, Hans-Rudolf Merz, firman este lunes 18 de octubre de 2010 su CDI (Convenio para evitar la Doble Imposición).

El ministro uruguayo se entrevista también con el director de la Secretaría de Estado de Economía (seco), Jean-Daniel Gerber.

Su estancia en Suiza se produce tras una gira comercial, acompañado de empresarios de su país, en Suecia, Finlandia, Noruega y Dinamarca.

Fin del recuadro

Sobre Uruguay

Para Uruguay, el Convenio contra la Doble Tributacion firmado con Suiza es el sexto de este tipo.
Un mínimo de doce se requiere para salir de la lista gris de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) que muestra a los países que no han implementado sustancialmente el intercambio de información fiscal exigido por esa organización.
Uruguay ya tiene firmados acuerdos para evitar la doble tributación con cinco países (Alemania, México, Portugal, España y Francia), y otros seis están negociados y en proceso de traducción (Corea del Sur, Finlandia, Malta, Liechtenstein, India y Bélgica). Además se han iniciado negociaciones con Malasia, Chile y Luxemburgo.

Fin del recuadro

Sobre Suiza

Suiza decidió el 13 de marzo de 2009 revisar su política de colaboración fiscal con otros gobiernos, lo que implicaba la flexibilización del secreto bancario.

Pese a ello, el 2 de abril de ese año fue incluida en la ‘lista gris’ de paraísos fiscales de la OCDE.

En 2010, Suiza cuenta con más de 70 convenios para evitar la doble imposición (CDI), pero sólo 25% de ellos cumplen con las reglas de la OCDE.

La ‘lista negra’ de paraísos fiscales de la OCDE desapareció en 2009, pero aún se mantienen en la ‘lista gris’ países como Costa Rica o Uruguay.

Suiza se incluye desde 2009 en la ‘lista blanca’ de la OCDE.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×