Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El 'antiDavos del Sur'

El diputado socialista, Rudolf Strahm, uno de los miembros de la delegación suiza en Porto Alegre.

(swissinfo.ch)

El Foro Social Mundial en Porto Alegre (Brasil) espera a cerca de 12 mil delegados de los cinco continentes, entre ellos más de un centenar de suizos.

Con un dispositivo de seguridad cuatro veces mayor que en el 2001 y una actividad hotelera y comercial al límite de su capacidad, la capital del estado meridional brasileño de Río Grande do Sul se apresta a acoger, a partir de este jueves (31.01.) la segunda edición del Foro Social Mundial (FSM).

Nacido en el 2001 como el 'antiDavos del Sur', el FSM ha adquirido en un sólo año de existencia una identidad propia en la búsqueda de alternativas a la globalización neoliberal, afirman los organizadores del evento.

"Si bien este año y en el futuro se seguirá convocando siempre en el mismo momento que se realice el Foro Económico Mundial, el FSM es ya, en sí mismo, una realidad con perfil e identidad propia", asegura a swissinfo Francisco 'Chico' Withaker, secretario ejecutivo de la ONG Comisión Brasileña Justicia y Paz.

Withaker, uno de los ocho principales organizadores del evento, confirma que, además de unos 12 mil delegados, se prevé una afluencia de entre 40 y 60 mil personas en los seis días que durará el FSM (del 31 de enero al 5 de febrero).

Actos previstos

Veintisiete conferencias centrales con traducción simultánea a diferentes idiomas, más de 900 talleres y un sinfín de testimonios de personalidades mundiales configuran el perfil de este encuentro planetario, que coincide con la celebración del segundo Foro Parlamentario Mundial (1 y 2 de febrero), del primer Foro Mundial de Jueces y el primer Foro Mundial de Niños y Adolescentes.

Paralelamente, tendrán lugar un Tribunal contra la Deuda del Sur, una conferencia sobre el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y un seminario sobre el 'Socialismo en la actual realidad mundial', auspiciado por el Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST).

Dos actos públicos, con carácter de movilizaciones masivas, marcarán la inauguración y la clausura del FSM, y animarán una ciudad ya invadida por miles de visitantes extranjeros que, según la prensa local, alimentan una nueva versión de 'turismo social' de compromiso político.

Algunas de las actividades del FSM se proyectarán en pantallas gigantes instaladas en lugares estratégicos de Porto Alegre.

Amplio despliegue policial

Los organizadores del FSM han informado en las últimas horas que el número de policías en este encuentro planetario será cuatro veces mayor que en la primera edición de febrero del 2001, aproximadamente 850 efectivos policiales, número que podría duplicarse en caso de producirse algún incidente.

El coronel Ilson Pinto de Oliveira, comandante de la policía capitalina afirmó al diario 'Folha de São Paolo' que el aumento del dispositivo es proporcional al incremento del número de participantes. Si en la primera edición hubo cerca de 20 mil activistas, la afluencia puede triplicarse este año, según los cálculos de los organizadores del FSM.

"Aunque no se espera un documento final único, el valor del FSM se basa en estrechar las relaciones internacionales, oxigenar al movimiento social de todo el planeta, acrecentar la confianza entre los actores de la sociedad civil (...), en fin, reavivar la utopía de otro mundo", declaró a swissinfo Plinio Arruda Sampaio.

Delegación suiza

El ex diputado brasileño y director del semanario 'Correo de la Ciudadanía' animó el pasado lunes (28.01.) una mesa redonda en la que participó la delegación suiza: integrada por 25 parlamentarios, periodistas y representantes de ONG, entre ellos los diputados socialistas Rudolf Strahm y Franco Cavalli, que llegará a Porto Alegre en los próximos días.

Américo Grundente, enviado especial a Porto Alegre


Enlaces

×