Navigation

El acero a precio de oro

La economía china crece sin fin y ya consume un 25 por ciento de la producción mundial del acero. Keystone Archive

Su próspera economía ha convertido a China en gran consumidor de materias primas. Como consecuencia de ello, los países de Occidente enfrentan un aumento creciente de los precios del acero.

Este contenido fue publicado el 02 agosto 2004 - 14:09

La crisis del acero ocasiona también muchas dificultades en varios sectores de Suiza, entre ellos el de la construcción.

El gigante asiático despierta y cada vez tiene más hambre de materias primas. China engulle sobre todo ingentes cantidades de acero, provocando así alzas de precio en el mercado mundial.

"Los precios han crecido desde enero y la tendencia persiste", señala Arthur Schläpfer, responsable de ventas en Debrunner & Acifer, la empresa importadora de acero más importante de Suiza.

El precio del acero ha subido 60% en seis meses. "Algunas clases de acero de construcción han aumentado incluso 100%. Jamás ha habido una evolución semejante".

Acaparamiento

"A raíz de la coyuntura económica débil en los años 90 se invirtió poco en las materias primas metales", comenta Robert Chardon, experto en valores industriales del banco Bank Lombard Odier Darier & Cie (LODH).

"La recuperación coyuntural en los países occidentales, particularmente el florecimiento económico en China, han agotado las reservas y atizado el alza de precios", precisa el experto.

Pero parece que aún queda lo peor. En vista de la evolución en el mercado, muchas firmas estadounidenses y europeas se han provisto de acero para no pasar carencias.

El acaparamiento no afecta solamente a las piezas grandes como son los soportes, tubos y planchas, sino también a las pequeñas: clavos y tornillos, entre otros.

"Por miedo a pagar precios más caros en el futuro, muchos clientes llenan sus depósitos", indica Arthur Schläpfer.

Constructoras en apuros

Pero no todas la firmas reaccionaron oportunamente. En algunos países, como Francia, hay empresas que debieron cerrar debido a la explosión de los precios del acero.

"Muchas constructoras, que en el año pasado firmaron contratos con sus clientes, enfrentan hoy problemas financieros, porque la compra de materiales se ha encarecido mucho y, por ende, los cálculos iniciales dejaron de ser reales", anota Schläpfer.

Los costos del acero en una construcción no singnifican, por regla general, más del 5% de prespuesto global. Pero se trata, según el caso, de algunos centenares de miles de francos inesperados.

"La elevación de precios atañe lógicamente a las construcción con acero y vidrio, aunque también incide en las construcciones de puentes", añade Schläpfer.

Escasean las monedas

Aparte de las construcctoras, la crisis del acero ha afectado igualmente a otros sectores industriales, entre ellos al de la metalmecánica y de las herramientas. Incluso el Banco Central Europeo siente el efecto del problema.

La monedas euro con acero en su contenido escasean en las últimas semanas. La falta de acero ha causado retrasos notables en su acuñamiento.

El banco central alemán anunció en junio pasado que no podía poner en circulación unos mil millones de monedas que había previsto.

El Banco Nacional Suizo ha sentido menos la crisis del acero, porque sus monedas contienen esencialmente cobre y níquel cuyos precios no han subido ostensiblemente.

'Boom' económico

Las dos últimas décadas de reformas impuestas en China dejan profundas huellas en la economía mundial.

Los primeros indicios de cambios ocasionados por las actividades de la economía china se notaron hace años; fue con la llegada de los primeros productos chinos a los mercados occidentales y con el establecimiento de empresas occidentales en China.

Pero es nuevo el alza de precios de las materias primas; es un fenómeno desconocido hasta ahora.

China representa por ahora apenas un 4% de la economía mundial, pero sus ínidices de crecimiento son impresionantes. Lo son tanto que dan miedo. Su enorme consumo de acero se aproxima a 25% de la producción mundial y supera incluso al consumo de Estados Unidos.

"La presión de China se sentirá también en el sector de los metales nobles como la plata, el oro o el platino. El florecimiento económico de China ha sido igualmente determinante para el aumento de precios del petróleo", señala Robert Chardon.

Tendencia persistente

El gobierno de China ha tratado en los últimos dos meses de evitar el riesgo de la exagerada aceleración de la economía y con ello atenuar el peligro de la inflación. No bostante, las medidas han sido poco eficaces hasta ahora.

"La rigurosa política monetaria con altos intereses para atenuar la adquisición de créditos, no podrá detener el crecimiento económico que hoy por hoy registra China", sentencia Chardon.

Esto ocurre también con el descenso del dólar que favorece la compra de gas y otros recursos naturales.

"En los próximos años, China ya no podrá lograr un índice de crecimiento económico de dos dígitos. Pero estará cerca del 10%", opina el analista Robert Chardon.

Y ¿qué ocurrirá cuando cada segundo o tercer chino pueda comprarse un auto? Esta pregunta se plantean hoy muchos científicos en Economía.

swissinfo, Armando Mombelli
(Traducción y adaptación: Juan Espinoza)

Datos clave

El precio del acero ya ha subido 26% en lo que va del año 2004.
El níquel cuesta por ahora el doble en comparación con el año pasado.
El precio del cobre también ha subido: 75%.

End of insertion

Contexto

La parte de China en la economía mundial de hoy es casi un 4%.

Pero en 2003, el Gigante asiático contribuyó con 16% al crecimiento económico global.

China consume actualmente entre 20 y 30% de la producción mundial de algunas materias primas, entre ellas de acero.

End of insertion
En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?