Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El banco central vislumbra una recesión en Suiza

Jean-Pierre Roth (centro), gobernador del banco central suizo, expone su posición.

(Keystone)

Sus pronósticos más recientes anticipan un crecimiento negativo de la economía de entre 0,5 y 1% para 2009, panorama que motivó el cuarto recorte en las tasas de interés en dos meses.

La autoridad monetaria aclara que puede permitirse tasas de interés tan bajas porque, por el momento, no hay riesgos de inflación en Suiza, y hay que incentivar el crédito y el consumo.

Este jueves (11.12), el Banco Nacional de Suiza (BNS) anunció un nuevo recorte de 0,5 puntos porcentuales al rango de fluctuación de su tasa de interés de referencia, Libor a tres meses, para ubicarlo entre 0 y 1%.

Esto significa que las tasas de interés que son tomadas como base para todas las operaciones del sistema financiero, es decir, para el financiamiento que extienden habitualmente unos bancos a los otros, y como punto de partida de los créditos otorgados a empresas y familias, se encuentran en su nivel más bajo en cuatro años.

La explicación: en septiembre pasado, el BNS confiaba en que la economía helvética conseguiría crecer aunque fuera marginalmente en 2009, pese al riesgo de recesión mundial. Hoy el banco central está convencido de que la economía retrocederá entre 0,5 y 1%, e intenta evitarlo a toda costa.

Cambio de señales

Este jueves, Jean-Pierre Roth, director del BNS, dio a conocer su apreciación sobre la situación económica suiza y ofreció un diagnóstico esencialmente pesimista.

En un encuentro con los medios de comunicaciones, afirmó que el panorama ha cambiado sensiblemente de septiembre a la fecha en tres aspectos.

Primero: la economía mundial, encabezada por Estados Unidos y Europa, se ha debilitado por encima de lo previsto el verano pasado. Los mercados financieros, por su parte, también están en condiciones de riesgo.

Segundo: los precios de las materias primas, especialmente los del petróleo, han caído de forma fulminante –el crudo se comerciaba a 150 dólares por barril en julio y actualmente se vende por debajo de los 50 dólares-, lo que habla de una menor demanda, pero tiene un impacto directo sobre los precios.

Tercero: directamente ligado con el punto anterior, Suiza anuncia que prevé que su economía retroceda en 2009, y sus temores de inflación elevada se han desvanecido completamente.

La inflación anual alcanzó un dato de 3,1% en julio pasado, muy por encima del 2% máximo deseable y el peor dato en 15 años. Pero actualmente, el BNS prevé una inflación de sólo 0,9% para 2009 y de 0,5% para 2010.

Un cambio de señales que amplía su margen de maniobra en materia monetaria.

Es decir, la misión primordial de un banco central es garantizar la estabilidad de precios, pero como esto no es un problema por el momento, puede canalizar todos sus esfuerzos a frenar la intensidad de la recesión.

Política expansiva

La política monetaria puede parecer un dominio árido si no se la relaciona directamente con la realidad cotidiana.

Al recortar nuevamente sus tasas de interés esta semana y llevar el rango de Libor a tres meses a 0-1%, la señal del banco central es clara: a gastar y a pedir crédito.

Mientras más bajas sean las tasas de interés, más accesibles serán los créditos para adquirir una vivienda, un automóvil o bienes diversos. Más fácil será para las empresas renovar su maquinaria o, en general, invertir.

Eso es lo que busca el BNS. Ofrecer dinero barato para que los suizos se dispongan a gastar. ¿Con qué objeto? Si hay consumo y la economía recibe este impulso, la recesión será menos aguda de lo previsto.

Actualmente, citó Roth en su discurso, los hogares estadounidenses observan un poder adquisitivo erosionado, producto de la crisis hipotecaria. Y Europa está formalmente en recesión. Alemania, en particular, que es uno de los principales socios comerciales de Suiza, ha visto especialmente golpeada su capacidad exportadora.

"La economía suiza pronto va a comenzar a operar por debajo de su potencial, lo que recrudecerá el desempleo y la política monetaria actuará de forma expansiva para intentar reducir el impacto", explicó.

Bolsa, en picada

La Bolsa de valores suiza (SWX), que suele ser el barómetro más sensible y más rápido, de lo que sucede con la economía, recibió negativamente el anuncio del banco central.

La previsión de un retroceso en materia económica se tradujo para el mercado en una pronunciada caída del Índice del Mercado Suizo (SMI), que abrió la sesión sobre los 5.720 puntos y que cayó a los 5.640 hacia las 10 de la mañana del jueves, hora en la que iniciaba la conferencia de prensa del BNS.

El mercado se recuperó ligeramente después del mediodía, pero de todas maneras cerró la jornada con una pérdida superior al 1,50%.

Las dos acciones más afectadas fueron las de los bancos Credit Suisse y UBS, que constituyen el sector más vulnerable de la economía helvética en estos momentos.

El mercado bursátil teme que el banco central no consiga contener la fuerza y el impacto de la recesión que está por venir y que el retroceso de la economía se proyecte más allá de 2009.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

El Banco Nacional de Suiza (BNS) es el banco central de los bancos. Su misión primordial es garantizar la estabilidad de precios, y busca simultáneamente promover un entorno de sano crecimiento económico.

Una encuesta realizada por el BNS durante el tercer trimestre de 2008 reveló que durante el periodo julio-septiembre sólo el 15% de los bancos suizos restringieron el flujo del crédito, el 85% restante están otorgando créditos con toda normalidad pese a la crisis financiera.

Fin del recuadro

Datos clave

Los recortes de tasas más recientes realizados por el BNS son:

08.10. 0,25 puntos porcentuales
06.11. 0,50 puntos porcentuales
20.11. 1,00 puntos porcentuales
11.12. 0,50 puntos porcentuales

Fin del recuadro

EL FONDO UBS

La presentación de las perspectivas económicas de Suiza para 2009 fue también la ocasión para que el banco central abordara un tema que concentra el interés de la opinión pública helvética: el SNB StabFund.

Se trata del fondo financiero constituido por el BNS en el que depositará los 'créditos tóxicos' del UBS hasta por 60.000 millones de francos suizos, con objeto de apuntalar al banco número uno de Suiza.

El BNS asegura que al retirar dichos créditos basura de los balances del UBS le permite fortalecer su posición financiera y confía en que podrá colocarlos en el futuro, cuando los mercados financieros se restablezcan. Pero no está claro que lo consiga.

Este jueves, el banco central reconoció que el SNB StabFund puede generar ganancias o pérdidas en el futuro, pero detalló que la autoridad monetaria se esforzará por encontrar las mejores condiciones y el momento más oportuno para que el resultado sea positivo.

Philipp Hilebrand, vicepresidente del banco central, aceptó que no pueden excluirse nuevas pérdidas en los bancos dada la morosidad que prima actualmente en el mercado.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×