Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El impuesto no desalienta a los jóvenes bebedores

El impuesto parece no frenar el consumo de los 'alcopops' entre los jóvenes.

(Keystone Archive)

Suiza acaba de aumentar el impuesto a los 'alcopops' con el fin de disminuir su consumo entre los jóvenes.

Pero no hay seguridad de que el efecto esperado se alcance. Los jóvenes adictos parecen dispuestos a seguir consumiendo esas bebidas azucaradas con alto componente de alcohol.

El año pasado, el Parlamento decidió cuadruplicar el impuesto sobre los alcopops. Desde el 1 de febrero, el precio de esas botellas de alcohol fuerte y mezcladas con soda o jugos de frutas, pasó de 2,50 francos a más de cuatro francos.

El objetivo buscado es desalentar a los jóvenes consumidores. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un cuarto de los Sminoff Ice, Bacardi Breezer, Vodka Hooch y otras bebidas alcoholizadas, vendidas en Suiza, son consumidas por los adolescentes.

Desde su llegada al mercado, los alcopops han tenido un gran éxito. De dos millones de botellas vendidas en el año 2000, las ventas pasaron en 2002 a 40 millones.

“El abuso de las bebidas es un enorme problema entre los jóvenes hoy en día” confirma Liliana Bruggmann, de la Oficina Federal de la Salud Pública (OFSP).

Demasiado buenas

¿Pero basta simplemente encarecer el precio de esas bebidas? Un reciente estudio de la Universidad de Zúrich parece demostrar lo contrario.

“Nuestros resultados demuestran que si el precio de los alcopops aumenta, al menos la mitad de los jóvenes se volcará en el consumo de otras mezclas alcoholizadas, las sodas, o las cervezas”, explica Thomas Bamert, uno de los autores del estudio.

Resultado que confirman dos muchachas consultadas en las calles de Berna: “No dejaré de beberlas, porque son muy buenas y el impuesto no es tan elevado”, señala Sonja Brastschi, una joven bernesa de 18 años.

¿Costarán más caras? No es un problema. Tal vez será más difícil conseguirme dinero, pero buscaré la manera de procurármelo”, precisa Martina Haefli, estudiante de 17 años.

Hay que agregar que el alza del impuesto pasará casi desapercibido. Algunos grandes distribuidores suizos, como Denner, anunciaron que ellos mismos absorberán la tasa y no aumentarán los precios.

Alemanes escépticos

En Suiza, esta alza de los impuestos fue aprobada sin demasiada oposición, pero en otros países, la idea de frenar el consumo mediante esta medida, no ha tenido mucha aceptación.

El pasado viernes el Gobierno alemán manifestó poco entusiasmo por aplicar un impuesto a los alcopops.

El ministro de Finanzas de ese país no está muy convencido de que sea el medio más apropiado para luchar contra un problema que tiene relación con la salud pública.

Más aún, uno de los partidos de la oposición anunció que rechazará cualquier alza, argumentando que los impuestos no sirven para proteger la juventud contra el alcohol y el tabaco.

Azúcar para pasar el alcohol

En Suiza los responsables de la salud pública constatan que esas bebidas son especialmente atractivas para los jóvenes, pero en particular para las muchachas, debido a su gusto.

“El azúcar y los jugos de frutas neutralizan el gusto del alcohol. Pero, lo extraño es que justamente es ese gusto que normalmente debería desalentar a los jóvenes a beberlas”, subraya Liliane Bruggmann.

Si bien acoge favorablemente el aumento de los impuestos, la funcionaria de la OFSP desea que se refuercen los controles en los puestos de venta y que se efectúen campañas de prevención.

Según el Instituto Suizo de Prevención del Alcoholismo y otras Toxicomanías (ISPA) cerca del 40% de los muchachos adolescentes y 25% de las jóvenes en Suiza beben alcohol al menos una vez por semana.

En 1988, esta proporción era de 25% entre los hombres y de 10% entre las mujeres adolescentes.

Cabe señalar que esta multiplicación por cuatro del nuevo impuesto a los 'alcopops' deberá ingresar a las arcas del Estado, cerca de 50 millones de francos anuales.

swissinfo, Karin Kemp
(Traducción: Alberto Dufey)

Contexto

Desde su llegada al mercado, los alcopops han tenido un gran éxito.

De dos millones de botellas vendidas en el año 200, las ventas pasaron en 2002 a 40 millones.

Según el Insitituto Suizo de Prevención del Alcoholismo y otras Toxicomanías (ISPA) cerca del 40% de los adolescentes hombres y 25% de las muchachas jóvenes en Suiza, beben alcohol al menos una vez por semana.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes