Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El licor de ajenjo será liberado

Botella de ajenjo, el "hada verde", expuesta en el Museo de Môtiers, Val de Travers.

(Keystone)

Próximamente se suprimirá la prohibición de fabricar el aguardiente (absinthe), hada de los destiladores clandestinos, en Suiza y gran parte de Europa.

Para unos, la medida conviene a las economías regionales. Para otros, es la desaparición de cierta autenticidad.

“Comencé a destilar un poco de licor de ajenjo por azar”, recuerda Jean-Paul, productor clandestino. “En la época yo trabajaba en una empresa de la región. Un día, una dama, muy conocida por esta producción clandestina, me puso en el bolsillo la receta”, dice este personaje que prefiere mantener el anonimato.

“Quince o veinte años más tarde, encontré el pedazo de papel y me dije: ¿por qué no? Al comienzo fue un reto, Después pasó a ser un pasatiempo. Además, había ese aspecto de lo prohibido...la adrenalina. Con el licor legalizado las cosas no serán iguales”, precisa el destilador.

Un siglo de prohibición

Prohibido desde hace casi un siglo, el licor de ajenjo, conocido como el ‘hada verde” (en francés), será legalizado pronto. En octubre del 2003, el Consejo de los Estados (cámara alta del parlamento suizo) aceptó una iniciativa parlamentaria que proponía la supresión de la prohibición. Ahora, durante su sesión de marzo, la cámara baja, deberá pronunciarse.

Convencida de que la legalización permitirá dinamizar la economía local, la Asociación Regional del Val-de-Travers, (ARVT), en el cantón de Neuchâtel,
cuna suiza de los productores clandestinos, ha exigido ya un registro de Denominación Controlada de Origen (AOC), de carácter preventivo.

“Queremos legalizar el licor de ajenjo para protegerlo mejor”, subraya Julien Spacio, secretario general de la ARVT. El ‘hada verde’ está de moda y en todas partes se lo produce. Con una etiqueta AOC, el Val-de-Travers, cuna del licor, tendría una exclusividad”, añade.

Productos derivados

“Habrá cultivadores, destiladores y también una serie de productos derivados como copas, cucharas, chocolates...”, precisa Julien Spacio. Cuando defiende su proyecto, este joven, originario del cantón suizo de lengua italiana, Tesino, llegado hace algunos años a esta región de la Suiza francesa, desborda de entusiasmo.

Spacio habla de comercialización, concepto y desarrollo económico de la región. Pierre-André Delachaux, líder de los opositores a la legalización, habla más bien de magia y autenticidad. El primero piensa de modo pragmático, el segundo, de manera romántica.

Atractivo de lo prohibido

“La autenticidad radica mucho en el carácter prohibido. No hay AOC que pueda reemplazar esto”, afirma el historiador, autor de varios libros sobre el aguardiente de ajenjo.

“Cada vez que bebemos una copa se tiene la impresión de que estamos lanzando al fuego el Código Penal. Cuando esté en venta libre, sólo tendremos que despojarnos del recibo del supermercado donde hemos comprado el licor””, acota el historiador.

“Es cierto, la prohibición dio al Val-de-Travers un cierto carácter de disidencia. Pero la magia del licor de ajenjo data de antes de la prohibición. El misterio del ‘hada verde’ es también la musa que inspiró a Baudelaire y el ideal de Rimbaud...”, aclara Delachaux.

Según Juien Spacio este carácter de rebeldía no va a desparecer. Es el producto el que será legalizado. Pero los productores seguirán destilando de manera clandestina.

“Hay campo para todos. Un pequeño productor clandestino fabrica entre 20.000 y 30.000 litros de licor. Con esto no se va a incomodar demasiado a los grandes productores. Creo que podremos continuar, pero tendremos que luchar”, confirma Jean-Paul.

Si se levanta la prohibición, dos o tres profesionales compartirán la producción oficial. Un ‘destilador oficial’ comenzó ya a fabricar un licor de ajenjo ‘legal’.

60 a 80 variedades

En el Val-de-Travers hay actualmente entre 60 y 80 productores clandestinos.

“60 a 80 resistentes”, como los llama Piere-André Delachaux. “Y un número igual de calidades de licor”, subraya. “Más anisado, perfumado o coloreado con jugo de ortigas. Cada uno con su particularidad. Pero una vez legalizado, el licor tendrá un gusto estándar”, se lamenta el historiador.

“El temor de que se pueda llegar a un producto uniformizado y aséptico es falso. Tener un distintivo AOC no significa tener un mismo producto. Basta observar el ejemplo del vino”, replica Julien Spacio.

Los mismos consumidores podrán verificarlo por sí mismos probablemente a partir del 2005. Este es el tiempo que necesita la cámara baja del parlamento suizo para tomar su decisión, el tiempo para que el referendo llegue a término y para que sean modificadas las ordenanzas.

“En el verano del 2005 esperamos celebrar el retorno del aguardiente de ajenjo, durante la gran fiesta consagrada al licor”, observa con alegría el secretario general de la ARVT. Por su lado, los adversarios de la legalización organizarán quizá un funeral por la ‘segunda muerte del hada verde’.

Swissinfo, Alexandra Richard.
(Traducción: Jaime Ortega)

Datos clave

Actualmente hay entre 60 y 80 destiladores clandestinos en el Val-de-Travers.
En el siglo XVII fue la bebida de poetas, pintores e intelectuales.

Fin del recuadro

Contexto

En el Val-de-Travers el licor de ajenjo apareció en la segunda mitad del siglo XVIII con la apertura de destilerías artesanales. La primera receta podría haber sido la de Henri-Louis Pernod, en 1798.

Durante un siglo el ‘hada verde’ recorrió el mundo y sedujo a todas las capas de población. Fue la bebida de poetas, pintores e intelectuales como Rimbaud, Baudelaire, Verlaine, Toulouse-Lautrec, van Gogh.

También se convirtió en símbolo del alcoholismo y la degradación. Los grupos de partidarios de la abstinencia y los competidores del aguardiente militaron por su prohibición.

En Suiza el licor de ajenjo fue prohibido a partir de 1908. En Francia, a partir de 1915.

El célebre licor desparece en Francia, pero sobrevive en Suiza, en el Val-de-Travers.

Un productor sacó el licor de la clandestinidad en 2001 al fabricar un producto con una tasa baja de la sustancia nociva contenida en la planta de ajenjo.

Si el licor es legalizado habrá aún campo para uno o dos productores oficiales.

Los demás seguirán produciendo el aguardiente clandestino para los ‘habituados’

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes