Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El médico que atiende por Internet

Desde una ambulancia, el médico transmite el electriocardiograma de un paciente al centro de Telemedicina (Imagen: Rede Globo, Brasília)

(cortesia)

La telemedicina es un tratamiento médico a distancia. Los datos son transmitidos a través de Internet o por teléfono celular entre médicos y pacientes, lo que permite tratamientos más precisos y a menores costos.

Un empresario suizo descubrió que ese sector puede ser una mina de oro ... en América Latina. Creó una firma en el ramo que en pocos años devino multinacional con sucursales en varios países, incluido Brasil.

Apenas una reducida placa indica que Global Telemed está situado en ese discreto predio en Wessen, pequeño pueblo turístico en las márgenes del lago Walensee, en la frontera entre los cantones de Glaris y San Gallen. Quien abre la puerta es el jefe mismo de la empresa, Hans Ulrich Spiess. Su recepción es una sala espacioso, con amplios ventanales hacia escenario postal de los Alpes. “Sí, es realmente un privilegio trabajar en un lugar así”, dice.

El suizo trabajó casi toda su vida en las empresas del magnate suizo Stephan Schmidheiny hasta llegar al puesto de director ejecutivo (CEO) y más tarde se retiró. Con un buen capital para invertir, decidió que la mejor idea era iniciar un nuevo negocio. La telemedicina fue una coincidencia.

“Surgió cuando visité a un especialista por orden de mi médico de cabecera. Me pidió la misma cantidad de exámenes que acababa de hacer. Pensé entonces que sería una gran idea que se pudiera transmitir, en forma directa, la información por Internet”, recuerda Spiess. Dadas las tendencias demográficas en el mundo - envejecimiento cada vez mayor de la población- la telemedicina parecía ser una gran cosa. “Y una tendencia lógica”.

Para llevar a cabo sus planes, Spiess se asoció en 2001 con una pequeña empresa suiza que ya estaba en el negocio. Su meta era ganar experiencia e invertir en América del Sur. “Elegí esa región, no sólo para los contactos que ya había hecho en el continente (americano) como dirigente de las empresas de Schmidheiny, sino también por el espíritu de apertura de esas personas. Las estructuras aquí en Suiza son más complicadas, especialmente para innovaciones como la telemedicina”, explica.

Primeros pasos

Sus primeros intentos de abrir un negocio en el sector no fueron muy fructíferos. En 2001, el suizo abrió el ETMS de Brasil con la ayuda de un cardiólogo de Uberlandia, Minas Gerais. Al mismo tiempo, comenzó a indagar entre médicos en Chile, para saber si había mercado para los dispositivos de la telemedicina. En ambos países tenían problemas.

“El comienzo fue bastante complicado. En Chile, nadie sabía acerca de estos productos. Muchos médicos incluso pensaron que perderían a sus paciente”, dice el suizo. Durante tres años no se produjo ningún cambio, lo que lo obligó a actuar: “Decidí entonces comenzar solo y en 2004 fundó Global Telemed.

El primer proyecto piloto tuvo una duración de tres meses e incluyó dispositivos especiales para electrocardiograma (ECG) en 30 pequeños hospitales, incluido uno en la remota Isla de Pascua. “Esos aparatos permitían el examen de los pacientes y el envío de una señal acústica a un centro en Santiago, donde los especialistas podían leer de forma automática los exámenes y establecer un diagnóstico”, precisa Spiess.

La prueba fue un éxito, lo que condujo al Ministerio de Salud chileno a solicitar más aparatos para equipar 600 hospitales. Con las nuevas dimensiones del negocio, el empresario aumentó su inversión. “Decidimos desarrollar un nuevo software que funcionara como una especie de Windows de la medicina”, recuerda. Contrató a especialistas en informática y a estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile para desarrollar los módulos del nuevo programa.

El trabajo duró un año y concluyó en 2006. El software se transformó en una plataforma integral de telemedicina que cubre todas los áreas. “No sólo permite establecer diagnósticos complejos a distancia, sino también dar seguimiento a los pacientes y administrar el pago de facturas”, detalla Spiess y añade que el programa ha sido ampliado a más de un millar de hospitales en Chile.

En Brasil

Durante algunos años las actividades de Global Telemed en Brasil se mantuvieron estancadas. Pero a medida que el software se ha desarrollado, la compañía ha fortalecido su posición. “Gracias a la experiencia en Chile, ya sabíamos con quienes teníamos que hablar para abrir mercados”, dice. En 2002 tenía cien clientes y hacía 600 electrocardiogramas por mes. En 2006, la empresa estaba presente en todo el país y realizaba cinco mil ECG por mes . En 2007, el ITMS Brasil aseguraba ser responsable del 10% de todos los ECGs transmitidos a través de Internet en el país.

“Nuestros planes son llegar a 30 000 ECG por mes para finales de 2010”, dice Hans Spiess orgulloso. El optimismo se vio reforzado luego de que su sociedad lograra abrirse las puertas de la academia. En 2008, la filial brasileña se asoció con la Universidad Federal de São Paulo (UNIFESP) en la que estructuró un centro de atención de telemedicina.

El siguiente paso es más ambicioso. “Estamos en negociaciones para lograr una colaboración exclusiva con el Hospital del Corazón de Sao Paulo”, asegura el empresario. El proyecto consistiría en dotar a las ambulancias del nosocomio de dispositivos móviles BlackBerry, equipados para realizar pruebas complejas y enviar los datos a las centrales.

Funcionamiento

Al hablar de sus planes futuros, Hans Spiess extrae un pequeño aparato de un cajón. “Este es nuestro electrocardiógrafo portátil”, indica al señalar una cajita. Precisa que en tan sólo diez segundos, efectúa un electrocardiograma completo.

Las enfermeras o los médicos de cabecera llaman por teléfono a un centro de telemedicina y transmiten la señal grabada. La señal también puede ser enviada por Internet. Los datos son almacenados en una base para integrar el llamado “historial electrónico”.

Los cardiólogos analizan el electrocardiograma y escriben un informe que luego es enviado de vuelta. En casos de emergencia, los cardiólogos del ITMS contactan inmediatamente a los médicos de cabecera para ofrecerles apoyo en las decisiones médicas. “¡Imagine el tiempo que se ahorra para decidir cómo tratar a una persona que sufrió un grave accidente!”, dice Spiess.

Mundial Telemed está presente actualmente no sólo en Brasil y Chile, sino también en Colombia, Perú, Argentina y Venezuela. Hasta el momento no hay ningún interés en invertir en Suiza. “Un mercado muy cimentado”, justifica. Pero, frente a la cada vez más acusada tendencia al envejecimiento de la población, Spiess no descarta que su tierra natal pueda ser también un terreno fértil para el negocio.

Alexander Thoele, swissinfo.ch
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

¿QUÉ ES LA TELEMEDICINA?

La telemedicina es la prestación de servicios relacionados con la salud, donde la distancia es un factor crítico.

Estos servicios son prestados por profesionales sanitarios que utilizan la tecnología de la información y la comunicación para el intercambio de información válida para el diagnóstico, prevención y tratamiento de las enfermedades y la educación continua de los proveedores de servicios de salud, así como para la investigación y las valoraciones médicas.

El objetivo es el mejoramiento de la salud de las personas y de sus comunidades. (OMS)

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes