Navigation

Skiplink navigation

¿En qué medida es neutral Suiza?

Exdiplomático advierte sobre la candidatura de Suiza al Consejo de Seguridad

Jenö Staehelin, en la imagen durante su época de embajador suizo en la ONU, ha sido testigo de la presión política que pueden ejercer las superpotencias. Keystone / Dorothea Mueller
Este contenido fue publicado el 21 septiembre 2020 - 09:44
swissinfo.ch/mga

Si consiguiera un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU, Suiza se sometería a una presión política inoportuna, según un antiguo embajador suizo en la ONU, Jenö Staehelin. El exdiplomático duda de que la pequeña nación alpina pueda resistirse a las propuestas de las superpotencias.

“No soy un apasionado de postularse para el Consejo de Seguridad”, ha dicho al periódico Neue Zürcher Zeitung. Ya retirado, entre 2002 y 2004 Staehelin fue el primer representante permanente de Suiza ante las Naciones Unidas en Nueva York.

Desde 2011, Suiza ha estado haciendo campaña para conseguir un puesto no permanente en el Consejo para 2023-2024. El ministro de Asuntos Exteriores Ignazio Cassis considera que si en junio de 2022 Suiza resulta elegida podría asumir la responsabilidad. El jefe de la diplomacia suiza está convencido de que “los beneficios son mayores que los riesgos”.

Pero otras personas creen que la medida comprometería la neutralidad política de Suiza. Staehelin estima que Suiza podría mantener una postura neutral amplia, pero le preocupa la presión que los Estados poderosos podrían ejercer en las votaciones individuales del Consejo de Seguridad.

El experto diplomático fue testigo de la presión que, en los preparativos para la invasión de Irak en 2003, Estados Unidos ejerció sobre Chile y México. “Es ingenuo pensar que no se enfrentará a posiciones difíciles en estos dos años. Cuando uno emprende un viaje, no solo piensa en qué pasará cuando haga buen tiempo, sino también en qué hará si hay tormenta”, declara Staehelin al Neue Zürcher Zeitung.

El ejemplo del secreto bancario

Suiza se doblegó ante la tormenta de evasión de impuestos desatada por Estados Unidos tras la crisis financiera. Y esto llevó a la abolición del secreto bancario. Staehelin lo ve como un buen recordatorio de lo vulnerable que podría ser Suiza ante la voluntad de una superpotencia.

“Basándome en mi experiencia, no puedo asumir que Suiza desafiaría los intentos de ejercer presión en situaciones delicadas y de defender sus principios”, dice.

Staehelin también teme que China pueda utilizar el acuerdo de libre comercio para obtener los votos favorables de Suiza en el Consejo de Seguridad. Y esto podría tener consecuencias políticas y sociales incómodas en casa.

“Hay que estar preparado para los intentos de presión de las grandes potencias en la escena internacional y para los acalorados debates en Suiza. Porque la política exterior es política interna, más incluso en nuestra democracia directa”, advierte Staehelin.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo