La joven estadounidense que da a conocer Suiza

Sarah Nourse tiene un videoblog sobre Suiza. (vlog). swissinfo.ch

Sarah, la bloguera estadounidense, en su canal de Youtube “How to Switzerland”, ironiza sobre Suiza de manera simpática y muestra lo encantador que puede llegar a ser el país.

Este contenido fue publicado el 23 agosto 2020 - 10:30
Joëlle Weil, swissinfo.ch

How to Switzerland en Youtube cuenta con más  de 60 000 suscriptores, que siguen a Sarah Nourse cuando trata sobre las peculiaridades de Suiza. Su canal atrae sobre todo a suizos. “Veo que el 70% de mis suscriptores están en Suiza”, comenta esta joven estadounidense de 28 años.

“Los suizos deben de encontrar mis comentarios interesantes”. En su videoblog, Sarah habla sobre las diferencias respecto a su vida en los Estados Unidos, curiosidades suizas o da prácticos “consejos de supervivencia” para los expatriados en Suiza.

swissinfo.ch

Llegó a Lucerna desde Wisconsin a los 17 años para estudiar comercio internacional y economía. En Estados Unidos esa es la edad habitual para entrar en la facultad. Las condiciones de estudio en Suiza eran atractivas y Sarah quería ver mundo.

De repente, se vio en el centro de Europa, con todas estas culturas diferentes. Algo que realmente la sorprendió. Un asombro que, incluso después de todos estos años, nunca ha abandonado.

Le sorprende, por ejemplo, que las pistas de esquí no estén totalmente señalizadas, o que no haya socorristas por todas partes en las piscinas. “En Suiza, continuamente se apela al sentido común. En Estados Unidos, tendríamos demasiado miedo a ser procesados en caso de accidente”, explica.

Sarah ha estudiado en Lucerna. swissinfo.ch

Sarah tampoco se ha hecho todavía a los tres besos que en Suiza se dan para saludarse. “En los Estados Unidos, un simple ‘Hola chicos’ es suficiente. Aquí, nos besamos y volvemos a besarnos y todavía no entiendo el porqué. Al mismo tiempo es complicado y adorable que existan reglas de comportamiento tan claras”, dice.

En sus observaciones Sarah no utiliza el cinismo, aunque hay muchas oportunidades para hacerlo. También se debe a que reconoce el profundo significado de la mayoría de las características que, como estadounidense, aprecia. “Cuando firmé mi primer contrato de alquiler, no podía creerlo: estaba escrito que tenía que airear una vez al día, no dar de comer a los pájaros y que podía tocar un instrumento musical solo a determinadas horas”, cuenta.

Para Sarah, estas reglas de comportamiento revelan el respeto mutuo que la gente se tiene en Suiza, aunque a veces no pueda evitar bromear sobre ellas.

Sarah es youtuber a tiempo completo. Su canal principal tiene casi 200 000 suscriptores. “How To Switzerland” es más pequeño y sobre todo, un nicho. “Hay tantos expatriados en Suiza que quería explorar el potencial de este mercado”.

Contenido externo

Los comentarios que hacen sus suscriptores obviamente muestran que mucha gente busca la información que ella ofrece. “Por supuesto, una persona puede encontrar toda la información que desee en internet. Pero cuando una persona real cuenta sus experiencias en un vídeo, crea cercanía y confianza”, indica.

Desde su época de estudiante vive con Matthias, que es suizo. La pareja lleva seis años casada. Siguiendo con el cliché estadounidense, la ceremonia se celebró en Las Vegas.

Sarah con Matthias y su perro Winston. swissinfo.ch

La pareja de enamoraros vivió durante algunos años en Estados Unidos antes de regresar a Suiza. Sarah finalmente solicitará la nacionalidad suiza en agosto. “No me siento realmente suiza, pero Suiza es mi hogar”, explica.

El fútbol americano ahora le resulta algo exótico. Y casi todos los días vive su propio estatus también como algo exótico. Cuando en el autobús habla o se ríe demasiado fuerte, siente que está molestando a los demás. “A veces aquí me faltan la viveza y la amabilidad americanas. En los Estados Unidos, la gente lleva la sonrisa en los labios. Por supuesto que a veces es forzado, pero es más agradable de ver que una fila de gente con mala cara en el tranvía”.   

A pesar de ello, en este momento Sarah se siente más suiza que estadounidense. Incluso si todavía tiene algunos pequeños problemas con el dialecto suizo alemán.

Compartir este artículo