Navigation

Expo.02: se abre el telón

Biel, Murten, Neuchatel, Yverdon: cuatro ciudades, cuatro 'arteplayas'. swissinfo.ch

Ha llegado el gran momento: tras múltiples turbulencias este miércoles se inaugura la Exposición Nacional, que quiere representar a un país pluralista y en movimiento.

Este contenido fue publicado el 13 mayo 2002 - 14:01

Es la sexta vez en su historia que Suiza invita a una gran exposición nacional. El escenario de la Expo.02 es una de las regiones más atractivas del país, la región que conforman los lagos de Biel, Murten y Neuchatel.

38 pabellones, a orillas de los tres lagos, atraerán a los visitantes a las denominadas 'arteplayas' que giran en torno a varios temas: 'Poder y libertad, en Biel; 'Momento y eternidad', en Murten; 'Naturaleza y artificio', en Neuchatel. 'Yo y el universo', en Yverdon-les-Bains y 'Sentido y movimiento' en una 'arteplaya' móvil, un barco que navega por los tres lagos.

Incitación a la reflexión

Durante los próximos cinco meses Suiza quiere ofrecer a un público nacional y extranjero no sólo una imagen del país del chocolate, sino también del país capaz y dispuesto a autoanalizarse.

"Queremos que esta exposición sea multifacética, que emane calor, pero también que incite a la reflexión crítica", subraya la directora general Nelly Wenger. "La Expo quiere dar la imagen de una Suiza pluralista, en movimiento, siempre en busca de nuevos desafíos."

Algunas de las exposiciones nacionales en Suiza marcaron a toda una generación. La última (1964) supuso la apertura a un mundo nuevo y orientado hacia la tecnología. La denominada 'Landi', de 1939, reforzó y consolidó la voluntad de la autodefensa helvética. ¿Qué nos dejará la Expo.02?

Pero la Expo será, además, un gran festejo. Se prevén nada más y nada menos que 1.500 actos, con 10.000 espectáculos, así como diversos días especiales. Los organizadores esperan cerca de cinco millones de visitantes, entre nacionales y extranjeros.

Un sinfín de complicaciones

Los primeros esbozos para este proyecto generacional, que tantas veces estuvo a punto de fracasar - la designación de un nuevo comité de dirección, así como múltiples problemas financieros, personales y administrativos - comenzaron hace ocho años.

Para salvar el proyecto, el Parlamento suizo no tuvo más remedio que acordar nuevos créditos. El Estado asume más de la mitad - 838 millones de francos - de los costes de este gran espectáculo colectivo, cuyo presupuesto total se eleva a mil millones y medio de francos (mil millones de euros).

swissinfo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.