Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fiebre aftosa: borreguitos australianos al rescate

La mayor parte de las importaciones suizas de corderos y ovejas proceden de Oceanía.

(Keystone)

Si bien la fiebre aftosa podría provocar inconvenientes en aquellos que gustan de la carne fresca francesa, Suiza tiene garantizado el abasto del tradicional cordero de Pascua y, aunque con cierta estrechez, el del apreciado cabrito.

La Unión Suiza de Carniceros descarta una eventual penuria de la carne tras el cierre de las fronteras helvéticas a ese producto procedente de la Unión Europea (UE), dado que las importaciones de ese platillo principal proceden de diversos mercados, amén de la importante producción local.

En efecto, según estadísticas de la central suiza de distribución, Proviande, un 40% del cordero y de la oveja que se ha consumido en el país durante los últimos años es de origen local, y las importaciones de la UE se limitaron a 18% durante 2000.

Suiza adquirió un 36% de sus importaciones del rubro en Australia y 36% en Nueva Zelandia durante el mismo lapso.

De ahí que los restauradores suizos estén en condiciones de garantizar a sus comensales los tradicionales menús de temporada. "Proponemos una amplia carta de carnes para las fiestas de Pascua", precisa Hans Peyer, subdirector de la organización del ramo que reúne a 20.000 miembros.

En lo que toca a los almacenes, la mayor parte ofrecen cordero de Oceanía, por lo que sus existencias no peligran. Empero, los distribuidores de productos frescos y de 'delicatessen' venidas de Francia, podrían mostrar aparadores menos abundantes.

La estrechez también amenaza la venta del cabrito, especialmente apreciado durante las Pascuas por los suizos de expresión alemana. Entre un 80 y un 90% del producto que se consume en el país es importado y la presión de una demanda superior a la oferta amenazaría la cartera de los compradores.

swissinfo y agencias


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×