Kosovo: cineastas por un futuro más brillante

Educación y entretenimiento, dos pájaros de un tiro. Dokufest

Los cineastas del Estado balcánico de Kosovo contribuyen a inspirar y a capacitar a su gente, y por eso Suiza los apoya.

El país declaró su independencia en 2008 y se restablece lentamente después de una devastadora guerra civil en 1999 y de años de abandono previo como parte de la otrora Yugoslavia. Los ingresos aumentan poco a poco, pero Kosovo se mantiene como el tercer país más pobre de Europa, con un desempleo juvenil de alrededor del 60%.

No es sorprendente que tantos jóvenes se hayan ido a buscar trabajo. Más de 111 000 kosovares se han establecido en Suiza, según cifras del gobierno helvético de finales de 2018. Los cineastas de Kosovo están entre los que intentan revertir la tendencia. La idea es motivar a los jóvenes para que se queden y ayuden a mejorar las cosas en casa.

¿Dónde está el "hogar"?

El cineasta independiente Ilir Hasanaj es el hijo de un activista político que huyó de Kosovo a Suiza cuando él tenía apenas siete años. Ilir creció en Winterthur y se graduó en la Universidad de las Artes de Zúrich en 2015. Viajó a Kosovo en 2012 para hacer una película y decidió quedarse allá.

Formó parte de 'Termokiss' en Pristina, una comunidad de jóvenes activistas que se reunieron en 2016, ocuparon un edificio abandonado y lo convirtieron en un espacio comunitario funcional, recaudando el dinero para renovaciones a través de conciertos. Ilir comenzó un club de cine ahí y siente que Kosovo le ha dado una nueva inspiración. 


‘Dokufest’: llevar el cine a la gente

Ilir forma parte de una ola de nuevos cineastas de Kosovo que abordan cuestiones sociales, problemas medioambientales y dan voz a los jóvenes. El Dokufest anual en la ciudad medieval de Prizren en el suroeste proporciona una plataforma para su trabajo.

El festival fue iniciado por voluntarios en 2002 con casi ninguna financiación y muy pocas películas. En la edición de 2019, proyectó 280 películas además de ofrecer eventos musicales y exposiciones de arte. Cuando swissinfo.ch visitó el país, los hoteles estaban a su máxima capacidad, así como los bares y los restaurantes. Había clientes locales e internacionales. 

Dokufest tiene el ambicioso objetivo de cambiar la sociedad para mejor. Su proyecto 'Cinema at Your Door' lleva el séptimo arte a la gente, utilizando un cine itinerante que emplea energía solar y viaja por ciudades y pueblos rurales. Las películas que se proyectan se centran en la democracia y los derechos humanos, la ecología y la preservación del patrimonio cultural.

Derechos humanos explicados a los niños. Dokufest


El Ministerio de Asuntos Exteriores suizo apoya el cine y las actividades culturales en Kosovo porque considera que facilitan la transición, ayudando en los esfuerzos para luchar contra la pobreza, prevenir o resolver conflictos y garantizar el buen gobierno, la libertad de expresión y la democratización.

End of insertion

Un toque verde

Dokufest elabora recursos didácticos en línea para explicar cuestiones complejas a los escolares y promover el desarrollo social. También capacita a jóvenes cineastas mediante talleres y campamentos. ‘Dokulab’ ha organizado recientemente un encuentro cinematográfico itinerante con documentales sobre cómo se desarrollan los espacios urbanos en todo el mundo, para bien o para mal. Los cineastas asistieron a las proyecciones y discutieron los temas de desarrollo con sus audiencias.

El director de Dokulab, Eroll Bilibani, indica al respecto: "Estas áreas en las que nos estamos urbanizando sin ningún plan sólido afectan el cambio climático. Queríamos inspirar a nuestros alcaldes y líderes de la sociedad civil a tomar medidas. Los alcaldes pueden proporcionar carriles para bicicletas, pueden proporcionar más espacios verdes"

Eroll Bilibani dice que los jóvenes deben ser agentes activos del cambio. swissinfo.ch

Dokufest recibió 30 000 euros (32 000 francos) de Suiza en 2019. Pierre-Alain Eltschinger del Ministerio de Asuntos Exteriores suizo explicó por qué: "La organización se ha convertido en uno de los principales catalizadores a la hora de abordar importantes cuestiones sociales a través del arte, el cine documental y la fotografía. Organiza debates sobre temas como la guerra y sus consecuencias".

Salvar nuestros cines

También aborda cada vez más el valor del patrimonio material, ya que los jóvenes, los artistas y los cineastas luchan por arrebatar los viejos cines de las garras de los promotores inmobiliarios. En 2007, el alcalde de Prizren anunció que el Cine Lumbardhi iba a ser derribado para dar paso a un nuevo desarrollo. Miles de personas firmaron peticiones para salvar el centro cultural.

Una batalla similar se libra en la ciudad septentrional de Peja, una de las mayores ciudades de Kosovo situada al pie de los Alpes albaneses. En 2010, un grupo de jóvenes cineastas comenzó a utilizar el cine para el Festival Internacional de Animación de Aníbar. Adquirieron un contrato de arrendamiento de 15 años, pero pronto descubrieron que había planes para "reutilizar" el edificio. Anibar organizó una exitosa campaña de resistencia pública para mantener a raya las excavadoras.

​​​​​​​

En 2019 los suizos duplicaron su financiación para Anibar hasta los 25 000 euros. Eltschinger explicó el aumento: "El festival ha conseguido transformar la animación en un medio importante en Kosovo, fomentando su producción y organizando su proyección en todo Kosovo".

En la edición de 2019 de Anibar se presentaron más de 300 películas de animación de todo el mundo. El tema era "Esperanzas y miedos" y trataba sobre las inseguridades de los jóvenes.

El director, Vullnet Sanaja, dice que una de las mayores preocupaciones de los kosovares son las restricciones de viaje. "No pueden ir a ver el mundo, así que hay que llevar el mundo a Kosovo". 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo