Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fiscalidad del ahorro: Berna y Bruselas tantean el terreno

El delegado suizo para acuerdos fiscales, Robert Waldburger, con los representantes de la UE: Michel Vanden Abeele (dcha) y Peder André.

(Keystone)

Suiza y la Unión Europea han entablado una primera ronda de conversaciones exploratorias sobre el espinoso asunto de la fiscalidad del ahorro que peligra el secreto bancario. Berna evalúa un modelo de retención en origen - que aplicarían los bancos a los capitales de ciudadanos comunitarios - para responder a las exigencias de la UE.

Los Quince llevan tres años negociando un proyecto de directiva con el fin de armonizar la fiscalidad del ahorro en el seno de la UE. La futura ley comunitaria prevé la introducción de un mecanismo automático de intercambio de información entre las autoridades fiscales de los países miembros de la UE.

Pero Luxemburgo y Austria amenazan con bloquear la entrada en vigor de la normativa, previsiblemente en enero de 2003, si ciertos paraísos fiscales no miembros de la UE no siguen la línea impuesta por los Quince.

Consciente de que la nueva directiva puede provocar una fuga masiva de capitales hacia terceros países, la UE presiona ahora a esos estados - entre ellos Suiza - con el fin de que adopten "medidas equivalentes".

Este tema ha sido objeto de las primeras discusiones calificadas de índole "puramente técnica" que sostuvieron este miércoles en Berna las autoridades federales con el representante de Suecia (país que preside la UE este semestre), Peder André, y el comisario europeo Michel Vanden Abeele.

Robert Waldburger, delegado del Ministerio suizo de Finanzas, expuso a sus interlocutores europeos la "medida equivalente" que propone la Confederación, un modelo que permite responder a las exigencias formuladas por la UE.

Consiste en que los bancos helvéticos apliquen un mecanismo de retención sobre los capitales de sus clientes europeos. Esa retención en origen de los ingresos del ahorro sería idéntica al futuro impuesto europeo.

Suiza se opone categóricamente al intercambio de información prevista en la futura normativa europea sobre la fiscalidad del ahorro, puesto que peligra su secreto bancario, reiteró Robert Waldburger, pero está "dispuesta a encontrar soluciones para ayudar a la UE", subrayó.

Peder André y Michel vanden Abeele coincidieron con Robert Waldburger en señalar que las conversaciones sostenidas este miércoles han sido "constructivas".

De todos modos, la futura normativa europea sobre la fiscalidad, que requiere ser aprobada por unanimidad, será tema del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin), previsto para junio.

Las negociaciones con Suiza y otros países concernidos sólo podrán comenzar una vez concluido el procedimiento de consulta dentro de la UE.

swissinfo y agencias

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×