Navigation

Fusionan bancos para sobrevivir

Ginebra, plaza financiera por excelencia. www.geneve.ch

La desaceleración económica global impacta a banqueros privados. Ginebra, importante sede financiera, experimenta profundos cambios.

Este contenido fue publicado el 25 junio 2002 - 13:02

Por casi una década, la banca suiza actuó como si el crecimiento económico y la euforia de la bolsa de valores no tuvieran límite y fueran para siempre.

Hoy la perspectiva ha cambiado. Según las estadísticas del Banco Nacional Suizo, la ganancia del sector bancario público bajó 39% en el 2001, comparada con el año anterior. Los bancos privados sufrieron una contracción de ingresos aún mayor: Sus ganancias mermaron en un 43.6%.

Las perspectivas a corto y mediano plazo no mejoran, según los especialistas: El rendimiento seguirá bajo, el nivel de las inversiones muestra una tendencia en declive y las transacciones serán menores. Lo que permanecerá al mismo nivel alto son los costos fijos para el personal de las instituciones bancarias, lo que afecta particularmente a los bancos privados que casi duplicaron su personal en la década pasada.

¿Crecer o perecer?

Hoy la banca privada reacciona ante los nuevos retos con una ola de fusiones para sobrevivir. Las transformaciones más intensas se observan en Ginebra. En los últimos meses unieron fuerzas - o están por fusionar - las siguientes institutuciones bancarias privadas:

- 'Bank Sarasin y Rabobank'
- 'Union Bancaire Privée' y 'Discount Bank & Trust Company'.
- 'Lombard Odier & Cie.' y 'Darier Hentsch & Cie.'.

Después de este proceso de consolidación, el número de bancos privados e independientes se redujo de 25 a unos 15 institutos en sólo diez años. En Ginebra quedan unos pocos bancos independientes privados: 'Pictet', 'Mirabaud', 'Bordier', 'Mourgues d'Algue' y 'Gonet'.

Menos bancos, más activos

Sin embargo, mientras que el número de los bancos privados sufrió una compresión importante, el patrimonio que administran en conjunto subió en forma impresionante:

En 1992 la suma totalizó 100 mil millones de Francos, hoy los 15 bancos privados restantes dominan un patrimonio de 400 mil millones de Francos. En este contexto, Ginebra con sus 120 bancos, tiene una posición privilegiada. Administra el 40% de todos los patrimonios depositados en Suiza. El 9% de estos depósitos manejan los bancos privados ginebrinos.

Dos caminos para sobrevivir

Los directivos y estrategas de los bancos privados en Suiza están convencidos de que existen dos caminos para sobrevivir los nuevos tiempos económicos. Unos optan por la expansión y la fusión para crecer y llegar a un tamaño critico; otros bancos privados se autolimitan consecuentemente a un nicho de operaciones bien definido del sector.

Las instituciones que fusionaron se dedican a la economía de escala. Todos los bancos suizos privados que administran patrimonios de clientes 'offshore', sentirán aún más la controversia que existe en la Unión Europea (UE) sobre el secreto bancario suizo.

Por su parte, los banqueros privados que optaron por el camino de la fusión, tratan de implementar un giro estratégico. Trabajan intensamente para bajar la dependencia de los patrimonios 'offshore', patrimonios que llegaron a Suiza por conflictos armados, guerras civiles y por la existencia del secreto bancario.

Hoy los bancos privados suizos buscan clientes que confían en un cierto espíritu helvético, en el profesionalismo de su gente y en la calidad de los servicios.

Erwin Dettling, Zúrich

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.