Navigation

Golpe de gracia de los bancos suizos al "eurocheque"

El "eurocheque" garantiza el equivalene de hasta 200 dólares por carta de crédito. Keystone

Desde el 1 de enero de 2001, ya no será posible cobrar en efectivo el monto de un eurocheque en los bancos suizos. Es la primera etapa de la desaparición completa de esta forma de pago, víctima del avance electrónico.

Este contenido fue publicado el 19 diciembre 2000 - 08:53

Los eurocheques pasarán pronto a formar parte de los museos de monedas históricas, junto al Ecu y al Luis de oro. Es la crónica de una muerte anunciada por los bancos europeos que integran el Europay, institución empeñada en imponer los medios de transacción virtuales. Suiza se une al movimiento comenzando con la supresión del pago al contado (cash).

El número de eurocheques firmados el año pasado bajó en un 24 por ciento con respecto al año precedente. Numerosos países se anticiparon a Suiza poniendo fin a este sistema. En Noruega, Suecia, Dinamarca y Gran Bretaña, los eurocheques ya pertenecen al pasado.

Antes del éxito logrado por el dinero plástico y las redes informáticas, el principio era atrayente. Los cheques -bienvenidos en casi toda Europa y en la cuenca del Mediterráneo- garantizaban al cliente el equivalente de hasta 200 dólares por carta de crédito. El consignatario no tenía necesidad de comprar una terminal para proceder al cambio y la comisión era inferior a la de una tarjeta de crédito.

Hoy es diferente. Los bancos creen haber encontrado una mejor solución con el sistema Maestro. Incorporado a casi todas las tarjetas bancarias, este sistema permite efectuar una transacción que en las próximas 24 horas repercute en el movimiento de caja o se realiza mediante una clave de identificación.

Un centenar de países ya están conectados a la red, pero aún falta equipar al consignatario con una terminal ad hoc. De lo contrario, quedará la posibilidad de retirar el dinero líquido de un distribuidor, operación que, por cierto, es cada vez más sencilla en Europa.

El golpe de gracia a los eurocheques será la abolición de la garantía bancaria desde el 1 de enero de 2002. Es decir, al mismo tiempo que la introducción del euro en monedas y billetes.

"Una coincidencia" afirman en la sede de un banco establecido en Bruselas. La utilización de los eurocheques será todavía posible, pero implicará, a falta de garantía, una confianza ciega de parte del acreedor.

Thierry Zweifel, Bruselas.



Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.